sábado, 19 de marzo de 2011

"Estos Niños" (acerca de la discriminación)

Hace ya un par de semanas empezó el nuevo año escolar, y esta madre, aparte de ocuparse de libros, cuadernos, uniformes y un etcétera casi infinito, debe procurar saber quiénes serán las profesoras de su hijo hipoacúsico, hablar con ellas, explicarles sus dificultades y pedir que lo pongan en el primer asiento y le repitan todas las veces que sea necesario aquéllo que no alcanzó a escuchar.
(Para los que no saben lo que significa la palabra hipoacusia, debo explicar que equivale a ser sordo. El problema es que cuando se dice "sordo" las personas piensan en alguien que no escucha nada... y la realidad de la mayoría de las personas "sordas" no es así. Casi todas tienen "restos auditivos", es decir, escuchan algo, pero menos que el resto. En el caso de mi hijo Cristóbal, su hipoacusia es severa, lo que significa que sin sus audífonos escucha bastante poco y con ellos, lo suficiente como para funcionar de manera cercana a la "normalidad").
Bueno, después de esta explicación técnica que, creo, era necesaria, puedo relatar que el primer día de clases de este año, como todos los anteriores, me preocupé de dejarlo sentado en el primer asiento. La profesora que dicta la mayoría de las materias es la misma del año pasado y lo conoce perfectamente, por lo que pude ahorrarme la explicación acerca de sus necesidades especiales.
Sin embargo, al finalizar el primer día escolar, Cristóbal llegó del colegio algo preocupado explicándome que la profesora de inglés no es la misma del año anterior, por lo que al día siguiente me acerqué a la nueva profesora junto con mi hijo para que entre los dos pudiéramos explicarle que él puede y quiere aprender inglés, pero necesita algo de ayuda. Por ejemplo, que le repitan las palabras en los dictados si acaso él no las ha podido captar bien.
Y la reacción de ella me sorprendió enormemente... Rápidamente, y antes de haberle siquiera dirigido la palabra a mi hijo, me sugirió eximirlo de inglés. Su argumento fue sencillo: ella tiene experiencia con "estos niños" y sabe qué es lo mejor para ellos.
No puedo ni imaginar mi expresión en el momento en que la escuché... una mujer que no sabe quién ni cómo es Cristóbal discriminándolo a priori por ser uno de "estos niños"!!!
Lo más amablemente que pude, le expliqué que mi hijo es brillante, que siempre ha sacado nota máxima y que puede aprender lo que se proponga en esta vida si hay alguien dispuesto a repetirle en caso de necesitarlo. "Te pido que primero conozcas a mi hijo y luego hablamos de este tema", agregué, aguantando la impotencia enorme que se siente cuando alguien pretende segregar a tu hijo sin siquiera conocerlo.
Evidentemente, sé que la intención de la profesora no era discriminarlo, sino facilitar-le y facilitar-se la vida, sin embargo, no sé si en algún momento podrá ella sopesar las consecuencias que una actitud como la suya puede tener a nivel emocional en un niño con necesidades especiales.
El día anterior al primer dictado de inglés, yo tuve mucho trabajo y no pude ayudar a mi hijo a estudiar. Sin embargo, procuré que pudiera hacerlo con ayuda porque POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA me importó que mi hijo sacara nota máxima.
Por supuesto, se sacó un 7 (como casi siempre) que llegó exhibiendo a la casa feliz y con alivio. Para él también era importante demostrale a la profesora de lo que es capaz.
Me pregunto cuántes veces, y sin quererlo, habré discriminado yo a alguien pensando que su discapacidad no le va a permitir lograr tal o cual cosa. Me pregunto cuántas veces habré etiquetado a alguien sólo por su diagnóstico, sin saber su nombre, sin conocer sus ganas de salir adelante, sin ver a la persona sino a la etiqueta.
Sin duda, mi hijo Cristóbal le dará una lección este año a su profesora de inglés. Y tengo la esperanza de que gracias a él, ella nunca más vuelva a hablar de "estos niños" sin darse el tiempo de mirar a cada uno a los ojos y conocer al ser humano detrás de la etiqueta.

13 comentarios:

Mamá Terapeuta dijo...

Un post maravilloso, Natalia.

Ardí en furia cuando leí su respuesta, me imagino que un décimo de lo que ardiste tú.

La verdad? Me da mucha lata que sean nuestros hijos los que tienen que andarse molestando de hacerle entender a 'esta gente' que todos somos igual de valiosos y con los mismos derechos.

Un abrazo gigante para Cristóbal.

Natalia dijo...

Hola Sonia. La verdad es que hace un tiempo Cristóbal me dijo algo así como: "No quiero ser yo el que le enseñe a las otras personas a respetar al resto".

Es una responsabilidad impuesta para un niño muy chico, que sólo debiera estar preocupado de jugar y aprender...

