martes, 26 de julio de 2011

El Apego

El Apego está de moda. Todo el mundo habla de él, en los hospitales se habla de él, las madres hablan de él, todos saben que es importante. Sin embargo, muchos creen que sólo se trata de tener al bebé físicamente cerca. Y sí, la teoría comienza a partir de observaciones de animales que buscaban activamente la cercanía física con la madre para lograr protección y amparo. Sin embargo, con el tiempo, se ha convertido en una teoría mucho más extensa y profunda.

No pretendo dar cátedra sobre el tema. Pero sí me gustaría explicar algunos aspectos que, como profesional del área de la salud, me competen, y son tan importantes como permanecer físicamente cerca del hijo durante sus primeros meses de vida.

Un niño que puede tener a su madre físicamente cerca durante el tiempo que lo requiera, será un bebé más calmo y seguro. Sin embargo, también se requiere que ella esté emocionalmente disponible para él, que sea capaz de responder adecuadamente a sus necesidades y que esté en la disposición psicólogica para establecer un vínculo con él.

Más adelante, a medida que el niño crece, éste requiere salir a explorar el mundo, conocer sus posibilidades y experimentarlas. Para esto, necesita que la madre modifique paulatinamente el modo como se relaciona con su hijo, permitiéndole explorar sin miedo y encontrándose física y emocionalmente disponible para que él pueda volver a ella en busca de contención en caso de requerirlo. Esto es lo que se denomina una base segura.

A partir del tipo de vínculo que el niño crea con su madre, éste va a confiar o desconfiar en el mundo externo y en las relaciones que puede establecer con otros a medida que va creciendo. Es por esto que, de alguna manera, el modo como las madres nos relacionamos con nuestros hijos va a influir en  el modo como estos se acercarán al mundo en el futuro.

La autora Mary Ainsworth, quien investigó en profundidad este tema, describió tres tipos de vínculos, observados a través de diversos experimentos y mediciones:

Vínculo Seguro: El niño ha vivenciado la disponibilidad de su madre, por lo que confía en que ésta estará para él en caso de necesitarla. Por lo tanto, se siente y actúa libremente, explorando su entorno tranquilo en presencia de ésta. Con el tiempo, estos niños suelen volverse personas seguras de sí mismas y cómodas en relaciones de intimidad.

Vínculo Ansioso: El niño ha vivenciado tanto la disponibilidad como el rechazo de la madre cuando éste ha acudido a ella en busca de contención, por lo tanto, duda si acaso ella estará accesible cuando la necesite. En el futuro, estos niños serán, probablemente, personas inseguras y tenderán a aferrarse a aquéllas con las que establezcan relaciones por temor a perderlas.

Vínculo Inseguro: El niño ha vivenciado el rechazo o ausencia de la madre, por lo que está seguro de no poder contar con ella en caso de requerir contención. Con el tiempo, estos niños tienden a volverse personas evitativas, que otorgan escasa importancia a la intimidad y a los vínculos interpersonales, llegando a otorgar mayor valor al éxito personal o a otras variables de su vida.

He aquí la importancia de estar disponibles para nuestros hijos. No se trata sólo de tocarlos o acariciarlos (lo que, por supuesto, ayuda mucho) sino también de la actitud de incondicionalidad que una madre o cuidadora muestra hacia el niño. A partir de esta base es que nuestros hijos irán, en el futuro, forjando su autoconcepto, la idea que tendrán del mundo, de las personas y de las potenciales relaciones que puedan establecer con ellas.

Pero si nos hemos equivocado, nos hemos deprimido, hemos estado ausentes, agotadas o, en ocasiones, no disponibles, siempre es tiempo de reparar. No existen las madres perfectas, sólo las que intentamos acercarnos todo lo humanamente posible a nuestros hijos y a su espacio emocional.

17 comentarios:

siempre mamá dijo...

MUy interesante la entrada, es que a veces se habla de apego sin conocer lo que realmente significa

Ileana dijo...

Me ha gustado mucho.

Las teorías del apego y el vínculo (originalmente derivadas del psicoanálisis) están siendo demostradas hoy en día por la neurobiología: el niño que se siente seguro y satisfecho, desarrollará neurotransmisores y conexiones cerebrales que lo preparan para la paz, la autoestima, el amor, la confianza...

¡Nunca es tarde para mirar de verdad, para estar sinceramente, para conectarnos, para mirarnos desde adentro y poder construir vínculos sinceros con nuestros hijos, con nuestras parejas, con nuestros amigos...!

Gracias! Un abrazo!

Natalia dijo...

Hola Ileana!!! Gracias por tu aporte!!!
Y claro, nunca es tarde... es importante entender que no es una teoría que hable de determinismo.

Saludos!

FranciscaAzocar dijo...

Muy cierto tu articulo, por Dios que es importante el apego.
Para mí que trabajo todo el día, trato de estar con mi hijo el mayor tiempo que pueda. A veces me siento insegura y no sé si le entrego todo lo él necesita por el hecho de trabajar todo el día (el sentimiento de culpa típico), pero una psicóloga me esta ayudando y al parece aunque sea un par de horas al día que pases con tu hijo estando realmente conectada con él, no va a sentir que lo estás dejando de lado y puede crecer como un niño sano y seguro.

