jueves, 19 de enero de 2012

Duelos Congelados

A veces las circunstancias de la vida o nuestra carencia de herramientas emocionales en un momento dado nos impiden hacer un proceso de duelo en el momento que parece ser el indicado. En ocasiones, el shock inicial frente a un hecho doloroso nos puede durar años y hacernos permanecer en una especie de congelamiento emocional. Y es difícil que nos demos cuenta de aquello porque la vida continúa en otros aspectos, el mundo sigue girando, la sociedad nos llama a avanzar o simplemente utilizamos mecanismos defensivos tan potentes contra el dolor que dejamos congelado algo que no somos capaces de tolerar.

Y así pueden pasar días, meses e incluso años. Transcurre el tiempo y nos acostumbramos al estado en el que nos encontramos. Ya no somos capaces de comprender que es sólo un estado temporal, lo vemos como una forma permanente de funcionar, una parte de nosotros mismos, y no somos capaces de detectar que tenemos un pendiente, un proceso que no hemos concluido, o ni siquiera iniciado.

Lo que describo nos ocurre más frecuentemente de lo que podríamos creer. Sobretodo cuando el dolor es tan potente que dejarlo entrar para iniciar un duelo podría significarnos una descompensación vital importante. También cuando somos muy inmaduros y los recursos emocionales con los que contamos no nos alcanzan para  asumir un proceso que siempre resulta doloroso.

Sin embargo, el duelo es la única puerta a través de la cual podemos entrar a una nueva etapa. No existen caminos alternativos, atajos o maneras de pasar volando por encima de él. Si no sufrimos el dolor de una pérdida, difícilmente asumiremos sanamente y viviremos con plenitud la etapa que sigue en la vida.

Ver que tenemos un duelo congelado no es fácil. A veces lo notamos como una especie de "iluminación" en alguna conversación, a través de alguna lectura o de alguna experiencia específica. Pero, generalmente, asumir que hay una tarea inconclusa es ya un acto que implica esfuerzo y dolor en sí.

Luego viene el proceso de vivir el duelo con años de retraso. Es una tarea sólo para valientes. Socialmente, no estamos preparados para acoger y sostener a quien se embarca en un viaje que "ya pasó" y que, por lo tanto, pareciera no valer la pena emprender. Es por esto que quienes logran ver que dejaron un duelo a mitad de camino y se atreven a enfrentar la tarea de terminarlo, muchas veces lo hacen en soledad.

Lo que describo ocurre en todos los ámbitos... Quién no ha visto a alguien llorar la muerte de un ser querido con una amargura que hace pensar que la muerte acaba de ocurrir, cuando en realidad han pasado 20 años. Quién no ha presenciado el dolor por la perdida de una pareja que se fue hace una vida entera. Quién no se ha estremecido al mirar los ojos acuosos de una madre que no puede hablar sin llorar de la discapacidad de su hijo ya adulto.

No está mal que un duelo quede congelado. Es parte de ser humanos y de vivir sabiendo que hay un tiempo para todo. Lo que es triste y egoísta es que, llegado el momento de emprender el proceso, intentemos que nuestros seres queridos callen porque "son cosas que pasaron hace años, ya no vale la pena llorar por eso".

Si comprendiéramos que nuestros ritmos son diferentes y que cada uno enfrenta sus fantasmas cuando está preparado para hacerlo, habría menos madres cuyos hijos adultos aún las ven llorar por su discapacidad,  menos personas que no pueden recordar con alegría a sus seres queridos que han muerto, y menos parejas disfuncionales por la presencia inmaterial de una ex-pareja que no se lloró como se debió.

Nunca es tarde. Si tenemos algún dolor pendiente que nos está poniendo trabas para avanzar, busquemos la ayuda de quienes nos quieren y estarán con nosotros dándonos la mano a través de un proceso que duele... Así hayan pasado mil años.

Una vez atravesada la puerta del duelo, encontraremos un nuevo mundo, una nueva etapa por descubrir, y no podremos sentirnos sino más ricos y sabios que antes. Atrevámonos a enfrentar nuestros fantasmas.




19 comentarios:

Anónimo dijo...

Grande! Gracias Natalia, muchas veces como mamá de bebés prematuros tenemos muchos duelos resueltos. Sandra

Natalia dijo...

