martes, 24 de mayo de 2011

Mi Querido Blog

Todo Comenzó de la siguiente manera: desde siempre, incluso desde los tiempos en que mis hijos entraban y salían de la Neo, tuve la necesidad de escribir lo que estaba ocurriendo. No tanto para desahogarme (creo que era una época en que ni siquiera era capaz de hacerlo), sino, más bien, como un modo de dejar plasmadas vivencias muy confusas y complejas, tanto en lo práctico como en lo emocional. Tal vez tenía miedo que, en medio del caos, todo en mi cabeza se "revolviera" y que los recuerdos se volvieran imprecisos y caóticos. Pero no era el momento de comenzar a escribir. Cada vez que lo intentaba me enredaba en palabras introductorias, rompía una y otra hoja de papel y todo terminaba en nada.

Sin embargo, cosa extraña en mí, me tuve paciencia. Siempre supe que llegaría el momento de escribir la historia de mis hijos, nuestra historia. Mi único temor (puede parecer algo exagerado, pero yo no lo sentía así) era morir un día cualquiera sin haberles dejado la herencia de su historia narrada por su propia madre. Intenté una infinidad de veces comenzar a escribirla, pero el resultado era siempre el mismo: sensación de confusión, de no saber por dónde empezar y de que las palabras por plasmar eran tantas que no fluían de mí.

Hasta el día en que tuve entre mis manos el libro Mamá Terapeuta de mi querida amiga Sonia. Ese día, en la librería, mientras me aprontaba a pagar mi ejemplar, sentí que estaba lista para escribir, y partí corriendo a mi casa a empezar con la ardua tarea.

Fueron meses de llorar y fumar noches enteras sentada frente al computador echando mano a los recuerdos más intensos de mi vida. Sabía que mi libro era un regalo para mis hijos, pero que lo leerían al crecer, cuando sus corazones estuvieran preparados para saber del amor y el dolor que se entremezclan en nuestra historia. Por lo tanto, no hubo filtro al escribir, simplemente lo hice y, un día cualquiera, di la tarea por terminada.

Al tener el libro impreso en mis manos (sí, lo quería concreto, asi que lo imprimí y lo mandé a anillar), noté que había algo más: quería publicarlo para que otras madres y padres pudieran leerlo y sentirse identificados, acompañados, menos solos de lo que yo llegué a sentirme años atrás. Hice algunos intentos: llevé copias a algunas editoriales, pero de la mayoría de ellas ni siquiera recibí respuesta.

Y como soy porfiada, hace un par de meses, mientras le daba vueltas en mi cabeza a mi necesidad de compartir mi experiencia, decidí crear este blog. Al principio sin muchas expectativas, pensando que tal vez sería un proyecto que dudaría poco tiempo. Sin embargo, nada perdía con intentarlo.

Han pasado menos de 3 meses desde que comencé a escribirlo y ya me ha dado más satisfacciones de las que esperé recibir en años. Lo siento parte de mí, lo necesito, y muchas veces percibo, a través de los comentarios de sus lectores que he colaborado con mi granito de arena: hay madres y padres que se identifican en él, que se sienten menos solos de lo que se sientieron antes. Con eso me doy por pagada.

Muchos me preguntan cuánto tiempo me ocupa el escribirlo y si vale la pena destinarle tanto de mí. La respuesta es simple: me ocupa tanto tiempo como quiero y puedo destinarle, y, definitivamente, vale la pena... por mis hijos, por mí y por las personas que no conozco pero me leen.

Tal vez no dure eternamente. Quizás algún día sienta que he llegado al punto de topar fondo, pero qué importa, si en menos de tres meses he sentido que he ganado mucho más de lo que he sacrificado en él.

Quiero mucho a mi blog. Es como un hijo al que he ido creando a mano, sin orden, sin obligaciones, sin imposiciones y a mi propio ritmo.

Si ud. está pensando en comenzar a escribir uno, hágalo ya!, No se pierde nada y se gana demasiado.