Adriana dijo...

Hola, Natalia.
Qué interesante e importante lo que comentas. A mí me causa un especial interés porque últimamente he recibido algunas críticas de gente cercana sobre lo apegado que está mí hijo a sus padres, él sólo tiene 21 meses y le cuesta estar en un lugar sin nosotros así que jamás lo dejamos. No puedo ir por la vida dando explicaciones y decir que estamos en un proceso de construir un vínculo seguro, que en su momento el podrá sentirse tranquilo lejos de nosotros. Sería muy bueno que más personas conocieran esto que explicas tan acertadamente.
Siempre un gusto leerte. Saludos.

Bren dijo...

Me pasa lo mismo que a Adriana... La gente ve negativo que un bebe este "apegado" a su mama "en demasia?", me vino muy bien el post, lo comparto a ver si tengo suerte y lo leen varios cercanos...

Zary dijo...

Muy bueno, claro, sencillo y al grano. Lo comparto en mi twitter.

myriam dijo...

Gracias natalia...muy interesante

alvarope@hotmail.com dijo...

Muy bueno, pero disiento, no veo la logica en el enunciado:
Vínculo Seguro: El niño ha vivenciado la disponibilidad de su madre, por lo que confía en que ésta estará para él en caso de necesitarla. Por lo tanto, se siente y actúa libremente, explorando su entorno tranquilo en presencia de ésta. Con el tiempo, estos niños suelen volverse personas seguras de sí mismas y cómodas en relaciones de intimidad.
En realidad el niño podria querer quedarse siempre junto a su madre, por que es mas comodo, y eso no le va a hacer mas independiente. Por otro lado, el saber que su madre esta siempre disponible, tambien puede hacerle pensar que la/s persona/s con la/s que tenga vinculos (sea amistad o pareja) tambien estaran disponible siempre que el lo necesite. Y si no es asi, causarle frustracion.
Para gustos, colores.

Natalia dijo...

Hola Álvaro. La madre debe estar presente físicamente al principio porque los niños son concretos. Más adelante, el pensamiento se vuelve más abstracto y el niño adquiere constancia objetal (comprende que el hecho que la madre no esté físicamente no implica que no estará disponible para él) porque lleva una introyección de la imagen materna.

Y sí, es cierto que la madre debe, paulatinamente, comenzar a "fallar" o retrasar la respuestas a las necesidades del hijo... para que éste no crea que el mundo gira alrededor de sus deseos, pero siempre contando con esta BASE SEGURA que es el hecho de saber que ella estará disponible si él está cansado, angustiado, austado, etc.

La verdad es que el tema da para demasiado... hay post grados sobre esta teoría, sólo quise hacer algunas distinciones entre lo que se cree popularmente y la profundidad que alcanza la teoría del apego.

Saludos.

100% Mamá dijo...

Me encanto!!!

Gracias por la informacion tan aclaratoria....

Anónimo dijo...

Me gusto mucho. Aunque discrepo un poco en que lo que tu señalas signifique estar con los hijos pegados todo el día al lado de uno (lo lei en un comentario). Conozco un caso de una mamá que hace eso y su hijo se nota muy inseguro, necesita la aprobación de ella para todo y tiene 5 años. Creo que el que ella haga esto con su hijo, demuestra tambien la angustia de ella por dejarlo solo. Creo que la "disponibilidad" es más afectiva, si los niños se sienten seguros ellos mismos se atreven a alejarse fisicamente de la madre. Regalones, pero NO mamones (es mi lema). Yo siempre estoy aquí para ellos, pero el primer día que los dejé en el jardin me miraron y dijeron: Ya, te puedes ir jajajaja (si no hubiese sido así, me quedo con ellos hasta que me de cuenta que no les genera angustia que yo no me quede).
Me gustó mucho este post.

Natalia dijo...

Hola Anónimo. Estamos absolutamente de acuerdo! La disponibilidad física debe ocurrir sólo durante los primeros meses. Luego, el niño logra, junto con una mayor capacidad de abstracción, comprender que la madre puede no estar físicamente pero siempre disponible emocionalmente.
Es así la teoría... jamás pretendiendo que la madre permanezca pegada a su hijo siempre. De a poco debe ir dejándolo explorar y alejarse, sin mostrarle anisedad, para hacerlo sentir seguro en diferentes contextos.
Saludos.

Anónimo dijo...

Disculpa por el "anonimo", me llamo Mabel!

Paulina dijo...

Natalia:
Podrías escribir un post explicando que significa realmente la frustración y que es necesaria para criar hijos saludables...es un concepto tan utilizado pero la verdad no muy bien entendido.

Muy bueno el post...como siempre

Natalia dijo...

Buenoa idea Paulina!! Un día de estos lo escribiré. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracia por esta informacion tan indispensable...

Adiz...