viernes, 27 de enero de 2012

¿Habré Nacido Sargento o me Convertí con la Maternidad Múltiple?

Acabo de leer un post de Padres de Trillizas acerca del sueño de sus hijas. En algún párrafo ella menciona que si sus hijas lloran, las toman en brazos unos minutos y se calman fácilmente. Bueno, yo no hice eso nunca. Obviamente, tomé muchísimo en brazos a mis hijos, les dí muchos besos y los abracé mucho (todavía lo hago y les digo mil veces cuánto los adoro), pero acunarlos para hacerlos dormir, nunca. Tampoco les permitía salirse de los horarios de las comidas ni nada que pudiera significar desordenar la rutina.

Siempre he pensado que me convertí en una especie de mamá-sargento porque con tres guaguas (bebés) no puedes alimentar a libre demanda, adaptarte a tres horarios de sueño, ni llevar en brazos a cada uno mientras lo meces para dormir. Hasta el día de hoy mis hijos tienen la obligación de comerse toda la comida del plato, les guste o no, y lo hacen porque saben que ésa es una regla en esta casa. También saben que en época de colegio se acuestan a las 21:00 hrs. y tienen prohibido conversar en la cama (que sino, se quedan un par de horas más despiertos) y que los fines de semana o en vacaciones nos relajamos con los horarios y pueden conversar siempre que no se levanten a cada rato a decirme algo.

No lo sé. Tal vez por mi modo de ser exigente estaba destinada a ser una mamá con reglas claras. Hay cosas que jamás le preguntaría a un niño, por ejemplo: ¿Quieres comer? ¿Quieres bañarte? ¿Quieres vestirte? ¿Quieres que te corte las uñas? Noooo, para mí ésas no son preguntas, son afirmaciones: "Es la hora de comer, de bañarse, de vestirse, etc, etc, etc".

Y bueno, se agravó mi modo sargento con la experiencia de tener 3 hijos a la vez. No me puedo imaginar el caos en una familia con límites y reglas menos claros teniendo tres bebés o tres niños pequeños. Si mi paciencia ya se acaba aun habiendo crecido mis hijos acostumbrados a ciertas normas, no puedo imaginar cómo me sentiría si tuviesen permiso para saltar sobre mi cama, dejar todos sus juguetes tirados o comer sólo lo que les gusta.

Sé que, probablemente, a causa de mi modo sargento me he perdido algunas experiencias ricas... Pero no sé ser mamá de otro modo. Me conozco: el desorden me lleva al colapso, y el colapso a la irritabilidad.

¿Cómo lo han hecho con la disciplina las otras mamás múltiples? Me gustaría escuchar (o más bien leer) sus experiencias.



 Ojo: esta imagen es una humorada solamente... No trato a mis hijos con tanto rigor y falta de libertad como el Capitán Von Trapp, pero no me vendría mal tener su silbato en algunas ocasiones, jajajaja!

20 comentarios:

Hope dijo...

Descubrí tu blog hace unos días y quiero felicitarte. Tienes una forma estupenda de abordar los temas, me han parecido brillantes muchos post, me has emocionado a menudo y siempre me has hecho pensar.

Sobre el tema que abordas hoy, conforme voy cumpliendo años me voy volviendo más intolerante con el desorden y el caos. Tal vez si hubiese sido madre más joven todo hubiese sido más relajado. Ahora adivino que el grado de sargento se me quedará corto, no puede ser de otra forma si eres madre de mellizos, trabajas fuera de casa, no tienes familia cerca que te pueda echar una mano y vives en una gran ciudad en la que pierdes varias horas al día en desplazamientos.
De momento con tres mesecitos mis niños comen cuando les toca, siempre a la vez, y cuando lloran los pongo en la hamaquita. Me gustaría tener 4 brazos para acunarnos a los dos pero es imposible. Eso sí, intento que reciban todo el amor que siento por ellos en forma de mimos, achuchones y beso apretados.

Bss

Natalia dijo...

Hola Hope! A mí también me alegra mucho haberte descubierto!

Yo fui mamá a los 26, así es que no tengo la excusa de la edad. Pero sí, las circunstancias influyen muchísimo... No hay otra: somos sargentos! jajajajaja!

