martes, 18 de octubre de 2011

¿Quieren Saber Cómo lo Hice?

Cada vez que una amiga o una conocida tiene un hijo sano que se despierta por las noches, que a veces llora sin un motivo evidente, que se alimenta cada dos horas o se hace en los pañales a cada rato, me preguntan lo mismo. Cada vez que una madre está gordita por los kilos que quedaron después del embarazo,  que las ojeras le pintan la cara, que está agotada, que echa de menos su vida social, su vida de pareja o su trabajo, me preguntan lo mismo: "¿Cómo lo hiciste tú con tres y más encima prematuros, siempre enfermos, con reflujo severo, etc.?". Algunas me dicen que me admiran, que me "sacan el sombrero", que ellas no hubiesen podido, etc.

Y bueno. Lo hice lo mejor que pude. Lo hice con toda el alma y la energía que tenía. Lo hice como me salió, tratando de tomar fuerzas de donde no las había. Lo hice sacrificando mi vida personal. Lo hice disfrutando y sufriendo. Lo hice llorando de cansancio y riendo de felicidad. Lo hice como me resultó no más. No demasiado bien, pero tampoco demasiado mal. Más bien diría que la balanza se inclina hacie bien porque el resultado son tres niños maravillosos y felices.

El caso es que cualquier madre hubiese podido. A veces creemos que no podríamos hacer tal o cual cosa, hasta que la vida nos pone un desafío por delante, lo enfrentamos y nos resulta! Es que no somos conscientes de la fortaleza interna y física que tenemos hasta que la ponemos a prueba.

Otra mamá lo hubiese hecho de diferente manera. Tal vez un poco mejor o un poco peor que yo, pero al fin y al cabo, hubiese salido adelante igual.

Hay que decir que sin mis redes de apoyo, sin "los nuestros", sin el maravilloso pediatra de mis hijos todo hubiese sido más difícil. Pero el barco lo llevaba yo, la responsabilidad era mía, y los crié lo mejor que pude. Con paciencia, con frustración, con amor, con cansancio... Como pude no más.

La experiencia de haber sido madre de estos tres monstruitos me llevó a creer en mí mucho más que antes. Ahora sé que hay muchos desafíos que puedo enfrentar, aunque a veces me cueste creerlo. De hecho, estoy empezando a planear nuevos desafíos en otras áreas (no tengo intenciones de volver a tener trillizos, jeje!) y no me da el miedo que me hubiese dado antes de conocer mi fortaleza.

Así es que cuando la pregunta es "¿Cómo lo hiciste?", la respuesta es "Lo mejor que pude". Y estoy orgullosa de ello :)





17 comentarios:

Carol dijo...

Es cierto, nadie puede decir "yo no podría" hasta verse en la situación. Te felicito por esos 3 monstruitos :) Una foto preciosa.

Besos!

Natalia dijo...

Gracias por las felicitaciones!

Claro... Tengo una conocida que es mamá de quintillizos, y también pudo! Nunca digamos nunca!

Un abrazo!

briseida dijo...

¡Y es para estarlo! :)
Es cierto, no sabemos hasta dónde podemos llegar hasta que lo intentamos (o nos vemos obligados a intentarlo)...

Zary dijo...

Muy bien dicho!! Hermosa foto!! Felicidades!!

Saavedra dijo...

es cierto, todas podemos , pero igual es admirable. cuando estoy media sobrepasada con mi monstrua pienso siempre en dos personas: la hermana de mi abuelo que tuvo 16 hijos y una tia que tuvo 7, pienso como lo hacian!
linda foto, lindos los tres, pero ese pedro es demasiado ricooo, dile que soy su fan ;)

Una madre Pikler dijo...

lo mismo sos una genia! yo soy madre de mellizos!!!
saludos,
lucre

Natalia dijo...

Saavedra: gracias por tus palabras, y por ser fan de Pedro. Sus hermanos se roban las miradas y los elogios en general... necesita empezar a coleccionar fans ;-)

Madre Pikler: te apuesto que también te preguntan como lo has hecho con dos. Bueno, se puede con uno, con 5 y con 10 también!!!

