miércoles, 11 de mayo de 2011

ON - OFF (Acerca de la Discapacidad)

No es infrecuente que mis hijos me hagan reír a carcajadas. Son ingeniosos los tres, son rápidos y reflexivos. De hecho, llevo un pequeño cuaderno en el que anoto sus ocurrencias, las anécdotas divertidas, las cosas que me han sorprendido y me han sacado, al menos, una gran sonrisa. Esa chispa que los hace sacar un comentarios divertido en el momento menos pensado es uno de los aspectos de ellos que adoro. En realidad, siempre ha sido el sentido del humor uno de los rasgos que determinan el que una persona me agrade o no. Las que no saber reírse de la vida y de ellos mismos, definitivamente, me incomodan.

Recuerdo perfectamente la primera vez que Cristóbal apagó sus audífonos intencionalmente para no seguir escuchándome mientras lo retaba por algo que hizo. No tenía más de 5 ó 6 años. Y no pude evitar la risa. ¡Tan chico y capaz de tomar con humor su discapacidad! ¡Tan inteligente como para ver que en esta vida todo tiene su lado amable!

Por supuesto, hoy no tiene permitido hacerlo. A la madre y a las personas en general se les debe respeto, y apagar los audífono para "huír" de una conversación o de un discurso materno es una falta de consideración hacia el otro.

Sin embargo, recuerdo ese epidodio con gan satisfacción: ese día supe que mi hijo tiene herramientas emocionales de sobra para tener una vida plena con (y no a pesar de) su discapacidad. Maravilloso.

5 comentarios:

Virgini@ dijo...

Genial tu hijo !!!

siempre mamá dijo...

Qué chiquillo más listo, enhorabuena !!!!:)

Ale dijo...

qué gran lección!!! ojalá nosotros tuviéramos un off de vez en cuando!! Un beso!!!

Natalia dijo...

Sí, la verdad es que es un niño inteligente.

Ale, no tiene permiso para hacerlo cuando se le está hablando, pero a veces se "desconecta" porque quiere estar tranquilo y pasar un tiempo jugando solo. La verdad, es un privilegio poder hacer algo así, y me alegra que lo aproveche.

Besos.

Carolina García Gómez dijo...

Me lo como a besos!!!