lunes, 28 de noviembre de 2011

Celebrando El Día Del Prematuro: Lo Que La Prematurez Nos Dejó.


Hoy, 29 de Noviembre de 2011 se celebra por primera vez en Chile el día del prematuro. Y yo, que no me he quedado corta y he escrito numerosos posts acerca del tema desde que inauguré este blog, me vuelvo a sentir inspirada para hablar de nuestra experiencia.

Nunca es demasiado. La ignorancia de las personas que no lo han vivido de cerca es tan grande, que no creo que existan los excesos al hablar de la prematurez. Porque nacer prematuro no es sólo nacer antes de tiempo y quedarse unos días o meses en una Unidad de Neonatología esperando recuperar peso y talla. Es una experiencia extrema, probablemente traumática, una vivencia que marca profundamente los cuerpos de los niños y las almas de quienes los amamos.

Es por eso que hoy les hablaré acerca de nuestras secuelas, lo que la prematurez nos dejó, los regalos, las enseñanzas, los recuerdos que quedaron grabados a fuego en nuestras vidas y que nunca se borrararán.

Tal vez debería comenzar diciendo que dentro de nuestras secuelas hay una hipoacusia bilateral severa (sordera), dificultades a nivel motor que se han ido superando con el tiempo y con mucho esfuerzo, alergias alimentarias que casi terminan con la vida de uno de mis hijos, temores asociados a la salud que poco a poco se han ido apaciguando... Y así, un sin fin de consecuencias que hoy pasaré por alto. Tal vez porque son las más sabidas. Tal vez porque más que hablar del horror quiero homenajear a estos hijos míos y a tantos niños que lucharon o luchan por sus vidas con la fortaleza de unos leones en el cuerpo de unos ratoncitos.

La experiencia de la prematurez hizo de mis hijos unos niños maravillosos. Sé que si no hubiesen iniciado sus vidas de manera tan especial, no serían los tres niños que hoy son: los que atraen la atención de todos por su carisma, su amor por la vida, su capacidad de empatía, sus ganas de aprender y de enfrentar el mundo casi tragándoselo de una sola vez, sus habilidades reflexivas, su inteligencia emocional sorprendente. La prematurez nos dejó la marca de la resiliencia, de la capacidad de salir adelante sea como sea, sin importar lo adverso o difícil que parezca el escenario al que nos enfrentamos, sin escatimar en energía y fortaleza para ganarle al dolor y disfrutar cada minuto de la vida como si fuera el último. La prematurez nos regaló la consciencia de estar vivos, la certeza de que no existe mayor regalo que respirar, aprender, jugar, vivir.

Después de todo y de tanto (porque sí, fue mucho, fue demasiado dolor, demasiado miedo, incertidumbre, sensación de injusticia frente a una vida que se nos volvía cuesta arriba y se nos hacía difícil de sobrellevar), el resultado son estos tres hijos que saben ser felices y esta madre que los mira crecer llena de orgullo y no olvida nunca cómo es que llegamos hasta aquí.

No es que piense todos los días en que mis hijos nacieron prematuros. No es que hable de esto a cada instante ni que las imágenes de mis niños en sus incubadoras vengan a mi mente a cada segundo. Es una historia que no requiere ser evocada: quedó impregnada en nosotros porque es parte esencial de las personas en las que nos hemos convertido, unas un poco más sabias, un poco más grandes y empáticas con el dolor ajeno, unas mucho más felices y agradecidas.

Espero que todas las mamás de todos los niños prematuros que hoy celebramos su día podamos sentirnos como me siento yo: orgullosísima y con la absoluta certeza de que todo lo vivido valió la pena. Si pudiera volver el tiempo atrás, no sé lo que haría. Son tantas las lecciones que la prematurez nos dejó que no sé si querría desprenderme de ella. Probablemente ni mis hijos ni yo seríamos los mismos. Y no sé si estaría dispuesta a sacrificar lo que hemos ganado por ahorrarme el dolor de los primeros meses y años de sus vidas.

¡Feliz día a todos los luchadores gigantes que están hoy en sus incubadoras dando la pelea! ¡Feliz día a los padres, abuelos, hermanitos y tíos asustados que creen estar viviendo una pesadilla! ¡Feliz día a los que ya salieron adelante y van por la vida con la sonrisa de quien le ha ganado a la muerte! ¡Feliz día a los profesionales que pasan las noches sin dormir cuidando a los seres más frágiles-fuertes del mundo! ¡Feliz día a mis tres pollitos que hoy quieren echarse a volar porque se han convertido en niños grandes y no pierden un solo minuto para absorver lo que el mundo les regala! Y feliz día para mí también... Por haber sobrevivido y aprendido, por haber logrado lo que parecía imposible: encontrarle un "para qué" a la vivencia más fuerte y dolorosa de mi vida.


12 comentarios:

MisMellis dijo...

