domingo, 26 de febrero de 2012

¿Qué Sería de Nosotras Sin Nosotras?


Mi auto acaba de morir. Simplemente no funciona. Las vacaciones que planifiqué junto a mis hijos no resultaron y nos quedamos en la ciudad. Y bueno, algunas otras malas suertes y penas personales vinieron a empañar este verano nuestro. Definitivamente, no fue un buen verano, no.

Y ahí estuvieron, igual que siempre, para acompañarme, escucharme y hacerme sentir contenida, mis entrañables amigas, las del colegio, las que me conocen desde la infancia (¿A los 5 años nos conocimos Maite?), las que siempre están pendientes, a pesar de tener sus propias familias, trabajos y preocupaciones.

No sé muy bien cómo se vive la vida sin amigas, sin esta "tribu" inseparable en la que cada una puede hablar con toda la soltura del mundo acerca de lo que siente, lo que le duele, lo que sueña, lo que le gusta, lo que opina. Siento verdadero horror al imaginar qué hubiese sido de mí durante esta etapa (y tantas otras) sin mis queridísimas amigas del alma. Tampoco puedo concebir qué sería de ellas sin las demás... Una vida más plana, más triste, mucho más sola.

Dicen que los amigos son la familia que uno elige, y no puedo encontrar una manera más acertada de definir lo que pasa entre nosotras. Nos elegimos mutuamente (lo que no significa que a veces no choquemos, porque somos muy diferentes unas de otras, tal como en la foto, jajaja!) para ser familia y acompañarnos en el camino de la vida.

Hoy nos encontramos en proceso de criar juntas a nuestros hijos. Consejos, datos, confesiones acerca de la maternidad, conversaciones profundas y verdaderas catarsis son las que hacemos en relación a la crianza. No es fácil, y nos atrevemos a hablar de eso y de lo que nadie dice a viva voz. Ser mamá es lo mejor que  le ha pasado a cada una, y todas sabemos que el cansancio de un día no significa que no amemos a nuestros hijos profundamente. No todo es color de rosa y nosotras lo sabemos. ¡Qué alivio es para todas saber que hacemos tribu!

En unas semanas más haremos un pequeño viaje las 6 juntas y solas, sin maridos ni hijos. ¡Me entusiasma mucho! Como dijo alguna por ahí, va a ser muy terapéutico. Y sé, estoy segura, que será la primera de muchas veces. Ya nos veo a los 50, a los 60, a los 70, repitiendo la experiencia con la misma alegría y produciendo el mismo ruido ensordecedor que hacemos cada vez que nos juntamos y "cacareamos" sin parar.

¡Soy muy feliz de tener a mis amigas! No sé qué sería de nosotras sin nosotras...


8 comentarios:

Zary dijo...

Que haríamos sin nuestra tribu!!! que bueno que cuentas con tan buena amigas! Eres muy afortunada!

Natalia dijo...

Sí, soy MUY afortunada! Ojalá todas las mujeres tuvieran la suerte de tener al menos una buena amiga.

Un abrazo!

MisMellis dijo...

Creo que tienes razón en que las amigas son la familia que uno elige, en mi caso tengo dos grandes amigas que siempre han estado a mi lado, y luego mi hermana que siempre ha sido una gran amiga, la única que se atreve a decirme todo tal y como lo piensa...

Anonymousgirl dijo...

Tienes razón, la vida sin amigos sería más triste y más difícil. Y si además tienes la suerte de haber pasado más o menos las mismas experiencias, como a ti te pasa, tiene que ser una bendición.
Yo la verdad no soy de las que tienen muchos amigos (de hecho, amigos de verdad, más allá de ser simplemente gente con la que hablo a menudo, creo que sólo contaría dos o tres), pero los que tengo, creo que son de los buenos.
Saludos.

Trax dijo...

tienes mucha suerte de tener esas amigas, que como bien dices, son las que nos aguantan, acompañan, escuchan, pero también dicen las cosas como son.
Ese viaje suena fantástico! Disfrútalo.
Besos.

Chitin dijo...

Siento que tu verano no haya sido como esperabas o planeaste, lástima!
No me hago a la idea de hablar de verano en Febrero ;-) cosas del hemisferio! Yo aquí sigo suspirando porque llegue la primavera y con ella tenga a mi chiquitina en brazos.
En mi tribu estamos las que somos mamás y las que no, aunque afortunadamente las no-mamás entienden perfectamente los horarios, los cansancios y los cambios en las que somos mamás.
Tuvimos una época que entre unas cosas y otras casi no nos veíamos...así que planeamos el café mensual, una cita para al menos una vez al mes, vernos, que no todo puede ser el email y el FB, y ponernos al día de la vida las unas con la otras.
Es terapéutico!!!!
Disfruta de tu viaje!!!!

Mochi dijo...

ay q hermoso!!
todas mias amigas estan cerca pero no nos vemos nunca, porque trabajan, pq los niños estudian, por pereza, hay q confesar.. te juro q con un post de estos me dan mas ganas de verlas!!!

Esta semana tengo la visita de una de ellas y no veo la hora!! voy a prepararle algo rico, aunque la finalidad sea vernos, siempre comemos bien, jajajaja.

besos, me encanta tu blog.

Paula dijo...

Amiga!!! Que lindo!!! Que hariamos la una sin las otras!!! Con quién conversaríamos de muuuchas cosas, con quienes lloraríamos, reiríamos!!! Estoy esperando el viaje con muuuchas ganas!!! Besos