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Hola Natalia, Me llamo Carla y soy d eargentina, tambien soy mama de trillizos, tienen 1 año y medio, dos varones y una nena y la verdad me siento muy identificada con vos, tenemos en casa una rutina desde que nacieron, por ahi me siento muy sargento pero estoy mas que segura que es la unica forma de mantener el orden, respeto y calma. Me gusta mucho leerte porque es taaan cierto lo escribis es tan mío tambien! son hermosos tus hijos! un beso

Natalia dijo...

Hola Carla! Es primera vez que comentas, ¿cierto? Me alegra tenerte aquí.

La maternidad múltiple en sí es especial (eso creo porque nunca he tenido un embarazo único, jejeje!), y me encanta que compartamos nuestras experiencias. Me alegra saber que ya somos tres las sargentas, jajajaja!

Un abrazo!

Lorena Beltrán Villamil dijo...

Hola!
No soy madre múltiple y mucho menos sargente u_u. Es más, creo que soy demasiado flexible y me hace falta un poco de rigidez.

Crearles una rutina es muy importante. La de mi hijo no es muy rígida pero si no fuera por ella, yo enloquecería.

cintia dijo...

Jajajaja, natalia me lees el pensamiento! Yo nunca pens´´e que seria asi como madre, pero soy una sargento y lo digo muchas veces! Me gusta mantener las rutinas, horarios y si algo no se puede hacer no lo permito y punto, es lo que hay.
Ahora con la moda esta del superrespeto por los niños hasta el punto de no poder frustrarles negandoles cualquier cosa no va conmigo, creo que los limites son necesarios y que hay que prohibirles claramente las cosas y marcarles las pautas a seguir y deben aprender a aceptarlo con naturalidad y tranquilidad. As´´i la convivencia es mucho m´´as pacifica y los animos mas tranquilos. El dia que se desmadran las cosas por lo que sea (una visita que se alarga demasiado, un imprevisto, un dia que les das manga ancha por probar...) se nota mucho en un aumento de lloros y gritos (los gritos mios porque acabo con los nervios de punta...ya sabras a que me refiero...).

Creo que por nuestra salud mental y la de nuestros hijos, con tres niños de golpe es necesario un poco de sargentismo...y la naturaleza es sabia y nos lo proporciona.

Entrillizada dijo...

Hola Natalia:
Una vez más veo plasmados en tus palabras muchos de mis pensamientos y sensaciones.
Yo también me siento sargento en casa. Y aún lo fui más nada más llegar los peques: estricta con los horarios de las visitas, los de las tomas de los niños, los del sueño de los niños...
He de confesar que estos últimos meses he aflojado algo, estoy más cansada y me cuesta más mantener la firmeza. Si bien, con 5 personas en casa para mí es fundamental la organización, la distribución de tareas, los horarios... y pienso y veo que los niños lo notan.
Hay momentos en los que me cuestiono el sistema y dudo si estaré creando unos niños rígidos, poco flexibles y con dificultades para adaptarse a los cambios con este sistema de horarios de comida, de sueño, normas en la mesa, primeras tareas para ellos... Pero en otros momentos pienso que por el lado contrario, a ellos les da seguridad saber "qué toca después", de hecho lo saben y si algún día se rompe la rutina (porque vamos de viaje, porque nos retrasamos hablando con alguien en la calle, por lo que sea...) ellos hacen señales o indicaciones pidiendo "lo que toca".
Así que... confieso, yo también soy sargento, y es lo que me sale "de serie", intento ser más flexible a veces y me cuesta mucho... Así que 95% sargento creo que llevo encima.
Buen post!!!

Nely dijo...

Pues yo soy de las flexibles y es cierto que mi vida y mi casa son un poco caóticas, pero también es cierto que ya era así de un modo u otro antes de ser madre... Admiro a las mamás que consiguen seguir un orden establecido y les funciona, pero es algo que simplemente no va conmigo.
Mis hijos sí eligen cuando comer, cuando ducharse, cuando dormir... pero también tienen límites, por ejemplo no me gusta que toquen mis libros y no se lo permito.
Por cierto, siempre me ha encantado la película de "sonrisas y lágrimas", especialmente el papel de ella, jiji.

Natalia dijo...

Hola Cintia y Entrillizada! No saben cuánto me alegra leer sus comentarios! Insisto en que seguro que nos hemos perdido muchos mimos y momentos de espontaneidad... Pero no sé cómo hubiese sido posible llegar hasta aquí sin una "sargentez" imposrtante.

Feliz de saber que no soy la única!