Un abrazo para las dos!!!

trestrillistigres dijo...

Yo también soy fan de Pedro, quizá porque me recuerda mucho a mi flaquito, que es mi niño mimado.

Tengo que decirte primero que lo que te preguntaría yo es como lo hiciste para conservarte tan guapa. Estás como una niña de 18 años!

Lo de que cualquier mujer podría es cierto. Igual que cualquier mujer puede con uno que ya es un desafío, pues es lo mismo, un poco más intenso pero igual en la base. Quizá como dices, lloramos un poco más y también reimos más, dormimos un poco menos y también disfrutamos con más momentos graciosos. Un poquito más de cositas buenas y de cositas malas. Pero al final yo creo que merece la pena, y sobre todo porque yo veo a los niños delices de tener dos hermanos, se divierten mucho entre ellos, se enseñan, se siguen, se rien a carcajadas, sólo por eso merece la pena. Un beso, que ya me enrollo!!!

Fernando dijo...

Hola Natalia, te he encontrado de casualidad, me ha gustado mucho tu entrada. Todos intentamos educar a los hijos lo mejor posible, y si nos equivocamos sólo sirve para saber que lo podemos hacer todavía mejor. Un abrazo. Fernando.

Chitin dijo...

Yo pienso que no sabes de lo que eres capaz hasta que no te ves en la situación. Mucho más si la situación tiene que ver con una maternidad deseada, por muchos que sean los problemas, los inconvenientes, las mujeres tenemos una fuerza dentro que hace que podamos! aunque por supuesto tener a la familia cerca hace que las cosas sean más fáciles y llevaderas.
¡Preciosa la foto!

Entrillizada dijo...

Me gusta mucho leerte. Yo misma a veces también me hago esa pregunta, y como dicen por aquí, pienso que no sabemos de qué somos capaces hasta que las situaciones se nos presentan. Bonita foto!!!

Natalia dijo...

trestrillistigres: una fan más para la colección de fans de mi Pedro. Se lo haré saber! Es el más vulnerable de los tres, necesitas sus fans :). Después de todo lo que dices, la consulsión es que nuestra vida es más intensa: más feliz, más triste, más canasadora, más satisfactoria... O sea, más intensa!!! Me gusta ;)

Fernando, Chitin y Entrillizada: Creo que, finalmente hemos llegado a la misma conclusión. Ahora sólo nos falta ser conscientes siempre del poder que tenemos (escondido o sin expresarse).

Un abrazo para cada uno!

Vicky dijo...

No podrías haber dado una mejor respuesta!
También me lo han preguntado y siempre digo lo mismo todas podrían, yo nunca imaginé que sería mamá de gemelas, no teniamos por donde, era algo que ni siquiera pensé, y aquí estoy 3 años después y también siento que lo he hecho lo mejor que he podido, a mi forma, con mis errores y con mis virtudes, pero feliz y agradecida de vivir esta experiencia.

Natalia dijo...

:) Así es Vicky!!! Tal vez si intentas "buscar el hombrecito" te salen un par más, jajajaja! Igual se puede!

Un abrazote!

Irantzu dijo...

Preciosos tus 3 pequeñines!
Muchas veces te leo, pero sin comentar... hoy con esa bella foto me inspire...
Sobre "poder" y "no poder", es muy cierto que uno cree que no sera capaz de ciertas cosas hasta que se ve en la situacion, y termina sacando fuerzas de no sabe donde...
Igualmente meritoria tu crianza! Madraza!

Natalia dijo...

Hola Irantzu. No sabes cuánto me alegra cuando alguien que nunca había comentado, lo hace. Te espero por aquí más seguido :)

Un abrazo!

El oficio de ser mama dijo...

Si yo me enrredo con una sola no me imagino con 3!! jejeje y pues las fuerzas, las ganas uno las saca del imenso amor que le tiene a los hijos, y la recompenza es lo mejor, sus sonrisas, sus avances, verlos crecer, por todo eso las lagrimas, el cansancio, las ojeras, los kilitos de mas valen la pena. Excelente post como siempre! Un abrazo con toda mi admiracion y respeto! Carolina