miércoles, 1 de febrero de 2012

Cosas (In)Confesables Que Me Gustaría Hacer

Amo a mis hijos más que a nadie o nada en el mundo. Vivo por ellos, cada paso que doy es pensando en nuestra familia y en el bienestar de mis pollos.

Sin embargo, tengo que asumir que muchas veces tengo sentimientos que probablemente comparto con muchas madres pero que pocas se atreven a confesar. Será que este verano ha sido el primero en que los recursos económicos han escaseado como para inscribirlos en algún taller de actividades recreativas. Será que son nuestras primeras vacaciones largas después que la casa en la playa de mi abuelo se vendió y no tenemos un lugar donde dejarnos caer. Será que es mi primer verano luego de haberme separado de mi marido y me llevo gran parte de la responsabilidad sola. Será que estoy cansada, que tengo ganas de "irme hacia adentro" y que ellos se han puesto bastante demandantes porque están haciendo el duelo de nuestra separación.

No sé qué será, pero tengo que decir que muchas veces tengo ganas de escapar sola a una isla desierta por varios días. Quiero tomar mis maletas y viajar con una amiga como lo hacía de soltera, quiero disfrutar de mucho silencio y de muy pocas responsabilidades. Necesito soledad para estar, simplemente estar, sin que nadie me pregunte: "Mamá ¿qué vamos a hacer hoy?", como esperando que yo tenga planeado un viaje a Disneylandia.

Sí, me siento culpable porque esta necesidad normal de espacio para mí y estos deseos humanos de hacer sólo lo que yo quiero es completamente incompatible con la maternidad. Y me reconozco más irritable, menos tolerante y más desconectada de mis hijos.

Evidentemente, sigo aquí y seguiré. Porque, como ya dije, son mi prioridad número uno, dos, tres y mil. Pero eso no me quita las ganas de pedirles que me dejen sola y que se las arreglen para entretenerse como puedan porque la mamá no está totalmente disponible, al menos durante algunas horas al día aparte de las que pasan durmiendo.

No es fácil sentirse así. No me gusta sentir esto. Implica hacer un esfuerzo doble para despertar cada mañana y ocuparme de su higiene, su ropa, planificar lo que van a almorzar y las actividades que haremos durante el día. Pero, sobretodo, es difícil porque a pesar que sé que lo que cuento no es un crimen, me siento peor, mucho peor madre de lo que quiero ser.

En fin. Sé que es una etapa. En tres semanas más nos vamos a una vacaciones en un resort lleno de actividades, y al volver empezarán ellos sus clases y yo mi trabajo y mi nueva aventura como estudiante.

Sólo escribo este post como un modo de desahogarme... Y también, porqué no, para tantear si existe alguna otra mamá que se sienta así y que sienta culpa por ello.  





33 comentarios:

Lorena Beltrán Villamil dijo...

Ay, Natalia, pues somos dos. Yo solo tengo un bebé, pero también necesito tiempo para mí. Quisiera estar muy sola, al menos por una par de horas. No importa si es en mi habitación; ¡pero necesito tiempo para mi!. También me siento algo culpable, pero también sé que es una etapa por las que todas pasamos y nos solo una vez, sino varias veces.

Estoy contigo, Natalia.
Un abrazo.

Natalia dijo...

Lorena!!! Gracias por atreverte a contarlo!! Hace bien saber que uno no es la única que tiene sentimientos que quisiera no tener.

Se nos pasará algún día... Tal vez cuando nuestros hijos cumplan la mayoría de edad, jajajaja!

Un abrazo y ánimo!

Hope dijo...

Pero Natalia, claro que es normal lo que te pasa y tú lo sabes mejor que nadie.
Permítete esos sentimientos y no te sientas culpable. No eres peor madre por sentirte así, eres una madre normal, creo que es puro instinto de supervivencia.
Fíjate que mis peques son enanos, que me costó muchísimo tenerlos y que estoy encantada. Aún así hay veces que estoy tan agotada que también me gustaría dejarles un ratito e irme por ahí SOLA. Mañana lo voy a hacer un par de horitas. Creo que es sano. Volveré con más ganas de achucharles y de mejor humor.

No te exijas ser supermamá. No existen.

Natalia dijo...

Hola Hope. Gracias por tus palabras! Sí, sé que es normal... Pero la verdad es que soy super autoexigente en todas las áreas de mi vida. Me es difícil saber que fallo, aunque sepa que todos fallamos.