Nely y Lorena: El asunto seguramente tiene qué ver con las ciscusntancias (matrnidad múltiple obliga), pero también con lo que se trae de "fábrica". En mi caso al menos, creo que estaba destinada a ser una madre un poco sargento. Y cuando tuve tres a la vez, bueno, sargento total!

Ahora, que los límites son importantes siempre, esa es una premisa en la que no dudo.

Un abrazo a cada una y gracias por sus comentarios!

MisMellis dijo...

Natalia estoy totalmente de acuerdo contigo... yo también soy de rutinas y horarios, y creo que nunca se me ocurrirá preguntarles a mis hijos si quieren comer o que quieren comer. Creo qeu cuando tienes dos o más hijos (sean o no de parto multiple) debes seguir unas normas para que todo funcione.
En este caso choco bastante con mis suegros, porque en su casa funciona el todo vale, y el que los niños hagan lo que ellos desean a cada momento, convirtiéndose los adultos en exclavos de los niños. Por ahora los nenes son pequeños pero me preocupa esta actitud de cara al futuro.
A mi me ha funcionado seguir unos horarios y unas rutinas y pienso seguir de esta forma, creo que los límites son buenos... asique aunque mi marido sea el sargento ¡En mi casa mando yo!

José Vicente Baeza González dijo...

Hola!!!
Te hablo como futuro papá pero también como psicólogo con experiencia en adolescentes.

Está más que demostrado que los niños necesitan y agradecen los límites, siempre y cuando éstos sean razonables y no vulneren sus derechos.

Es más... es mucho más dañino para el correcto desarrollo una ausencia de límites que un exceso de ellos.

Además, los niños saben perfectamente que los quieres, y ese es el otro 50% de la fórmula perfecta. Amor y disciplina está más que demostrado que son necesarios para desarrollar el famoso apego seguro del que hablan.

Un saludo y mucho ánimo!


Para saber cómo nos van las cosas en nuestro embarazo y otras reflexiones sobre crianza
Diario de un cacahuete

padresdetrillizas dijo...

Ja, ja, ja, Natalia, me ha encantado leer tu post inspirado por el mío, je, je... Aunque en realidad he de decirte que no les he dormido nunca en brazos. Creo que a veces no me explico muy bien... y mira que releo las cosas... el primer día que pasamos a las gemelas directamente a dormir (antes lo hacían, luego dejaron de hacerlo con los dientes y las dormíamos en hamacas 5 minutos y luego a la cama)pues eso, el primer día, que lloraron algo más, les cogimos en brazos para calmarlas un par de veces, pero un par de minutos y a la cuna de nuevo y despiertas aún...

Pero bueno, que el post no va de eso... yo nací sargenta, la verdad... como a veces has leído en mi blog, me cuesta mucho el desorden, recojo los juguetes 80 veces al día (mi marido se muere de la risa porque cuando termino con una cesta una niña ya la está sacando...), los horarios son casi inamovibles, hay abrazos, y besos, y juegos, pero no mucha tontería. Si están muy lloronas intento calmarlas sin brazos, poniéndoles música, que les gusta mucho, o distrayéndoles con algún juego que les guste, se les pasa, y se acabó. A veces, como piensa entrillizada, me gustaría ser un poco más "ligera" de mente... pero qué le vamos a hacer... creo que al tener múltiples son más los beneficios que los perjuicios... un abrazo enorme!!!!

M.Ignacia dijo...

Hija muy querida: "Quién lo hereda no lo hurta", así tan simple y claro.
Pienso que aun cuando hubieras tenido los niños de a uno, hubieras sido una mamá organizada y que pone reglas.
Recuerdo que yo era , de mis amigas, la más estricta. Tanto que ahora sé que de haber sido más dflexible hubiera podida amamantar más tiempo a mis hijos...
Sin embargo, soy una convencida de que los niños (también los adultos), necesitan normas, sin ellas viven en desconcirto e incluso se pueden sentir poco valorados...
Ser mandona te viene en el ADN jaja. Ojalá sepas dosificar ese rasgo, pero no lo dejes de lado, los niños necesitan orden y límites.
Te quiero mucho!!
Mamá

Natalia dijo...

Hola a todos!

Que los límites y normas son necesarios es algo que no pongo en cuestión. José Vicente: también trabajo con Psicóloga de niños y adolescentes y sé la importancia de los límites como un acto de amor, como un acto de contención hacia los hijos.

De lo que hablo es de algo un poco más rígido. Soy menos flexible de lo que quisiera, y mis hijos se dan cuenta de ello.