Pero para eso tiene esta mamá, que lo va a apoyar SIEMPRE que él se vea enfrentado a una situación que le queda grande.

No está sólo en esto... y él afortunadamente, lo sabe.

Un abrazo gigante también para ti y la Ro.

camila dijo...

Cada vez que escucho de discriminación para niños en los colegios, me comienza un dolor en la guata, y pienso en mi hija Camila, necesitamos colegio para el próximo año, y dudo mucho que la acepten en el colegio que yo la quiero matricular, debido a su problema de lenguaje y su déficit atencional, cosas que sacan roncha entre los profesores ya que quieren alumnos de excelencia, y yo se que mi hija es inteligente solo necesita paciencia, debería haber un ramo en las facultades de educación que enseñara empatia...

Natalia dijo...

Hola Camila. Tal vez las dificultades de tu hija serán un desafío para ti y te harán replantearte lo que esperas de un colegio... Tengo pendiente un post sobre la elección de colegios, pero te adelanto que mi experiencia personal me hizo cambiar mucho la idea sobre lo que considero un "buen Colegio".
Que tengas mucha suerte!!!!

camila dijo...

Gracias!!!! espero con ansias tu post

Albertina dijo...

Fabuloso, Cristóbal!!! Que niño tan enorme...

Natalia dijo...

Hola Albertina. Sí, Cristóbal es un niño maravilloso, realmente especial :))))
Gracias por tu comentario.

Paula dijo...

Grande Cris!!!!

Betzabe dijo...

Me encanto el post Natalia ya lo sabes, lo he difundido tanto como he podido,mi hijo Diego con trastorno generalizado del desarrollo no especificado, asiste a un preescolar donde ven clases de ingles, la unica adaptacion curricular que ha necesitado hasta entonces, es que en lugar de responder hablando tenga opciones de responder señalando con su dedo las opciones, escogiendo fichas, objetos, etc ya que mi niño no tiene lenguaje verbal, solo unas pocas palabras. Muchos dijeron, incluyendo terapistas de lenguaje, que estaba contraindicado, que estudiar ingles solo lo confundiria, pero el psicologo y el neurologo nos dijo que Diego no tendria mas confusion que la que tiene un niño neurotipico ante dos idiomas!!! "Estos niños" solo necesitan que "esta gente" se informe, estudie, se actualice y hasta se ajuste a la ley que indica que "estos niños" tienen el mismo derecho a una educacion de calidad y por lo tanto deben tener todos los recursos necesarios para desarrollarse. En el caso de Cris necesita esta delantepara escuchar mejor y que se le repita cuando haga falta, en el caso de Diego necesita estar adelante para mejorar su atencion, que se confirme con el si entendio la informacion y que se le de una opcion no verbal de responder!!!

Natalia dijo...

Hola Betzabé, estamos completamente de acuerdo en todo. Pero en lo que, creo, nos fata hacer énfasis, es en las GANAS que tienen "estos niños" de aprender. ¡Quieren explorar, conocer el mundo y sentirse orgullosos de sus logros! Ése es mi mayor motor...

Un abrazo.

Alejandra dijo...

Hola Natalia, acabo de conocer tu blog, llegué a ti a través de Mamá Terapeuta. Soy mamá adoptiva de una nena de 6 años que llegó a nuestras vidas con 2 añitos y un terrible y equivocado diagnóstico de retraso mental y retraso severo en el desarrollo (no hablaba ni caminaba). A base de mucho amor, apoyo y terapias, al día de hoy su desarrollo está casi al nivel de su edad, hoy me abriste los ojos, me hiciste dar cuenta que tal vez sin quererlo y en mi afán por protegerla de malas experiencias, he aceptado que en el colegio la eximan de ciertas tareas, como el inglés!!! Gracias, no más "proteccionismo", apoyo total a que explore y se sienta orgullosa de sus logros!!

El oficio de ser mama dijo...

Yo he pasado por esas miles de veces!! Y me da rabia!! me lleno de ira y me provoca golpear al que hace ese tipo de comentarios!! Mi hija es perfecta, inteligente y es capaz de muchas cosas que otros niños "normales" no pueden hacer. Me da miedo que las personas en un futuro la discriminen cuando este en el colegio, siento esa necesidad de protegerla para evitarle el sufrimiento por las burlas y comentarios de los demás, me preocupa que eso la afecte emocionalmente...

Natalia dijo...

Hola Carolina. Yo pienso que éste es el momento indicado para fortalecerla y hacerle sentir todo lo que vale. Es importante que te vea ir por la calle orgullosa de ella y que te escuche defenderla de la discriminación para que más adelante pueda enfrentarse sola a los prejuicios y a las personas cerradas de mente que no entienden nada de la vida.

Abrazos!