lunes, 5 de marzo de 2012

Herramientas Para Nuestros Niños (Parte IV)

Tú Eres Especial
(Max Lucado)





Nunca he hablado de religión en este blog. La razón es muy sencilla: no creo que las creencias religiosas de una persona la hagan mejor o peor madre ni tampoco mejor o peor Psicóloga. Hoy debo decir que sí, creo  en Dios, pero no es ése el motivo por el que les presento hoy este libro como una herramienta valiosísima para trabajar la autoestima con nuestros niños.

El autor relata la historia de un pueblo compuesto sólo por seres hechos de madera, todos ellos diferentes entre sí. Cada uno de estos seres lleva consigo dos cofres: uno con estrellas y otros con puntos grises. Las estrellas se usan para ser pegadas en el cuerpo del otro cada vez que ese ser hace algo bueno, algo heroico o algo socialmente deseable. En cambio, los puntos grises sirven para que estos seres se etiqueten mutuamente cada vez que consideran que alguno de ellos hace algo no deseable, no cumple con las expectativas o, simplemente, no "da la talla" en algún aspecto. De este modo, el pueblo entero está marcado con estas etiquetas puestas por los demás.

El protagonista, Punchinello es uno de estos seres de madera. El problema es que sólo ha recibido puntos grises, es decir, está etiquetado como alguien que no tiene nada valioso. Esto le duele, y mucho. Incluso nota que algunos vienen a pegarle puntos grises sólo por el hecho de estar ya lleno de ellos. Es decir, sólo por prejuicios.

Punchinello sufre la discriminación y el abandono hasta que conoce a una niña cuyo cuerpo no tiene estrellas ni puntos. La razón: ni estrellas ni puntos se quedan pegados sobre la madera de su cuerpo debido a que ella no cree en las etiquetas que los otros le ponen y las pasa por alto.

Ella cree, en cambio, en el hombre que los ha creado a todos, quien los quiere por ser quienes son y los acepta sin ponerles etiquetas (éste es el personaje que representa a Dios, pero también puede ser interpretado como un padre humano que ama profunda e incondicionalmente a sus hijos).

Al conocer a su creador y oír de su amor incondicional hacia él, a Punchinello se le comienzan a caer las marcas grises y feas que otros han puesto en él. El hecho de ser amado de manera completamente incondicional, convierte al protagonista en un ser que no cree en las etiquetas que ha recibido durante mucho tiempo. Es el principio de la sanación de la tristeza y desolación del alma de Punchinello. Es el inicio de una historia de autoconfianza y amor a sí mismo.



Como pueden ver, creamos o no en Dios, el cuento es maravilloso porque muestra que el amor puede sanar el alma y que la seguridad en sí mismo impide dejarse dañar por las etiquetas que otros nos ponen. 

Lo recomiendo para cualquier niño, pero principalmente para nuestros hijos con necesidades especiales. 


6 comentarios:

Angela dijo...

Me encanto! Precioso, espero encontrarlo. Gracias x compartir. Cariños

Nenica dijo...

me lo apunto!

MisMellis dijo...

Pues tomo nota que la historia tiene muy buena pinta!

Trax dijo...

Me parece un cuento precioso!

Débora #ALATIDOS# dijo...

Gracias, no puedo ni quiero decir nada más. Mil gracias por compartir.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

La historia está en YouTube.
saludos