Mamá: sí, parece que nací sargento y esto se agravó con la maternidad múltiple. Lo habré aprendido de ti... Si tú lo dices...

Mis Mellis y Papás de Trillizas: la vida (O Dios o quien sea) sabe a quién le envía múltiples, jajajaja! Nos eligió a nosotros porque sabía que no daríamos paso al caos, ¿puedo pensar así?

Un abrazo para cada uno.

padresdetrillizas dijo...

Me ha encantado esa manera de explicarlo... a partir de ahora cuando me digan por ahí que afloje un poco, (y es que a veces me cuesta...) les diré esto mismo: me han tocado múltiples porque sabían que mi vida no se convertiría en un caos! Un abrazo!!!!!!!!!!!!!!!

EliMSha dijo...

Hola a todos! Aquí estoy para dar voz por otras opciones :)
Tengo trillizos de 26 meses y muy pocas reglas en casa. Aún hoy algunas veces se duermen a upa y sistemáticamente lo hicieron así hasta pasado el primer año. Nunca se les niega espacio en la cama grande y lo aprovechan. Hoy puedo salir a la plaza sola con los tres porque se portan muy bien y saben que pueden hacer y que no y lo respetan, pero con ánimo de colaboración. Son muy pocas palabras para explicarlo bien, pero simplemente quería decir que aquí estamos, que nuestra vida no es caótica y que ser flexibles nos ha resultado la mejor herramienta en función de buscar el bienestar de todos.

Natalia dijo...

Hola ELIMSha. Estoy segura que a la mayoría de las mamás y los papás múltiples que leen tu comentario les gustaría saber más detalles de cómo lo has hecho.

Personalmente. creo que recurrí a métodos más estrictos porque ví que de otra forma mi vida sería un desastre... Ya mis hijos tienen 9 años y no los veo traumatizados ni infelices, todo lo contrario. Pero otros padres que recién empiezan este camino tal vez se beneficiarían de saber cómo lo has hecho... A ver si nos cuentas un poco más (si tienes tiempo y ganas de hacerlo)

Un abrazo y gracias por tu comentario!

EliMSha dijo...

Hola Natalia, no tengo ninguna duda que tus niños son felices y confiados, tienen una mamá excepcional, te leo a menudo y te percibo como una mamá siempre atenta a sus singularidades y su demanda particular, siempre dispuesta a mirar su belleza y su potencial. Eso es magnífico.
Estoy segura de que no existe "la receta" para lograr que los hijos sean felices y que la vida no sea un caos con tantos niños de la misma edad en la familia. Sí me parece que hay riqueza en ver como para algunas familias la herramienta son las reglas y la rutina y para otras la flexibilidad, con resultados muy parecidos, nada más.
Hoy reflexionaba sobre los comentarios que tuve la primera vez que publiqué una nota referida a nuestro modo de criar a los niños. En general hemos recibido más críticas que halagos durante mucho tiempo. Las típicas bromitas acerca de que luego sólo la superniñera nos salvaría. Ha tenido que pasar un poco de tiempo para que la gente viera que nuestros hijos son educados (no unos santos, niños normales de 2 años, pero que se portan muy bien) para que las cosas empezaran a cambiar en cuánto a la forma de mirar nuestros métodos. Con gusto cuento lo que quieran saber, claro. Por lo pronto, si alguien desea, los invito a nuestro blog, ayer re publiqué una nota escrita sobre el tema de los límites hace un año atrás. Tendría que escribir algo más sobre las rutinas, que han ido variando y adaptándose tanto que merecen un capitulo aparte. Saludos y gracias por todos tus posteos, me gusta mucho leerte!

Eli

http://trillicidades.blogspot.com/

Natalia dijo...

Gracias ElimSha!!! Leeré tu blog y espero que otras mamás también lo hagan. La idea es que podamos conparir nuestras experiencias y aprender una de otras.

Cariños!

Anónimo dijo...

hola natalia encontre tu blog y kiero felicitarte porel equilibrio maravillosos que encontraste yo soy mama de trillizos que nacieron muy prematuros de 25 semanas y aun que les estableci una rutina como los horarios de comida aun sigo batallando para que duerman ya tienen 1 año 4 meses y no duermen toda lanoche esto ha sido en verdad muy dificil mi matrimonio se esta acabando por falta de tiempo y nome gustaria k eso pasara desgfraciadamente yo si los acostumbre a dormirlos con arrullo ojala y alguien me pueda dar un buen consejo