11 comentarios:

May dijo...

Siempre te leo, y no te he comentado nunca (raro en mí, que siempre comento todo lo que leo) pero esta vez he creído oportuno decirte que has hecho muy bien, que ahora que escribes tu historia, en pasado, y desde una perspectiva más lejana, haces que sea más profundo y con mucho sentido, no me extraña que quieras tu blog, es para hacerlo. Yo también lo quiero. Besos.

Carolina García Gómez dijo...

¡Y felicidades por hacerlo Natalia! Tu Blog hace parte de mis lecturas casi que diarias y me encanta. Me siento identificada con vos en muchos aspectos y me encanta esta red que se forma, siempre lo he dicho: SENTIRSE ACOMPAÑADO HACE UNA GRAN DIFERENCIA. Y aquí estamos, todos los padres de niños con discapacidad echándonos la mano y recordándonos que la vida nos sonríe en cada esquina.

@Mousikh dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Yo me animé a crear mi blog hace unas semanas y estoy muy contenta con ello. Para mí, escribir es algo casi terapeútico, mi momento para mí sola del día. Y además me apetece que un día mi hijo pueda leerlo y conocer el otro lado. 

carmengloria dijo...

En mi caso me siento muy identificada con tu blog, y como dices, me he sentido menos sola..... además me ha servido para compartir emociones que siento, muy profundas, y que no he logrado verbalizar... entonces le leo algunos post a mi marido, comparto otros, y he enviado por mail a algunas personas uno que otro. Y así siento que me pueden entender mejor, y que pueden aprender de una realidad que les es tan ajena como lo era para mí. Espero que llegue el día en que me atreva a escribir.... Gracias y un abrazo grande!

Jeza Bel dijo...

Pues tienes toda la razón!...a mí tambien me encanta dejar plasmado el día a día de mi pequeña o las cosas que se me pasan por la cabeza desde mi reciente maternidad y la verdad que sólo llevo un par de mesecitos y estoy encantada de la vida, leo historias de otras madres que me encantan y vuestros blogs y el mío se han convertido en algo necesario para mí!
Así que te doy las gracias y te animo a que sigas escribiendo por mucho tiempo!!

Zary dijo...

Hola!!! Estoy de acuerdo contigo. Mi blog cumplió 6 meses el domingo y , la verdad se ha convertido en mi mejor amigo. No se como no lo había hecho antes, pero todo llega a su debido tiempo. Te felicito por tu blog, y disfrútalo todo cuanto puedas!

Francisca dijo...

Natalia
La verdad me encanta tu blog, me ha servido mucho para reflexionar , recordar mi propia experiencia, cuando has escrito y como has enfrentado el dolor por ejemplo , en fin muchas… cosas que me han llegado profundamente. Sigue adelante!

Nalleli dijo...

Hola Natalia, como ya lo eh escrito me encanta tu blog, y te considero un ejemplo de vida.
Por eso te eh dejado un premio en mi blog (http://mividaes-marikry.blogspot.com/2011/05/premio-pera.html), besos para ti y tus hermosos.

Adriana dijo...

Pues enhorabuena por este proyecto. Te leo siempre que puedo y me encanta. Saludos.

Andrea dijo...

como lo dije, el blog a mi me ha curado el alma! :)

Mari Carmen dijo...

Descubrí este blog hace muy poquito tiempo, y lo voy leyendo poco a poco. Este post me ha gustado porque me ha recordado mi propia necesidad de dejar constancia por escrito de ciertos acontecimientos. Aunque siempre me gustó escribir, lo había dejado aparcado y nunca lo hice de forma pública (antes no existía internet!!!), pero tras mi divorcio sentí la necesidad de expresar por escrito lo que estaba viviendo, primero de forma privada y después en un blog. Me hizo mucho bien; como dices es mucho lo que nos da.
Enhorabuena, sigue con ello... y aprendo con lo que dices.También me gustó mucho el post anterior a este.
Un saludo desde el otro lado del Atlántico