Tal vez escribí esté post porque necesitaba de vuestras palabras de ánimo.

Gracias, de verdad.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Ay Natalia realmente no creo que haya una sola madre en el mundo que no sienta la necesidad por momentos de estar sola y eso es muy independiente del gran amor que les tenemos a nuestros hijos la diferencias entre unas madres y otras creo que es ese sentimiento de culpa ... Y se perfecto a que te refieres porque yo lo siento todo el tiempo a pesar de que muero de ganas de irme por ahí con las amigas o irme a la peluqueria por 3 horas a que me hagan de todo, ni lo disfruto porque estoy pensando todo el tiempo en mi gordito. Te cuento que tambien soy psicologa y creo que esto tiene que ver con nuestras caracteristicas de personalidad, yo soy hiperexigente conmigo misma y en mi rol de madre mas aun, asi que creo que debemos aprender a manejar la culpa y no los deseos de estar solas por momentos!! Facil decirlo no? Ni me lo digas porque lucho con ello dia con dia... No es facil dejar la culpa :S
Animo y no estas sola!! Ahí tenemos tarea para rato... Un abrazo!!

Natalia dijo...

Hola anónimo (no pusiste tu nombre). Seguro que esta necesidad de ser buenas madres de exacerva en personas con profesionaes como la nuestra...

Tienes razón, es probable que lo único que nos diferencia de otras mamás es la culpa. Sobretodo cuando los hijos (como los míos) ya han aprendido que hay ciertas palabras, frases o actos que me movilizan... O sea, me manipulan!!!! Horror!!!!

Muchas veces les digo que tengo derecho a descansar y hacer mis cosas, pero seguro que se me nota en la expresión que la culpa me come igual.

Sí, tenemos trabajo para rato.

Gracias por tus palabras y un abrazo!

Natalia dijo...

Bren: recibí la notificación de tu comentario... No sé porqué no está aquí en el blog... Es muy raro.

Quería destacar lo que mencionas acerca de las no ganas de jugar. A mí me parece que esa es una exigencia de nuestra generación, algo que nuestros padres nunca estuvieron "obligados" a hacer. Si una madre quiere jugar con sus hijos, maravilloso!!! Pero no me gusta que profesionales, profesores y otros padres se dediquen a hacer presión social para que juguemos.

La ocupación de los niños es el juego y la de los adultos es el trabajo. Está muy bien compartir, pero no creo que sea adecuado sentirse obligado a jugar. Yo no lo hago a menudo. Y cuando lo hago, son juegos de mesa o algo que me guste... Nunca un juego forzado, porque eso se nota!

Ufff! Realmente estamos sobrexigidas las mamás de hoy.

Un abrazo Bren y gracias por tu comentario, aunque haya desaparecido!

Natalia dijo...

Bren: Otra vez lo mismo... Mejor yo misma copio tu segundo comentario para que otros lo puedan leer:

"Ufa! Porque no aparece? :( por lo que decis...TE AMO!!! La verdad q me sacas un peso de encima! Yo me siento super exigida con el tema de jugar, una vez me lo dijo la psicopedagoga y me quedo grabado. Igual creo que tampoco vale de nada jugar sin ganas no? Como una obligacion. Y es cierto lo que decis, yo no tengo recuerdos de mi mama jugando conmigo. Si algunas veces con mi papa, pero como vos decis algun juego de mesa, nada de tirarse al piso a jugar como siento q se espera de nosotras ahora..."

Creo que soy una de las pocas Psicólogas que no presionan a los padres para que jueguen con sus hijos... Se pueden hacer otras cosas... Salir a tomar un helado, ver una película, compartir algún pasatiempo como jardinear, cocionar, etc. Vale más que jugar a la fuerza, ¿cierto?

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Natalia esa Anonimo soy yo! Me llamo Andrea pero no se como incluir mi nombre en el comentario. Me encanta lo que comenta Bren, esa presion de jugar con los hijos genera muchas culpas en algunas mamás, es que hay otras formas de compartir con los hijos a veces es suficiente estar, verlos jugar y que sientan que estamos, creo que hemos olvidado el valor del silencio del acompañar sin intervenir eso tambien es valioso.

M.Ignacia dijo...

