sábado, 14 de enero de 2012

Hermanos Múltiples y el Proceso de Individuación

Por algún motivo, éste es un tema que siempre ha sido importante para mí. No me gusta que los hermanos múltiples se "fusionen" como si fueran una sola gran persona sólo por el hecho de haber nacido juntos. Debo decir que no siempre fui demasiado consciente de esto... Simplemente los he tratado siempre como los seres humanos diferentes e individuales que son. Aunque a algunas personas, por sentir que es más atractivo conocer un grupo de trillizos, quieran fantasear con que son todos iguales o que tienen los mismos gustos, las mismos sentimientos y esas cosas.

Al final del día, la vida se expresa en conductas y cosas simples y concretas, así es que no haré una refleexión filosófica acerca de la importancia de la individuación, sólo diré que me parece que es un derecho de cada persona ser tratada como única, y que desde mi embarazo lo hice de esa manera a través de gestos y cosas simples que tal vez a otros padres puedan servirles.


  • Durante mi embarazo, apenas se pudo, siempre tuve identificado a cada uno de mis hijos. Pedro fue el primero cuyas pataditas sentí. Él estaba al medio, y a medida que sus hermanos crecieron quedó detrás de ellos, por lo que más avanzado el embarazo ya no volví a sentirlo. Cristóbal estaba arriba, atravesado a lo largo entre mis costillas (sí, dolía mucho cuando se estiraba), y Antonia abajo, con alguna extremidad que daba justo sobre mi vejiga, por lo que sus movimientos me obligaban a partir al baño corriendo :) (bueno, lo de corriendo es un decir... Apenas podía moverme).
  • Elegimos los nombres de cada uno de los niños teniendo clarísimo para quién estábamos eligiendo. Por supuesto, el nombre de niña era para ella, pero los otros dos nombres no fueron elegidos y luego asignados al azar. Era como si ya pudiésemos identificar sus caritas y cuando elegimos el nombre Cristóbal sabíamos que era para el gemelo lll, lo mismo que el nombre Pedro era para el gemelo ll.
  • Siempre, siempre, tuvieron cada uno su ropa y juguetes propios. Por supuesto, a veces los vestíamos con ropa de algún hermano, o jugaban con algún juguete ajeno, no se tratada de ser rígidos. Pero nunca ha existido el concepto de objetos comunitarios, salvo en ocasiones en que hemos comprado o han recibido un regalo que intencionadamente es para compartir, lo que es natural y nos pareció siempre muy bien.
  • En general, no hablo de los "trillizos". Cuando debo generalizar les llamo "los niños" o "mis hijos", pero tiendo a hablar de cada uno de ellos por su nombre.
  • Cada uno de ellos durmió en su propia cuna desde que nació. Incluso recuerdo que cuando hacíamos planes para cambiar la distribución del dormitorio, cambiábamos las cunas de lugar, como si ellos fuesen a darse cuenta de estar durmiendo en una cuna ajena :)
  • Como dijo Cintia en su blog, cada uno tenía un color que lo identificaba. De esa manera no confundíamos pañales de género, chupetes mamaderas y otros objetos personales. Por supuesto, a medida que fueron creciendo, ellos tendían a compartir todo y pasarse hasta los chupetes de una boca a otra, asunto que nunca me preocupó. Pero cada cual con sus cosas.
  • Nunca se han vestido iguales, salvo para alguna Navidad y para el bautizo. No me gusta lo de uniformarlos. Los prefiero a cada uno con su estilo.
  • Sus personalidades siempre, desde que nacieron, han sido muy diferentes. Supongo que es una mezcla de mi tendencia a individualizarlos con la genética. Siendo Pedro y Cristóbal hombres, tienen gustos y caracteres completamente diferentes. Creo que si llegara a confundir los regalos de Navidad y les diera a uno los del otro, ambos se sorprenderían mucho por la falta de tino de la madre al adquirir los obsequios.
  • Los tres van al mismo colegio pero no comparten curso. Incluso Antonia está un curso adelantada respecto de sus hermanos. Este punto es algo de lo que hoy me arrepiento porque siento que a ella le exigimos más de la cuenta... Pero no quiere repetir ni por todo el oro del mundo. Cada uno de mis hijos tiene sus amiguitos, sus profesoras y suelen jugar separados en el recreo. Alguna vez que me ha tocado ir al colegio durante la hora del recreo y me encuentro con alguno de ellos en el patio, le pregunto por sus hermanos y no tiene idea de dónde están ni con quién están jugando.
  • Nadie debe cuidar a nadie. Es cierto que Antonia tiene (o podría decir que tenía) la tendencia a hacerse cargo de sus hermanitos, pero eso es algo que nunca propicié, muy por el contrario, siempre le he dicho a ella que la mamá soy yo y que ella sólo debe ocuparse de crecer, aprender y ser feliz.