Hola Sandra. Sí, estoy de acuerdo. El hecho mismo de la prematurez ya es un duelo... No haber podido acunarlo durante las primeras horas, ni amamantarlo, ni protegerlo contra la adversidad ya son ideas que duele perder.

Un abrazo!

Sandra dijo...

Natalia tienes el don de colocar tus dedos en algunas heridas mias, y este post, me llegó..., pero...medio a medio; el papá de JD, se fue dos dias antes qe supiera qe estaba embarazada, cuando lo supe, opte: lloraba al qe se fue, o celebraba la vida, opte por lo segundo, después nació y bueno, los 1° meses son muy absorbentes aun qe no sea prematuro, después... las sombra del TGD, después la disfasia, y bueno, aun es pequeño, pero en lo que tienes mucha razón es que un tema pendiente trae consecuencias, gracias por recordarme que aun tengo derecho para vivir mi duelo, aun que no sea en un tiempo muy cercano.
Un abrazo.

Natalia dijo...

Hola Sandra. Claro que tienes un duelo pendiente. Llegará tu momento... Tal vez hoy, con el diagnóstico reciente de Juanda y con la vorágine de terapias es difícil que puedas emprender un viaje hacia tu interior. Pero llegará tu momento, a todos nos llega ;-)

Un abrazo!

Trax dijo...

Un buen texto!
La mayoría de las veces no nos permitimos, porque hay que ser duros, la vida sigue y hay que pelear, pero tarde o temprano acaba saliendo aquello que nos duele o nos dolió.
Un beso.

MisMellis dijo...

La mayoría de las veces creo qeu soy dura, que puedo con todo, que las cosas me afectan lo justo, y voy reteniendo, reteniendo, guardándolo todo en un rincón oculto de mi cerebro y de mi corazón... un día todo eso sale, y exploto me harto de llorar o descargo con esa persona que sabe escucharme y me alivio, me alivio de esa carga pesada que aveces llevamos cuando nos enfrentamos a las cosas como si no nos afectaran.
Me enfrenté a mi tratamiento como si todo lo que implicaba la ovodonación no me afectara, tome las decisiones rápida y convencida y no pasé ese "duelo Genético", pero un día estando embarazada me puse a llorar por algo que escuché en la tele, estaba felíz por esos niños que iban a llegar y sin embargo me dolía el alma de pensar en esos óvulos no existentes, una vez que descargé y sentí de nuevo removerse a mis niños en mi tripa me recompuse y valoré lo que la vida estaba apunto de darme...

Eduardo dijo...

Y vaya inspiración....Muy profunda la reflexión. No solo la ayuda de quienes nos quieren, muchas veces necesitamos elaborar los duelos con un profesional.
Eduardo Boncor

Natalia dijo...

Hola Trax! Sí, los duelos no resuleultos van saliendo... y no sólo eso, van afectando nuestro modo de funcionar...

MisMellis: Supongo que el duelo tuyo debe ser uno de esos doifíciles que se mezclan con la felicidad absoluta. A veces cuando nos ocurre eso no le damos espacio al duelo y aparece de repente... Hay que estar muy contactado con las propias emocionaes para "darse permiso" para llorar en el momento más feliz de nuestras vidas. Esres grande!

Eduardo: Bueno, sí. No me gusta hacer mucha publicidad a los Psicólogos porque soy una de ellos, jajajaja! Pero creo que en un duelo congelado casi siempre se requiere ayuda profesional. Hay temas que se "enquistan" en el alma y si¿on muy difíciles de sacar sin ayuda.

Un abrazo para cada uno!

Maribel dijo...

Hola Natalia, me encanto leerte porque es muy profundo lo que has escrito.
Hay una amiga que en estos momentos se enfrenta a una dura enfermedad convencida de que es el resultado de fuertes heridas emocionales que no se han cerrado aun.
Y leyendo tu entrada me acorde de ella y de como a veces nuestros duelos no resueltos se manifiestan por otros lados porque llega un momento en que todo tiene que salir como sea.

Natalia dijo...

Hola Maribel. Hay muchos estudios que dicen que el cáncer suele aparecer aproximadamente un año después de un evento vital estresante que no ha sido adecuadamente elaborado. Cuerpo y alma están mucho más unidos de lo que creemos.

