viernes, 2 de marzo de 2012

Conclusiones: ¿Someterlo a Otra Cirugía o Dejarlo Así?

Después de recibir muchas opiniones en mi post anterior ¿Someterlo a Otra Cirugía o Dejarlo Así? acerca de la posibilidad de operar a Cristóbal de su fístula, he llegado a algunas conclusiones que para mí son valiosísimas:

  • La primera (y tal vez la más importante de todas) es que amo la posibilidad que este blog me ha dado: la de contar con personas amorosas, empáticas y dispuestas a regalarme un poco de su tiempo para ayudarme. Significa mucho para mí y sé que también para muchas mamás blogueras que han descubierto que pueden encontrar compañía y amistad en la blogósfera.
  • En segundo lugar, el hecho de confirmar que no es una tontera, es un tema complejo e importante también. Mis hijos han estado muy graves de salud alguna vez, lo que hace que asuntos como éste me hagan sentir frívola. Agradezco mucho que hayan comprendido que no se trata de querer tener un hijo perfecto, sino que de cerrar ciclos, de permitir la sanación externa e interna de mi niño.
  • Tal como lo he pensado (y en esto el padre de la criatura no está muy de acuerdo, espero que lea vuestras opiniones) es importante saber que hay un tiempo para todo... Y que si sentimos que no ha llegado el momento de tomar una decisión definitiva, es porque probablemente hay que esperar que algo suceda, que algunas cosas ocurran en el corazón de mi hijo, en nuestras vidas, no lo sé. Pero,definitivamente, me alegra comprobar que esperar (seguir esperando) es una opción tan válida como la de operar o no operar.
  • Las marcas son las huellas de nuestro pasado, de lo que nos ha hecho llegar a ser lo que somos y por eso pueden verse muy lindas, dependiendo de los ojos con los que se miren. La verdad es que ése es un tema en el que no he puesto énfasis en mis conversaciones con mi Cristóbal, y creo que lo haré de ahora en adelante. Si le hace sentido, maravilloso. Sino, ya se verá si hay que operarlo.
  • Olvidé mencionar que la operación no es tan sencilla como parece, porque no se trata de intervenir sólo la piel. También hay que cortar un pedazo del estómago, lo que, tomando en cuenta su historia, me resulta aterrador. Y no creo que una decisión como ésta deba ser tomada con dudas. Luego, si algo resulta mal, no me lo perdonaría jamás (tal como ocurrió en su primera cirugía por el reflujo que casi le cuesta la vida).
  • Siempre, siempre, está la posibilidad de cambiar el rumbo. Si algo ocurre, algo que me ilumine y me haga ver que operarlo es LA OPCIÓN, lo haré sin dudarlo. Por mientras, creo que seguiré monitoreando su corazón y sus sentimientos, como siempre lo he hecho. Por supuesto, monitorearlo no significa ser capaz de evitar dolores, duelos y complejos sentimientos respecto de su pasado y de quién es él hoy.
  • Es cierto lo que me dicen muchos de ustedes: es demasiado pequeño para tomar una decisión de esta envergadura, pero yo la tomaré mirándolo a él, conociendo lo que siente, lo que piensa, cómo lo está afectando el tema. Nunca llegaré a decirle que diga sí o no. Eso lo diré yo, pero lo decidiré en base a lo que observe en él. Así lo libero de la responsabilidad consciente y no hago de esto un tema mío (porque no lo es). Todo esto con la salvedad de que decida operarse siendo ya un adulto, por supuesto.
  • Acerca explicar o no explicar a priori lo que tiene en la piel, creo que también lo conversaré con él. Debe saber que lo que hace puede ser efectivo para defenderse de posibles comentarios o preguntas, pero que de esa manera también se expone un poco más. Lo instaré a probar no decir nada, y estoy segura que muchos no notarán nada. Le sorprenderá ver lo poco notorio que puede ser el dichoso agujerito.
  • En conclusión: dejo de sentirme culpable por llevar tres años sin hacer nada. Porque a veces no hacer nada es lo mejor que se puede hacer hasta que llegue el momento de hacer algo. Además, sí he estado pendiente del tema en la medida en que veo que le afecta. Intento no darle más importancia de la que él le da y no bajarle el perfil cuando expresa algún grado de molestia respecto del tema. Creo que esa es la mejor manera de actuar, aún cuando no sea perfecta.
Gracias, gracias, gracias. De verdad he sacado conclusiones bastante tranquilizadoras. Y ya les iré contando cómo vamos con el tema.

Un abrazo a cada uno!




4 comentarios:

yiyi dijo...

hola! acabo de leer tus conclusiones y me parece muy acertada tu decisión... y sobre todo,admirable...La verdad,diria mucho mas pero no extenderme demasiado.Solamente me queda decirte q sos un ejrmplo a seguir para muchas mamás (yo estoy entre ellas)Un fuerte abrazo,desde Rosario,Argentina

cintia dijo...

Me perdi este tema porque he andado con un virus en el ordenador. Me ha gustado mucho tu manera de verlo, yo tampoco operaria de momento, es algo serio y si no le afecta a su salud y es algo solo estetico es de pensarlo bien.
A mi siempre me ayudais muchisimo en mis dudas y problemillas, de verdad que me ha resultado valiosisimo el blog en esto porque una madre primeriza con trillizos necesita toda la ayuda posible!!! Un beso guapa!

Reynas niñas dijo...

Que bueno Nati que te hayan servido todos nuestras opiniones, creo que muchas veces una no puedo decidir sola, y recurre a los consejos de amigas, y bueno eso hicimos todas nosotras !!!
Muy atinada tu decisión, darle tiempo al tiempo, a que el solito vaya madurando el tema con tu acompañamiento por supuesto. Y lo mas importante es saber que una no puede evitar que sufran, solo podemos estar con ellos para acompañarlos ...
Besotes
Ale

Silvia dijo...

Guapa, me he perdido tu entrada anterior. Lo siento pero llevo varios días desconectada y me sabe mal no haber estado ahí para apoyarte y darte ánimos cuando te surgieron las dudas.
Por lo que veo ya tienes todo más claro y has reflexionado y madurado la decisión. Todos estamos contigo, ya lo sabes!
Un beso