Con el paso de los años podría decir que mis tres hijos se han convertido en un grupo de hermanos comunes y corrientes. Sí, es más entretenido tener hermanos de la misma edad con los que se puede jugar, pero nada parece indicar que son producto de un mismo parto. De hecho tienen tamaños tan distintos que hace mucho tiempo que nadie me pregunta en la calle si son trillizos. Con suerte me comentan que tengo tres hijos que nacieron muy seguido ;-)

Me gusta que haya sido y sea así. He llegado a oír preguntas tan extrañas como "¿Tienen un padrino y una madrina cada uno o el mismo para todos?". Evidentemente, cada uno tiene su madrina y su padrino... Son tres personas! También oí una vez a una madre decir que tenía tres hijos: Pepito, los mellizos y Juanito. ¡Los mellizos eran un sólo hijo para ella! Y eso que ya eran adultos...

Creo firmemente que permitir y propiciar la individuación desde el principio a través de pequeños actos concretos es beneficioso. Ellos siempre tenderán a sentirse un equipo y eso es maravilloso, pero un equipo en el que cada cual aporta con lo suyo, no uno en el que las individualidades se funden y confunden.



Diciembre de 2003. Compartiendo el regalo de Navidad de mi hermana. Uno de esos regalos que, por lógica, puede ser comunitario.



10 comentarios:

cintia dijo...

Gracias por nombrarme, parece tontería pero me ha hecho ilusión, jeje. Yo algunas cosas si las hago pero otras no. Los juguetes por ejemplo son casi todos comunitarios. Aunque si es cierto que tienen alguno propio, como una muñeca de la niña, el cochecito andador de mi flaquito o el libro de mi gordito, a sido porque ellos los han elegido como preferidos y yo he dejado que se los apropien. Sin embargo los comparten y los utilizan todos. Aunque creo que más adelante poco a poco les iré separando a cada no sus cosas, es dificil porque es mucho más cómodo como decías tener una caja grande y todo dentro, pero intentaré que tenga cada uno su pequeño espacio con sus cosas.

Lo de llamarles individualmente yo si lo hago, son muy muy diferentes entre ellos como sabes y cada uno es especial. Ahora me preguntan pro la calle eso que dices, jijiji, porque mi flaquito aunque pese menos al ser más delgado parece más mayor, le hace cara de niño en vez de bebé, jejeje, y creen que es un año más mayor. Que curioso, y la idea me encanta, a ver si cuando empiecen a andar y me deshaga de este armatoste de carro paso más desapercivida.

Conchi dijo...

Yo como Cintia, los juguetes son para comoartir, aunque ellos parece que todavía no tienen claro que es eso...
También teníamos claro quién era cada uno cuando estaban en mi tripa. La niña es obvio, y Alejo estaba abajo cruzado, Bruno a la derecha y Valeria a la izquierda, y ya cuando nos hicimos la eco 3D y les vimos las caritas, sabíamos quién era cada cuál.
Yo sí hablo mucho de los tri, o mis niños, depende como se me dé el día...
Sí les visto igual, a los niños, muchas veces. Mi marido es mellizo y decía que odiaba ir como mi cuñado, pero aún así como son pequeños, es el primero en decir de comprar dos igules. Muchas veces son sólo,las camisetas, porque el chándal o los pantalones son diferentes, pero otras es todo el conjunto igual, y otras todo diferente ;-)
Cada uno tiene marcada la ropa, pero es más por tema de la guarde, a mí realmente, me da igual ponerles una cosa que otra, los pijamas por ejemplo van como caen, como no los llevan a la guarde...
Los chupetes y biberones sí son de diferente color, pero como dices, se los intercambian ellos solos.
En la guarde van juntos porque sólo hay una clase, no sé que pasará cuando empiecen el cole...
Y sí desde el principio les tratamos como personitas independientes, cada uno tiene su personalidad.
Van ev un carro gemelar y uno individual, y mucha gente nos dice lo de que seguidos, porque mi princesa es bastante más grande que sus hermanos.
Me ha gustado mucho tu post de hoy.

MisMellis dijo...