Creo haberte contado que, cuando ustedes eran chicos (7, 3 y 2 años más o menos), una tarde de verano, en le campo, se me salió sin querer delante de una tía lejana que mis hijos (muy queridos, por cierto) me agotaban, me agobiaban, me daban ganas de escapar...y ella me comentó: "Eso le pasa a todas las madres, lo que pasa es que nadie lo dice". Sentí alivio por no ser la única y al comprobar que todos tendemos a veces a esconder lo que no intuímos los demás no quieren escuchar.
También en esos años, alguien que me vió sobrepasada me aconsejó delegar más y relajarme con los detalles. Es lo que te digo muchas veces, a veces hay que hacerse la "tonta" y dejar pasar desobediencias, malas palabras, pequeñas rencillas..
Te abrazo y aprovecho para decirte que si quieres, te reemplazo mañana en la tarde...Mamá

Anónimo dijo...

Hola Natalia: pues es muy cierto que necesitamos tiempo para estar con nosotras mismas y volver a nuestro equilibrio que perdemos por estar haciendo mil tareas al dia sin parar. Yo recuerdo disfrutar tomar una ducha sin escuchar algun pedido de mi hijo o ir sola de compras. Creo que es natural, sigo disfrutando del silencio por la noche cuando me siento en la compu a tipear reportes o cuando tengo un tiempo de leer algun libro. Lo dificil es disfrutarlo sin sentirse culpable de no estar con los hijos. En cuanto al jugar con los hijos, yo siempre lo hice y se lo recomiendo a los padres de mis ninos con dificultades del lenguaje para que ellos sirvan de modelo y ensenen a sus ninos a explorar los juguetes y negociar usando su lenguaje, que ellos aprenden a traves del juego y que el juego en terapia tiene un objetivo. Quizas sea dificil para algunos padres hacerlo por como solia ser en nuestra ninez....sldos y q disfruten de sus vacaciones
Maria t

yiyi dijo...

sigo leyendo tu blog y me sigue emocionando tu fortaleza!si,aunque en este momento parezca q aflojaste..Ser mamá es lo más maravilloso del mundo,pero eso no quita que dejemos de ser personas que desean,sienten,sufren,etc,aunque frente alos niños intentemos dar la imagen de super mamás,es normal (y sobre todo,es SANO para nosotras y tb para ellos) tener un espacio,un tiempo para estar solas y "recuperar" nuestra identidad,esa q muchas veces parece dejar de existir xq por supuesto,damos todo x nuestros hijos.

Marcia dijo...

Nooo si eres tu nomas la que se siente asi... jajaja! No, en serio creo que es muy frecuente esta sensacion de querer disponer de tiempo... y uno solo la entiende cuando tiene al menos un hijo. Por el momento yo me doy el espacio en la noche despues que "mis hombres" se duermen (padre e hijo) y aunque me pasa un poco la cuenta la falta de suenio disfruto a concho mis momentos de silencio (sin "por que"?, "acompaniame", juguemos, etc.
etc. etc.). Asi no me siento taaaan culpable. Esta claro que aunque amamos a nuestros hijos ellos no pueden serlo todo en nuestra vida, que terrible para ellos si asi fuera no???
Un abrrrrazo

Sandra dijo...

Natalia, justo tu post me ha tocado fibras muy sensibles, ahora me encuentro en una fase de mi vida con muchos cambios, donde la vida me llama a moverme y no puedo evitar citar a Rilke: "Cuando uno se ha parado ante la presencia de lo grande, psicológica y espiritualmente hablando, uno es confrontado con la pequeñez de uno mismo. Somos llamados a subir al estrado, somos llamados a estar presentes ante la grandeza"

MisMellis dijo...

Natalia cuando le comento a mi pareja o a mis padres que yo lo que necesito es un día entero con 24 horas para mi, sola en casa, sin nadie, sin llamadas y haciendo lo que me da la gana no me creen.
No creen que después de 31 años valorando mi soledad, encantándome tener mi espacio ahora demande con gran culpabilidad eso si un tiempo para mi, para desconectar, para estar sola.
Eso es lo que necesito, llevo mucho tiempo arrastrando cansancio, ocupádome de muchas cosas y no pudiendo ni siquierar pararme a pensar en mi.
Adoro a mis niños pero se han comido una parte de mi que quiero recuperar, asique me han regalado un fin de semana en un balneario y ahora solo debo encontrar un hueco para irme y desconectar.
El sentimiento que tienes es totalmente normal, son tres niños con sus demandas a los que estás sacando adelante tu sola, y solo por eso debes sentirte bien orgullosa...