Pero nunca es tarde. Sanar el alma tal vez ayudará a tu amiga a sanar su cuerpo...

Un gran abrazo!

Nely dijo...

Natalia, que llorera me acabo de coger... Llevo meses pendiente de iniciar un duelo, no quiero acostumbrarme a este estado, no quiero olvidar que necesito elaborar mi pérdida, pero no sé cómo iniciarlo. De momento me dedico a verbalizar sin complejos: "tengo pendiente asumir su ausencia", por si alguien me da el empujoncito que me falta, pero todos se callan, o cambian de tema, seguramente porque soy yo la que tiene que dar el empujoncito y no esperarlo de fuera...
Precisamente en mi entrada de ayer comentaba que los jóvenes no hemos recibido los recursos necesarios para afrontar la dichosa ley de vida... o al menos yo me siento sin recursos.
Gracias por darme pie al desahogo!!

Natalia dijo...

Nely: déjame creer que, tal vez, acabas de iniciar el proceso de duelo y no sólo te diste un desahogo.

El texto lo escribí pensando en muchas personas, pero principalmente en mí, que tengo pendiente un duelo que tengo que iniciar y no quiero!!!

No sería malo pensar que leerlo ayudó a alguien más ;-)

Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es patricia , y sinceramente quisisera entender como tengo que hacer el duelo? me siento muy fustrada ,ahogada,desesperada,algunos dias son terribles.El 16 de febrero nacieron mis bebes gemelos de 26 semanas de gestacion tube un embarazo muy triste y traumatico.Pero cuando nacieron los bebes por una cesaria de emergencia al primero que tube en mis brazos fue a mi bebe llamado angelito sin vida... pues habia fallesido elian es el otro bebe que lucho por su vida sin parar casi por 4 meses en el hospital .El dolor a estado siempre ahi son momentos desgarradores en mi vida pero nose como pero el tiempo sigue pasando dias ,semanas,meses y anos y me sientoo malll ..tal ves aburro a la gente a mis amistades a todo el mundo ,con poner fotos o videos d emis bebes y estas depreciama muchas veses pero el dolor es algo q no puedo controlar ,esque siento que el bebe que esta vivo me absorbioo tanto que :( sinceramente creo que nunca tube un lutooooo un lutoo por la perdida d emi bebe y algunas veses siento volverme lokaaaa ..siento muy feoo al ver a otras mujeres q tubieron gemelos y estan sonriendo me duele muchoooo,no me gusta este sentimiento .algunas veses siento q nesesito caer embarazada para sentirmee bien para recuperar el bebe que perdii ,pero desde que el bebe murio las cosas en mi relacion no estan muy bien . y quisisera tener otro bebe porq me hace falta mi bebe pero nose que hacer .. hay dias que estoy normal tengo mis 2 primeros ninos de 7 y 8 anos y el gemelito y los amooo pero hay diass q me es imposibleee no estar asi como hoyy .. mirando videos y fotos d emi bebe llorandoo y preguntando porque lo logro entender las cosas de Dios!!! no entiendo .. ;( ;(

Natalia dijo...

Patricia... Sinceramente no sé qué decirte. Quisiera abrazarte y acompañarte mientras lloras y lloras por tu hijito muerto.

Las palabras sanan el alma. Llorar también. No te calles, no te reprimas, no intentes evitar lo inevitable. Está bien sentir lo que sientes.

Tal vez los amigos, tu pareja u otras personas no puedan entenderlo... Creo que sería muy aliviador para ti buscar ayuda profesional... Alquien que te escuche hablar horas de horas acerca de tu hijito y lo que sientes. Realmente parece que vas a explotar con ese sentimiento contenido.

Date permiso para hacer lo que tienes que hacer. Lo tienes pendiente y te lo debes a ti misma.

Un abrazo enorme, lleno de cariño.

Anónimo dijo...

hola mi nombre es alejandra soy mamá trillizos prematuros de 26 semanas . La verdad es que aveces yo me siento culpable x todo lo que ellos tuvieron que pasar x no poderlos retener más tiempo se que soy una buena madre xq hice y hago todo lo posible xq salgan adelante ellos tienen algunas secuelas de la prematures y suelo pensar que es mi culpa y aveces siento una angustia y lloro hasta que no me puedan más lágrimas es un dolor inmenso !!!