Natalia me encanta escuchar tu experiencia al tener niños más mayores...
Estoy de acuerdo en todo, bueno el tema juguetes los míos de momento los comparten aunqeu he de decir que ya demuestras sus diferentes personalidades y cada uno tiene sus propias preferencias.
La ropa no tengo problema porque es de niña o de niño, aveces es el mismo chandal en diferente color, la ropa interior intento que cada uno tenga la misma siendo de colores que pueda usar para ambos en caso de emergencia.
Los pijamas suelen ser cada uno los suyos peor evito por ejemplo el rosa para poder ponérselos a los dos en caso de emergencia.
En mi barriga Princesita era la que estaba abajo, junto a mi vejiga, era la más activa y le encantaba despertarme en mis siestas, Repollete estaba incrustado en las costillas y era menos activo aunque más fuerte.
Nunca los he llamado los mellizos, y siempre comento sus diferentes personalidades, porque la gente cree que están sincronizados y son dos personas iguales.
Ante comentarios tipo "los tienes repetidos" he tenido que contestar que todas las personas son únicas y que no hay nadie que esté repetido.
Me gustaría lograr como en tu caso que tuvieran sus amigos y jugaran por separado, pero siendo niño y niña considero que pronto cada uno mostrará sus preferencias y no tendré ese problema (o eso pienso yo).
Me gustaría que más adelante su padre y yo pudiéramos planificar actividades por separado para disfrutar por separado de cada uno de ellos, de momento lo que hago es intentar dedicarles cada día un rato para una actividad que le guste a cada uno de ellos. Por ejemplo con Repollete nos ponemos a mirar un libro que le fascina... y luego con su hermana escuchamos algo de música que la vuelve loca.
Desde bien pequeños han demostrado que son opuestos en todo... tengo gente alrededor que se empeña en tratarlos igual o que se sorpende de que Princesita sea simpática y sonriente y Repollete más tímido... es una lucha aue tenmos las mamis de partos múltiples.
Odio que me paren y causar expectación tipo "gemelos que bonito", pero aspiro a que dentro de poco cuando anden ya nadie los tratará como mellizos sino como dos hermanos....
me ha encantado tu entrada de hoy... bueno como siempre...

Natalia dijo...

Hola Cintia, Conchi y Mis Mellis.

Hoy volví a leer mi post y creo que tiene un dejo de fanatismo, jajajaja! Parece que exagero un poco.

De hecho, lo de los juguetes comunitarios, sí lo eran porque los tenía clasificados por categorías... Pero lo que me gustaba era que, por ejemplo, Pedro tomara un animal de juguete y dijera "Mi oso" porque tenía claro que era suyo y quién se lo había regalado :) Obviamente, cualquiera de los tres podía usarlo. Aunque si el dueño quería hacerse notar, exigía que se lo pidieran prestado antes de usarlo, jajajaja! Eso me gustaba.

Respecto de la ropa, ayer mismo Pedro apareció vestido con un pantalón corto y una polera (camiseta) que tiene el dibuijo de un bulldog y es de Cristóbal. Le comenté que se había puesto una polera de Cristóbal y me respondió "Él me la prestó". Mu simple.

Lo que quiero decir es que no se trata de ser rígidos ni criar niños egoístas. Sino de que tengan un sentido de propiedad e individualidad.

Igual yo creo que hay padres que con la mejor de las intenciones, se equivocan fuertemente en esto... Lo olvidan. Veo que para uds. las cosas son parecidas a lo que son o fueron para mí.

Besos a cada una y a sus múltiples hijos!!!

Vicky dijo...

