miércoles, 28 de diciembre de 2011

Nostalgia v/s Los Beneficios De Tener Hijos "Grandes"

Es cierto que, como ya dije una vez en un post dedicado al tema, soy una mujer sumamente nostálgica. Y el hecho que mis hijos crezcan todos a la vez no hace más que agravar la situación. Ya no tengo guaguas (bebés) y creo que tampoco niños chicos. Ver las fotos de hace unos años me hace sentir orgullo por los logros alcanzados pero también muchísima nostalgia por esos niños pequeñitos que no volverán aunque me empeñe en decirles una y otra vez que siempre serán mis güagüitas.

Sin embargo, debo reconocer que tener niños "grandes" tiene sus beneficios, y éstos no son pocos.

Primero están los más obvios: no tener que cambiar pañales, darles la comida en la boca, caminar por la calle sin miedo a que se suelten y desaparezcan, poder estar sentada frente al computador o viendo una película sin temor a que metan los deditos en un enchufe o se traguen algo peligroso. En fin, está todo lo relacionado con la autonomía de ellos que me hace más independiente y libre para hacer y estar.

Y también están los otros beneficios, los que no son tan evidentes pero tanto o más valiosos que los primeros. Está la sensación de estar acompañada y no siempre a "cargo de", la agradable experiencia de tener conversaciones interesantes en las que no sólo me dedico a explicar o enseñar, sino también a escuchar e intercambiar opiniones. Está la sensación de comenzar paulatinamente a convertirme en expectadora de las vidas de mis niños, pero no una expectadora que está excluída, sino una que entra y sale según ellos van necesitándome. Está la sensación de poder confiar poco a poco en ellos, en lo que han aprendido en estos 9 años y en lo que son capaces de hacer por ellos mismos.

Ya no debo controlarlo todo. Y, extrañamente (porque tiendo a ser muy controladora), esta nueva experiencia me agrada. Es el orgullo de haber educado a unos pollos que cada vez más se parecen a unos seres humanos autónomos, con opinión, con responsabilidad, con la capacidad de hacerse cargo de algunos aspectos de ellos mismos.

Hace tiempo ya que compramos los últimos audífonos de Cristóbal. Los primeros los recibió cerca de los 7 meses de edad. Evidentemente, su padre y yo se los poníamos, limpiábamos, cambiábamos sus pilas, etc. El segundo par lo compramos cuando tenía unos 3 años y fue más o menos lo mismo: él recibía nuestros cuidados y el de sus aparatos de manera completamente pasiva. El par de audífonos que mi hijo tiene hoy no sé encenderlos ni apagarlos, creo que no se los he puesto nunca, y las pilas las cambia él cuando los aparatos "avisan" a través de un sonido especial que ya queda poco tiempo para que se agote la batería.

Cristóbal se hace cargo, hasta donde puede, por supuesto, de su discapacidad. Él está pendiente de no mojar sus audífonos porque sabe cuánto los necesita y de guardarlos en un lugar alto porque hemos sabido un par de casos de perros que se comieron los audífonos de sus amos.

Es sólo un ejemplo. Lo mismo ocurre con muchísimos detalles más en la vida cotidiana de mi hijos. Y aunque no me guste haber perdido a mis guaguas, me encanta sentir que el trabajo realizado con ellos rinde frutos, que son cada vez más libres y que, de alguna manera, eso me da más libertad a mí también.

Y como nada es para siempre, no quiero olvidarme de sacarle provecho a ésta y a cada etapa de sus vidas. Dentro de nada me los voy a encontrar pidiéndome el auto o saliendo de vacaciones solos con un grupo de amigos. Cada etapa tiene su encanto, y estoy decidida a disfrutar cada una todo lo que pueda.







6 comentarios:

Chitin dijo...

Cuanta verdad en tus palabras! mi peque está a punto de cumplir 5 años y ya me parece un niño grande, puedo dejarle en el salón viendo una peli de dibujos y yo estar en la cocina preparando la cena. Pero echo de menos el cogerlo en brazos, ahora con la barrigota no puedo ya con él ... así que estoy deseando que llegue la chiquitina para poder repetir esa experiencia, el "olor a bebé", además ahora pudiendo compartirlo con el peque. Mi marido me recuerda la otra parte, los pañales, el alimentarlo cada pocas horas, las noches durmiendo a ratos ...

Maria dijo...

Me enacnta leer la paz y la tranquiladad con la que expresas todo, como eres capaz de sacar el lado bueno de todo y disfrutar de cada momento... Tus nenes son ya "mayores" pero sigues viviendo sus avances como si fuera la primera vez, felicidades. Un besito

MisMellis dijo...

Cada etapa tiene sus cosas buenas y sus cosas malas... de bebés me agotaba tanto pañal y tanto biberón y el trabajo amontonado, pero me encantaba verles evolucionar y crecer...
Ahora con un año me agota estar todo el día pendiente de que anden y no se escalabren, pero me encanta cuando se sueltan y dan tres pasos antes de caer de culo....

Andrea y Romina IntegrameIntegrate dijo...

HOLA NATALIA! ME ENCANTO ESO QUE DECIS " A CARGO DE" ES VERDAD!
Uno empieza a vivir otras cosas.. es como contaba Mama Terapeuta en su reciente post, que tener ese tiempo que antes pensaba que no iba a tener.. lo tuvo.
Y creo que cuando los niños crecen empezamos a tener mas de "esos tiempos" mirar una película, salir solos sin ellos porque otros puede cuidarlos sin mucha exigencia, bañarse TRANQUILA!
jajaja porque hasta eso por momentos parecía complicado no?
Da nostalgia pero también satisfacción de verlos, de saber que ahí estas vos, y ellos tb están ahí.. y que la dependencia pasa a ser independencia DE AMBAS PARTES!


SALUDOS!!

cintia dijo...

Yo soy muy nostálgica también y ya me da pena desde ahora cada poquito que crecen o cada vez que veo que les quedan cortas las mangas del body o no les entra un zapato...mis bebitos se hacen mayores y no podemos hacer nada...Es como un poco de amor-odio a esto, porque por otro lado cada dia son más graciosos, cada dia hacen una monería nueva, dicen una palabrilla nueva o hacen algún pequeño logro que te llena de orgullo. Es el yin y el yan.

Una madre Pikler dijo...

yo tengo todo tiempo el corazon partido porque se hacen grande y me encanta y porque no quedaron chiquitos. Una pregunta a las madres multiples... no se quedaron con ganas de tener un bebe de a uno, para no tener tiempos ni apuro ni sentirse dividida...pero ademas las que tiene varios de a uno, repiten todo. debe ser re lindo.... YO NO PUEDO MÁS QUE DECIR QUE ME SIENTO UNA BENDECIDA POR MIS MELLIS Y NO PUEDO PEDIR MÁS ...BESOS, LUCRE
SIGO LLORANDO CON TUS ENTRADAS