viernes, 4 de mayo de 2012

Caerse y Cambiar

Aquí estoy de nuevo, después de 5 días de cama debido a una bacteria que se alojó en algún lugar de mi cuerpo. Fue estrés y nada más que estrés, de eso estoy segura.

Me levanté completamente repuesta, como si hubiese pasado un mes en el caribe tomando sol, como si me hubiese ido por semanas a algún lugar recóndito a descansar. Es increíble cómo 5 días de enfermedad pueden ayudar. Sé que puede sonar exagerado, pero pretendo que estos días sean un hito, que exista un antes y un después en mi vida después de este episodio.

En terapia psicológica nada cambia si no ocurren cosas. Me refiero a que para lograr los deseados cambios, las personas deben, necesariamente, pasar por alguna crisis, algo que las remueva, algo que introduzca novedad. Puede ser un "darse cuenta", un "moverse" de lugar dentro de una relación, un remecerse. Nada  se modifica si no hay movimiento, y en ocasiones, el movimiento no es necesariamente uno agradable.

Y yo pretendo seriamente que el haberme enfermado sea esa crisis que me hacía falta para generar cambios.

Gracias a vuestros comentarios pude corroborar lo que ya imaginaba: no somos pocas las mujeres que, en el intento por conciliar diversos roles, forzamos nuestras almas y cuerpos hasta niveles que nos resultan insoportables. No tengo respuestas sociológicas para explicar el fenómeno, sólo sé que muchas madres sentimos que tenemos más obligaciones de las que somos capaces de sobrellevar. 

Personalmente, me he propuesto seriamente modificar algunas cosas. No puedo ni quiero abandonar ninguno de mis roles, pero sé que he pecado de exceso de control. Tengo esa necesidad típica femenina de creer que se debe estar en todas partes "porque nadie lo haría como lo hago yo".

Bien, ya me deja de importar que otros lo hagan de otra manera, simplemente necesito más ayuda para cumplir con todo, y estoy absolutamente convencida de que ha llegado el momento de soltar un poco las riendas.

Me gustó ver que mis hijos estuvieron bien cuidados y contentos durante los días que estuve con fiebre. Me encantó ver que pueden preparar solos su ropa para ir a alojar a otras casas y que son perfectamente capaces de hacer muchas cosas que yo solía hacer por ellos por costumbre, por sobreprotección, casi por inercia.

Así es que estos 5 días en cama han sido muy útiles: me permitieron descansar y retomar fuerzas como nunca en estos 9 años de maternidad, y me ayudaron a ver que el mundo sigue girando sin mí, lo que me permite dar un paso atrás y permitir que las cosas fluyan de mejor manera sin que yo deba estar en todo.

Estoy descansada, tranquila y contenta :-)



16 comentarios:

Vicky dijo...

Bienvenida nuevamente al cyber-world
Un abrazo graaaaaaaaaaaaande y que bueno que ya estás bien.
Hoy que soy madre entiendo eso de que uno nunca deja de ver o no quiere dejar de ver a los hijos como bebés y por ende como dependiente de una, a veces siento que es porque duele un poco... y cuando pasan estas situaciones paf! es como si hubiesen crecido de repente y no nos dimos cuenta...
Disfruta de esta etapa y disfruta de tí y de todo lo que está logrando no la mamá sino la Natalia.
Un beso para los 4 :)

Natalia dijo...

Hola Vicky querida!!!! Así es. Yo no sé cómo llegamos a convencernos de que siempre somos necesarias para todo y en todos los aspectos de las vidas de nuestros hijos. Afortunadamente, ellos se encargan de hacernos ver lo equivocadas que estamos.

Una de las cosas que no he podido hacer hacer tiempo y que echo de menos es leer los blogs que me gustan, como el tuyo. :(

Ya me daré un tiempo para hacerlo.

Un abrazo grande para ti y tus niñitas.

Ale dijo...

Welcome back!!!
Y a propósito de eso, ahora te leeré más seguido!!! me fracturé la mano asi que lo quiera o no, no podré hacer "los quehaceres del hogars" ni coser, ni martillar, ni nada con la mano enyesada y con férulas.... obligada a "descansar"!!!
Un beso grande!!!

Natalia dijo...

Jajajaja! Ale!! Eso es verle el lado bueno a lo malo. A descansar se ha dicho! Cuida esa mano.

Un abrazo grande.

batallitasdemama dijo...

Me alegro de que ya estes mejor, a por ese cambio. Un beso

Chitin dijo...

Me alegro de que estés bien tanto tu cuerpo como tu mente y tu alma.