Natalia dijo...

Hola Alejandra. No sabes cómo puedo entender ese sentimiento de culpa. Yo también me culpé mucho tiempo por la prematurez de mis hijos y también por la enfermedad digestiva de Cristóbal. Sólo a través de una terapia a la que llegué cuando mis niños ya tenían más de un año pude deshacerme de esa culpa... Y no fue fácil.

Me acuerdo que estuve sesiones y sesiones llorando la culpa y narrando la historia con todos sus detalles. Hasta que pude sentir compasión, amor, por esa mujer que fui y que hizo lo mejor que pudo para proteger a sus hijos.

Fue un proceso relativamente largo llegar a verme en perspectiva y sentir que lo que yo merecía era un abrazo gigante más que un dedo acusador. Y sólo lo logré gracias a mi Psicóloga. Sin ella, tal vez áun me sentiría culpable.

Mírate, mira lo que has hecho por tus niños!!! Nos ha tocado duro, y somos sólo seres humanos...

Un fuerte abrazo!

Anónimo dijo...

gracias x responderme !!Te cuento que paloma tiene traqueo lucio tiene un retraso en el lenguaje ambos tienen sonda para alimentarse x un trastorno deglutorio y octavio es el que me angustia sobre manera y hay días en que lo abrazo y llorando le pido perdón el tiene PC y eso derivó a una hemiparesia no camina se que el proceso va a ser largo ya me lo dijeron neurologicamente son tres bebes normales super estimulados y muy inteligentes. Ellos pasaron x muchas cosas muy feas y yo siempre trate de estar bien obvio que lloré cuando daban los partes pero tenía que dejar de llorar y transmitirle todas mis fuerzas!!! Lo que yo no entiendo y aveces pienso que no es normal llorar x cosas que ya pasaron como el día que los operaron del corazón a los 3 con 700gm o el día que a paloma le hicieron la traqueo o el día en que me dijeronque Octi tenía una parálisis celebrar o el día en que x una bronquiolitis. los médicos me dijeron que ya no había más nada que hacer pienso que estoy loca que no puedo llorar x algo que ya pasó y al mismo tiempo pienso que en su momento no lloré lo suficiente.

Natalia dijo...

Alejandra: si todo lo que cuentas no son motivos válidos para llorar, entonces no debería existir el llanto.

¿Cuántas veces hemos llorado por mucho menos? ¿Y tú realmente crees que no es normal hacer un duelo y sentir profunda trsiteza por todas las secuelas que tienen tus hijos?

Yo tengo un hijo sordo que se alimentó por sonda hasta los 6 años. Mi otro hijo tiene un diagnóstico de parálisis cerebral que en su momento no tenía buen pronóstico. Y mi hija se iba a la UTI al borde de la muerte por cada resfrío que tenía a causa de una displasia pulmonar. ¡Y yo culpándome a mí por todo eso! Si lo único que quería en la vida era verlos ser felices!!!

¿Sabes? Cada uno tiene su ritmo y su tiempo, pero creo que es necesario que te ocupes de ti y de lo que sientes. No mereces quedarte con ese dolor enquistado... Ojalá pudieras buscar un profesional que pueda acompañarte en el proceso de sacarte esa culpa y ese dolor.

Yo te digo que sí se puede porque yo lo hice (con mucho esfuerzo y en un largo proceso). Hoy no siento culpa ni tristeza. Siento orgullo de mí misma y, sobretodo, de mis tres pollos luchadores. Pero sola no hubiese llegado hasta aquí. Fue gracias a mis ganas de superar el dolor y a mi terapeuta.

Te mando otro abrazo enorme y anímate a buscar ayuda! Después de todo lo que has vivido tienes derecho a llorar y luego a ponerte de pie rehacerte. Mereces ser feliz.

Anónimo dijo...

muchas gracias x tus palabras !!! ah como frutilla del postre los míos también tienen displasia broncopulmonar ( las dos sabemos que no es fácil ) Otra vez muchas gracias x todo y muchas bendiciones para tus luchadores !!!!!