lunes, 9 de mayo de 2011

Prematurez (Parte V). La Primera Vez.

La primera vez siempre es memorable. A veces es emocionante, otras veces un poco traumática. Pero es la única vez que, seguro, recordarás para siempre. Después pueden venir otras cientos, miles o millones de veces que, tal vez, queden grabadas en tu memoria, pero la primera, sólo por el hecho de serlo, no se olvida.

El día de nuestra primera vez llegamos sin saber que lo sería. Fue una sorpresa que nos tenían, fue un regalo inesperado. Veníamos sin expectativas y de pronto nos avisan que estábamos preparados, que podíamos hacerlo cuando quisiéramos, que ya era la hora de hacerlo.

Gracias a un médico que cargaba a todas partes su cámara digital (no tan comunes en esos tiempos como ahora) y que nos ofreció inmortalizar el momento, tenemos un par de fotos de esa primera vez. Nosotros estábamos más pasmados y emocionados que otra cosa. Él se hizo cargo de recordarnos que ésa era una ocasión importante. Siempre me acuerdo de él. Siempre se lo agradeceré. Él entendió en ese momento mucho mejor que nosotros, que esa vez sería memorable.

Habían sacado por fin a Pedro de su incubadora y lo tenían en una cunita. Estaba tan arropado que a penas se le veía la carita. Estaba aprendiendo a regular la temperatura.

El doctor nos hizo sentarnos en unas sillas, las matronas nos ayudaron a cargar a nuestros hijos y ocurrió el momento: la primera vez que toda nuestra familia estuvo junta.

Sólo puedo agregar que ahora, al mirar la foto, veo que todo valió la pena. En ese momento no vi nada de nada. Sólo sé que me temblaban las manos y la pera, y que me costó trabajo sonreír.

Les dejo la foto de nuestra primera vez:


En mis brazos: Pedro y Cristóbal. En los brazos de mi marido, la Antonia.

 

9 comentarios:

Jeza Bel dijo...

Que bonita foto para el recuerdo!!!!....enhorabuena por esos 3 peazos de luchadores!!!....a disfrutar de esa gran familia!!!

Andrea dijo...

Recuerdo mi momento cuando tome en brazos a April y Romy, claro que las dos fueron muy distintas.. April estaba bien, solo precisaba engordar, y Romina fue más delicada .. tantas ganas venia acumulando para abrazarla que cuando llegó el día me puse tan nerviosa que el llanto fue incontrolable!.
Lo mas rico de todo, fueron los besos que les di cuando me dejaron tomarlas.... eran tan chiquitas ..que los dedos parecian de muñecos, los pañales talle S o pequeño pequeño.. les quedan enormes!.. después estar tantos días ahí, es como tener una doble función " mamá y enfermera" porque aprendes cosas que afuera no lo necesitas. Porque controlas los monitores y los de otros niños.. porque aprendés un lenguaje que solamente utilizas ahí, porque te moves por el lugar como dueña de casa.

Mamá Terapeuta dijo...

Lágrimas...

Betzabe dijo...

Natalia que preciosa fotografia, no puedo despear los ojos de tu rostro, es tu rostro lleno de alegria, estas en medio de una terapia intensiva y con todo el riesgo y miedos que logicamente caben, pero tu sonrisa es maravillosa, creo que es el vivo reflejo del amor de madre!!!
En mi caso Diego nacio en mi casa, con un medico que hizo de partero y que trataba de que fuera todo lo mas natural y seguro posible, asi que a Diego lo tuve en mis brazos y sobre mi pecho, mamando pecho casi de inmediato :))) deboi decir que el primer instante no tenia fuerzas para sostener mi cuerpo mas el bebe porque pari de pie, pero me ayudaron a llegar a la cama y abrazarme a mi hijo, que hasta el sol de oy sabe que "ese es su puesto" sobr emi pecho jijijiji alli es donde se duerme y luego yo le paso a la cama :)))
Preciosa entrada Natalia!

Vicky dijo...

Que bello... sobran las palabras :)

Carolina García Gómez dijo...

Más lágrimas...

100% Mamá dijo...

Que hermoso momento.....

es verdad lo de la primera vez, aun recuerdo y recordare la primera vez que tuve a mis hijos en brazos.....

Ana Sofía dijo...

ES un momento realmente precioso, yo también recuerdo con mucho amor los tres y el médico (eso es empatía) ENHORABUENA

Virgini@ dijo...

K emocionante recuerdo !!!
Kon mis princesas vivimos algo muy muy parecido, y es una de las experiencias k más me han marcado en la vida :D