Hola Natalia, me encanta leer sobre tu experiencia, siento que aprendo tanto y además me encanta conocer visiones tan diferentes de la maternidad multiple 
Yo nunca supe cual era cual en el embarazo por mas que traté nunca logré saber, lo que sí teníamos claro que la niña que naciera primero llevaría el nombre Noelia y que la segunda seria Leticia por haber sido el nombre que habíamos escogido cuando pensábamos que era solo un bebe.
Nunca las hemos tratado como “las gemelas” para nosotros son dos personas con caracteres completamente opuestos que marcan aun mas esa diferencia.
Respecto a los juguetes y la ropa en mi casa está todo duplicado y no precisamente porque nosotros queramos, ellas piden vestirse iguales, quieren la misma ropa y cuando he tratado de vestirlas diferentes, o al menos de diferente color como cuando eran chiquitas es un escandalo enorme. Generalmente piden los mismos juguetes o hacen las mismas cosas por ejemplo si están comiendo y una deja de comer es un problema porque automáticamente la otra deja de comer. Pero también tienen “cosas” propias como “sus canciones”, o sus muñecos diferentes preferidos que saben de quien son y se respetan mucho en ese sentido.
También nos pasa mucho lo de las preguntas extrañas y definitivamente la que más me molesta es : “cual es la mas mala???” . Según las personas que no están con ellas diariamente, son idénticas pero para mi son muy distintas físicamente, incluso he llegado a pensar que son mellizas.
Lo que si el tema del colegio, como lo mencioné en mi blog me complica, no quiero separarlas y de verdad espero que me equivoque y que para ellas sea un alivio, así será un alivio para todos porque lo que uno menos quiere es que los hijos sufran, siento que esa es mi aprensión.
No sé si habremos o estemos cometiendo errores en la crianza y en su individualización, pero si sé que hemos hecho lo que hemos creído mejor para diferenciarlas y hacerlas sentir a cada una particularmente especial y amada con sus propias virtudes y cualidades.
Noelia, nuestra niña introvertida, la ternura personificada, llorona y exagerada pero que nos hace derretirnos con su frase que dice mil veces al día: Te amo con mi vida, mi alma y mi corazón y Leticia con esa personalidad avasalladora, siempre haciendo reír con sus mil caras e inventado travesuras a 1000 por hora que nos dejan a todos con los nervios de punta y que nos hacen matarnos de la risa, ella dice te amo con Bebida con leche y con burbujas jajajaja :D
Un abrazo!

Natalia dijo...

Hola Vicky. Definitivamemnte, con gemelos debe ser más difícil que con mellizos. El sólo hecho de saber que llevan cargas genéticas duplicadas, supongo que agrega una carga emocional demás.

Yo creo que sí lo has hecho bien, y creo que todas las mamás múltiples que estamos conscientes de este tema lo hacemos bien, con estilos diferentes, pero bien. Las que me procupan son las que no piensan ni se plantean el tema y simplemente ven a los múltiples como un sólo gran hijo. Me imagino las marcas emocionales que deben quedar en esas personas, aún en la adultez...

Un gran abrazo a ti y tus niñas preciosas!

Pamela Toledo dijo...

Natalia, me guata mucho como lo has expresado y la manera en que potencias a cada uno de tus hijos.
Saludos.

Nely dijo...

Gracias Natalia, porque este tipo de entradas hace que reflexione sobre mi modo de actuar que muchas veces es impulsivo y no meditado.
En esta ocasión coincido contigo en todo, menos en lo de la escuela porque los míos no van, pero sí que tienen su nombre de acuerdo a su comportamiento en el vientre y mi relación con ellos en esos meses, por ejemplo. Bueno, y todo lo demás que comentas.
Lo que me ocurre a mi es que por querer que sean dos personas individuales la sombra de la comparación planea constantemente sobre ellos.
Al ser iguales a la gente le hace muchas gracias lo de "y quien es más malo?", "cual se ríe más?". A veces incluso alguna persona me ha dicho "este es el simpatico, verdad?" porque ese día estaba más alegre, y el día anterio me había dicho lo mismo del otro... Me repatea, pero yo misma me sorprendo a veces comparándoles...

Natalia dijo...

Gracias Pame! Un beso.

Nely: fíjate que a mí esos comentarios de quién es el malo, el bueno, el risueño o el enojón no me los hacían mucho. Lo que sí es que la familia compara... Y nosotras también, es inevitable. Yo intento que las comparaciones no sean en voz alta y que siempre sirvan para potenciar lo que alguno tiene más débil (por ejemplo, cuando notaba que Cristóbal y Antonia dibujaban precioso y Pedro casi nada, le tomé clases con una terapeuta ocupacional para potenciar su motricidad fina). Ellos también se comparan entre ellos y MUCHO, lo que es muy difícil cuando hay alguno que tiene una desventaja muy evidente.

Un abrazo!

Catalina de mamatambiensabe dijo...

Hola Natalia.. Ahora entiendo mejor aun tu comentario en mi post de antes de ayer! Estábamos un poco sincronizadas en cuanto a que cada hijo es un universo propio.. Mira que te pensé mucho cuando escribí el post, porque me preguntaba como lo harías tu.. Y veo ahora leyendonte que lo haz hecho como lo haces todo.. Con gran sentido común y mucho amor... Sabes, yo les visto igual porque acá en Madrid es muy típico que los hermanos vayan igual, pero como sus personalidades son tan difierentes dudo mucho que esto les afecte.. ¿Tu que opinas, es malo vestirles igual?.. Un fuerte abrazo, y..me ha dado mucho gusto verte por mi blog.. Aunque ya no nos vemos en el tuiter..