Natalia que luchadores me pareceís todos... a mi me parecía un mundo que mis pequeños nacieran en la semana 35... y ahora conociéndoos a todas vosotras me doy cuenta de que lo mío no fué nada, que fueron 15 días en incubadora para coger peso, que no hay secuelas, y te veo a ti con tu gran lucha y siento admiración... ya tus niños son grandes y han demostrado ser muy fuertes recuerda la incubadora como algo anecdótico aunque te haya dejado un agujero en el alma... un besazo para esos trillis tan requeteguapos que tienes...

Carolina García Gómez dijo...

¡¡¡Feliz día Natalia!!! Vos y tus hijos son unos luchadores y un ejemplo de vida. Abrazos.

Natalia dijo...

Hola MisMellis. Sí, nos dejó un agujero en el alma, como bien dices. Pero ¿sabes? No quiero que sea una mera anécdota, y en realidad no lo fue. Imagínate que mi hijo Cristóbal se alimentó por sonda hasta los 6 años y usará audífonos u otros aparatos toda su vida.

Pero cuando hablo de lo que ganamos y aprendimos es muy en serio. Ya no intento que pase a ser una mera anécdota, ya no quiero que lo sea ;-)

Besos para ti y tus mellis preciosos!

Natalia dijo...

Gracias Carolina! Un abrazo para ti y tus dos hijos lindos!

padresdetrillizas dijo...

Felicidades! Aquí lo celebramos el día 19, aunque el día internacional debió de ser el 17...

A veces duele, a veces saca una sonrisa, algunos tienen niños fuertes que salieron adelante, otros se quedaron a las puertas... LA unidades de neonatología hacen un trabajo inmenso, excelente, cariñoso, y sin ellos nuestros peques no serían lo que son hoy, o peor, no estarían... Así que tenemos que celebrarlo, para que las unidades que ya están humanizadas, lo sigan estando, y las que no lo están, empiecen a estarlo, y permitan a los padres de niños prematuros, estar todo el tiempo que necesiten y puedan con sus hijos...

Yo tampoco sé lo que haría si pudiera decidir... ese tiempo nos enseñó muchas cosas, entre otras, empiezas a darte cuenta de que los sacrificios que creías que no serías capaz de hacer al tener un hijo (todo el mundo te dice, uy, te cambia la vida, muchas parejas lo pasan fatal el primer año...) no cuestan tanto, porque se hacen con el mayor amor del mundo. Me enseñaron a ser paciente, a no esperar nada, a alegrarme por poco, a ser optimista, a ser más luchadora, a sacrificarme por un bien mayor... y me lo han devuelto con creces.... Como decimos aquí, Zorionak! (felicidades)

Vicky dijo...

awwwwwwwwwwww Natalia que bello!!!! siiii felicidades para todos los guerreros que nacen luchando por vivir, para los que en mayor o menor medida hemos aprendido a luchar desde el primer día por y para ellos, felicidades para tí y para todas las madres porque sin duda ese día se vuelve a nacer y se aprende a mirar la vida con otros ojos.

Natty dijo...

Feliz día =)

Natalia dijo...

Padredetrillizas: me identifico con todo lo que dices... Principalmente con lo de no esperar nada de mis hijos, sólo lo que ellos sean capaces de lograr y que sean las mejores personas que puedan llegar a ser. Felicitaciones para ti y tus trillis (aunque en España ya pasó).

Vicky: un abrazo para ti también y para tus hijas preciosas, que también son unas luchadoras.

Natty: muchas gracias! Un abrazo!

Loreto dijo...

Querida Natalia, no sabes cómo me identifico con tus palabras y estoy de acuerdo contigo... yo tampoco quiero que esos días, los más duros ( y los que vengan) sean una anécdota, porque nos entregaron a un ser maravilloso y lleno de luz que es nuestro hijo y nos transformaron para siempre como padres... así que hay que celebrar!! Feliz día!!!

Nely dijo...

No sabía que existía este día y qué casualidad que precisamente estos días andaba haciendo revisión de los últimos meses y constantemente me surgía la pregunta: ¿y si hubiera hecho más reposo?
Aún así mis enanos hoy día están sanos.
Feliz día...

Anónimo dijo...

Natalia: Gracias y Felicidades. Me encanta leerte y saber que en muchas ocasiones caminamos juntas y sentirme acompañada por tus experiencias.Sandra

valeska dijo...

Uffffffff Natalia, como me hiciste llorar!!!!! No lo pudiste haber expresado mejor.....me sumo a todas tus palabras. Mi prematurita extrema (650gr) acaba de cumplir un año y es por eso también que ando con las emociones a flor de piel, es verdaderamente una experiencia extrema....que nos lleva al dolor mas profundo y luego nos transporta a la felicidad mas grande que pueda existir, por que nuestros bebés son un verdadero milagro de Dios!!!! Milagro de vida y de amor. Martina, hija mía.......gracias por hacerme una mejor persona!!! Feliz día para ti y todos tus amiguitos prematuros de la Neo UC de Marcoleta.