Sí, a veces necesitamos PARAR así con mayúsculas para retomar nuestra vida, pero siendo capaces de hacer algunos cambios que antes de no creíamos posibles.

Un abrazo!

Mami dijo...

Hola Natalia!
Me alegro que ya estés recuperadita... este punto de inflexión creo que todas lo necesitamos, y a veces en el día a día nos sobrecargamos de actividades que lo único que nos genera es frustración al no cumplirlas... creo que a todas nos ha pasado, pero lo importante es reconocer y corregir..

Un abrazoooo... :)

trestrillistigres dijo...

Me ha encantado Natalia. Me ha gustado mcuho la reflexión sobre los cambios y que suceda algo, es cierto! Gracias por exponerlo tan claro algo que no había caido. Y lo del descanso me alegro en el alma, espero que algún dia yo pueda hacer cambios también, como comprarme un lavavajillas o delegar algunas cosas en mi marido...como dices siempre lo hago yo mejor, pero esque hay dias que no llego a todo y claro se queda sin hacer y es peor. Un besito.

Anónimo dijo...

querida AE!!! q sabio es nuestro cuerpo!!! siempre te avisa como un semáforo, solo que muchas veces ni pescamos el amarillo y cuando llega al rojo, hace aguas x alguna parte... así es y las madres q estamos en todas sentimos q no pedemos enfermarnos xq o sino nadie queda a cargo del buque como nosotros!!! pero al final cada vez q no oigo los amarillos, el rojo me bota y deja mil lecciones. Q rico q sueltes algunas responsabilidades y las delegues xq estos chicos ya grandes que tenemos son 100% capaces de mucho mas de lo q uno cree!!! besos gordos y q rico q estés de vuelta en las pistas!!

Mei dijo...

Querida Natalia...espero que esos propósitos tan inteligentes para tu bien...te duren!!! No es por desconfiar, pero...yo hago igual y...pasados unos días, vuelvo a las andadas de "yo todo y con todo puedo"...Somos tan pesadas...!!!
A ver si aguantas unas semanitas, ok???? Besotes...
http://hongmihijo.blogspot.com.es/

Natalia dijo...

Gracias a todas por sus comentarios!

Mei: claro que lo he pensado... Tantas veces las intenciones quedan en eso, en intenciones y nada más. Ojalá no me olvide de lo mal que lo estuve pasando los últimos meses. Ojalá no olvide que quiero tener una vida más calma y con más momentos de alegría y menos de estrés. Acudiré A uds. si me doy cuenta que estoy volviendo a lo mismo que antes.

Un gran abrazo!

Anónimo dijo...

Qué bueno que estés repuesta!!! Y nuevamente escribiendo ... se te extrañaba! De paso, no tendrás alguna bacteria por ahí??? Necesito descansar!!!!! Y la verdad que no sé cómo hacer para parar. En fin ...
Un cariño,
Claudia, mamá de Melina

Catalina de mamatambiensabe dijo...

Natalia.. que bien que estés mejor! y como siempre, me identifico con lo que dices: las ganas de control nos pueden!! nos sobrepasan y nos impiden ver con claridad los propios límites. Espero aprender de tu experiencia... porque no me puedo dar el lujo de volverme a enfermar... ;). Un abrazo.

Ceci dijo...

Muy interesante tu blog!! me quede enganchada un rato largo leyendo post anteriores :) y me sorprendio ver que seguís el blog de duelo gestacional y perinatal, que nacio del foro SUA, del que yo soy una de las moderadoras. Que chico es a veces el mundo virtual!

Saludos y que bueno que te vinieron bien esos 5 días de camita a pesar de la fiebre!
Ceci.

Mª del Mar, la mamá de Ángela dijo...

Natalia me alegra que ya estes mejor y que dentro de los dias malos que has pasado al menos hayas podido sacar algunas cosas positivas. Es parte de la filosofia que yo intento aplicar en mi día a día últimamente.
Has podido descansar y darte cuenta que se te puede hechar una mano y todo puede seguir. A veces es necesario hacer un alto para darnos cuenta de muchas cosas. Lo malo es que siempre solemos hacerlo por motivos obligados, jajaja. En fin que me alegro que estes mejor. Un beso.

rosa davila dijo...

Sabes una cree que lo puede todo y lo va haciendo pero,el cuerpo ya no da más y genera lo que pasaste.Lo digo por experiencia propia.
Así que debemos estar alertas a las señales de SOS de nuestro propio organismo.
Suerte,paciencia,inteligencia para todas nosotras.