José Vicente Baeza González dijo...

No tengo nada que decir que no se haya dicho ya. Pero lo repito y así hago algo de ruido, jajaja.

Es perfectamente normal que quieras reclamar algo de espacio, ser mamá es un trabajo titánico, y en todo trabajo son necesarios descansos para poder volver con más ganas, si cabe.

No te sientas culpable... ¡sólo siéntete persona!

Un saludo!

Para saber cómo nos van las cosas en nuestro embarazo y otras reflexiones sobre crianza: Diario de un cacahuete

Chitin dijo...

Pues claro que no eres la única en sentirse así!!!

Aprovecha que ya son algo mayorcitos para "repartir" responsabilidades en las cosas pequeñas, antes de que te pregunten "que hacemos hoy", preguntaselo tú, que tengan ellos que pensar, no sé las actividades que podéis hacer por allá, piscina, parque...diferentes juegos...pero que sean ellos los que "organicen el día".

Seguro que te llevas una sorpresa con ellos!

Y nada, en 3 semanas a disfrutar de unas merecidas vacaciones!!!

Anita dijo...

te invito a pasar por mi blog ,alli te espera un premio: nice blog.

Anónimo dijo...

Hace unos días escribía en mi blog que soñaba en París y la vida bohemia. Y anoche me metí a la cama desolada porque había perdido los nervios con mi hija y había volcado e ella mi fustración porque necesito un tiempito para no hacer nada de nada de nada.
Itsaso
anónimo porque no me deja wordpress dejar comentarios
http://cuadernoderetazos.wordpress.com/

Natalia dijo...

Gracias a todos por sus comentarios!!! De verdad, MUCHAS GRACIAS!!! Es de esos sentimientos que sabes que es normal, normalísimo, pero te alivia mucho saber que está lleno de madres y padres que se sienten igual que tú.

De verdad, les agradezco mucho.

Hoy NO HAREMOS NADA. Nos vamos a quedar en la casa y que cada uno se distraiga como quiera y pueda. Para eso tenemos libros, juguetes, una piscina, unos perros, una cama elaática, tv, películas, juegos de consola... Ufffff! Realmente, nuestra casa es MUY entretenida! Aquí me quedaré hoy.

Un abrazo a cada uno!

Catalina de mamatambiensabe dijo...

Natalia lamento haber llegado tarde; eres tan humana como buena madre, y eso no puedes recriminartelo.. TODAS nos hemos sentido así alguna que otra vez, y tu tienes mas que razones de peso para demandar ese tiempo.. necesitas reencotrar tu equilibrio como mujer, porque tienes un duelo por la separación que tienes que afrontar como mujer y no como mamá. Animo linda, quisiera estar en el cono sur para darte un gran abrazo de ánimo ... y déjalos.. no pasa nada con que unas cuantas veces les digas eso de HOY NO HAREMOS NADA.. hoy Mami necesita ser Mujer!.

Natalia dijo...

Gracias Catalina!!! Ya lo saben: hoy no haremos nada... Y las caras son de película. Van a tener que empezar a entrenar la tolerancia a la frustración porque esta mamá necesita espacio.

Un gran abrazo, aunque sea virtual, y gracias de nuevo!

Rocio dijo...

Pues no, Natalia, no estás sola... y qué valiente de reflejarlo en tu blog con esa realidad, porque es así. Todos necesitamos ese tiempo para nosotros, pero unos lo tenemos más complicado que otros, y eso va dejando huella, cómo no! somos humanos. Un gran abrazo!

Natalia dijo...

Gracias Rocío! No sabes lo bien que me ha hecho recibir tantos mensajes de cariño y apoyo!

Un abrazo!

padresdetrillizas dijo...

Ay, Natalia, ánimo! Supongo que los niños (y más con la edad de los tuyos) creen que somos una especie de parques temáticos personificados. Y como son nuestros hijos, que no tenemos otras necesidades, que como personas que somos, también tenemos. No te tienes que sentir culpable por eso... o es qeu tu madre no tenía la misma necesidad de vez en cuando? Y más en verano... Mis padres siempre intentaban mandarnos un mes a algún campamento (que por otra parte era lo mejor del verano sin duda) para poder descansar y recargar pilas para el resto del año... y es que 3 hijos son muchos hijos, y más ahora en tu actual situación. Pero lo haces genial, en el resort con tanta actividad podrás disfrutar de tus momentos, y cuando vuelvas... bienvenidos estudios de nuevo!!!!!! Aquí estamos con la primera nevada... un abrazo enorme!!!

Natalia dijo...

Gracias Padres de Trillizas. Eso es lo que trato de explicarles a mis hijos... Que mis veranos de niña eran ir unos dias al campo, otros días a la playa y el resto en la casita haciendo todo lo que se me ocurriera. Y se me ocurrían muchas, muchas cosas... No tenía exigencias de ningún tipo para mi mamá. Creo que tal vez los he mal acostumbrado, y ahora me toca reparar ese error.

Gracias por tu apoyo preciosa!

Un abrazo!

Carolina García Gómez dijo...

Hola Natalia:

AHHHHHHHHHHHHHHHHH, a veces me asusta leerte!!!! Y es porque muchas veces coincidimos en nuestros estados. Precisamente ahora estoy en las mismas: cansada y sintiendo ganas de que nadie demande nada de mí!!!! Y es tan normal estos sentimientos, lo que pasa es que, como decís, estos sentimientos y pensamientos son socialmente censurables, pero es MUY sanador desahogarse. Así que abrazo tu iniciativa y la celebro, gracias!!!!

Natalia dijo...

Hola Carolina! Para que veas que tengo imaginación suficiente como para escribir una novela pésima, tal vez esta conexión que tenemos termine en que decubramos que somos hermanas gemelas y fuimos separadas al nacer, jajajajaja!

No, hablando en serio, es sorprendente cómo dos personas pueden pensar y sentir tan parecido sin conocerse personalmente.

Amiga, si el mundo no nos da el espacio para ser mujeres independientemente de cuánto amamos a nuestros hijos, creo que tenemos que pedirlo. Pedir ayuda, compañía, contratar una baby sitter, confiar en los familiares... No sé. Pero nos merecemos volver a ser nosotras, aunque sea por ratitos.

Un abrazo enorme!

Anónimo dijo...

Somos muchas más...cada mujer con la que hablo hoy...mujeres y madres...sienten que se han perdido como mujeres...aunque hayan ganado como madres...Vamos dejando trocitos de nosotras en ellos...y un día...plas! nos damos cuenta y...sentimos como tú hoy...como yo ayer...¿dónde está mi yo?

http://hongmihijo.blogspot.com/2012/02/color-gris.html#comment-form

Mei

Clarise dijo...

Hola! soy mamá de un niño de 2 años y poco y otro que está en camino. Y no sabéis lo feliz que me ha hecho leer este post, y luego la compañía que he sentido al leer todos los comentarios: no soy la única mamá a la que le pasa!! soy humana !! como alguna habéis comentado, tengo mucho que trabajar con el tema de la "culpa" :) abrazos virtuales

Natalia dijo...

Sí, creo que somos muchas... Tal vez demasiadas. Estamos sobrepasadas, sobrecargadas, ¿Qué pasará con nuestras redes? (y yo me quejo y tengo muy buenas redes), ¿Qué pasa con nuestra capacidad para pedir ayuda? ¿Porqué estamos tan solas en la crianza de los hijos?

Ufff! Son muchas las preguntas que me hago.

Me alegra mucho pertenecer a este grupo de personas capaces de reconocer que no somos "supermamás" ni "supermujeres"

Otro abrazo para cada una!

Dana dijo...

Hola Natalia!
Acabo de descubrir tu blog y no sabes lo mucho que me identifico contigo y la gran admiración que ahora siento :)
Yo soy mamá de una niña de año y medio y muchas veces me siento como tú... No me imagino tener el triple de responsabilidad...
Ánimo mujer! Sólo es cuestión de tomarte un poco de tiempo para ti.
Un abrazo!
Dana

Virginia dijo...

Natalia, tengo gemelas de 11 meses y día a día me siento como tú, para colmo el padre no coopera y nos estamos separando por ese motivo....es duro! ánimo y podríamos juntarnos, las madres múltiples!
Ungran abrazo y seguiré tu blog, me siento taaan identificada!!!!!