viernes, 4 de noviembre de 2011

Una Espina En El Pecho: Confesiones De Una Madre Múltiple.

Son las 8:20 AM y ya tengo una espina clavada en el pecho.

Esta mañana desperté a mis hijos, más bien los obligé a despertar y tomar la leche, corrí hacía la cocina para preparar sus colaciones, metí en el bolso de mi hija la ropa de Educación Física, firmé comunicaciones y permisos varios que anoche no alcancé a firmar porque llegué tarde y agotada del trabajo, busqué los remedios de Pedro, tuve que casi abrirle la boca con las manos para que se lo tomara, volví a correr a preparar el desayuno de la perra que está dándole de mamar a sus 5 cachorros y está poniéndose flaca, busqué los zapatos de colegio de mis hijos que anoche quedaron en el living, me vestí con lo que encontré y sin bañanrme, miré a mis hijos paralizados de sueño mirando sus uniformes sin atinar a vestirse, les dije 10 o 20 veces que se apuraran, cada vez alzando un poco más la voz, tuve una pequeña discusión con mi hijo porque todos los días pierde algo en el colegio, paré a cada uno de ellos frente al lavamanos para que se levaran y peinaran, pero seguían medios dormidos así es que, mientras yo corría por la escalera buscando una toalla limpia, les iba dando instrucciones: "apúrate, no te mojes las mangas, lávate bien la cara, lávate las muelas, no sólo los dientes, no te demores tanto, que faltan tus dos hermanos y yo...", peiné a mi hija, quien se quejó porque le dolió que le desenredara los nudos, finalmente también peiné a mis hijos porque se hacía demasiado tarde, les dije varias veces que bajaran al primer piso, les dije en voz alta (bastante alta) que se subieran al auto, abrí el portón, saqué el auto, me bajé, cerré el portón, camino al colegio fui dándoles instrucciones acerca de quién iría a la casa de qué amiguito y qué amiguito vendría a visitarnos hoy, me estacioné frente al colegio, abrí la puerta trasera del auto mientras decía "rápido, van a cerrar la puerta, es tarde", les di un beso y les dije que los amo, pero ninguno de los tres tenía muy buena cara. pasé por el supermercado, compré bolsas de basura y vine a mi casa a sentarme frente al computador.

Y aquí está: una espina clavada en mi pecho por no haber podido despertarlos con besitos, por haber alzado la voz más de una vez, por no haber podido conversar con ellos mientras se vestían, por haber dicho la palabra "apúrate" al menos 30 veces, por no haber podido reparar nada con el beso de despedida. Mis hijos entraron al colegio con sueño y con cara de "esta mamá que tengo me vuelve loco(a)".

Definitivamente, las mañanas como ésta no me hacen bien, y a ellos tampoco. Pero son más comunes de lo que quisiera. Soy mamá de trillizos y me separé de su padre hace poco más de tres meses. Ahora hay dos manos menos en las mañanas y mis hijos son menos autónomos de lo que yo quisiera, especialmente cuando están muertos de sueño y ponerse un calcetín se les hace un mundo.

Pero lo feo de todo esto no es el apuro, levantar la voz, repetir las cosas mil veces ni correr por las escaleras. Lo que me duele es la espina que se me queda clavada en el pecho al despedirme de ellos y sentir que la vida a veces no es como la soñé.

No puedo evitar preguntarme qué recuerdos quedarán en sus cabecitas de estas mañanas caóticas, qué sensación tendrán al entrar al colegio, que sentirán hacia mí, que más que una mamá parezco un sargento o una bruja gritona, porqué no he logrado que hagan las cosa con mayor autonomía para no tener que ser la "mala" de la película, cómo explicarles lo que significa estar atrasados o apurados (lo saben, pero parece que no les importa nada que yo repita una y otra vez esas frasecitas).

Me canso. Y siento que muchas mañanas son pequeños fracasos en mi rol de madre.

Todo esto sin contar las tardes llenas de tareas, asuntos por firmar, apuro por llegar al doctor, por estar a tiempo en la terapeuta, por trabajar y controlar lo que se pueda desde el teléfono, por dar instrucciones que muchas veces son incumplidas, por llegar a recoger juquetes que ellos debieron haber recogido, por dar el beso de buenas noches con el apuro de querer sentarme a descansar.

No, no es fácil ser mamá de varios hijos. Y no me puedo quejar: tengo una persona que me ayuda durante el día, una madre dispuesta a acudir en mi auxilio si es necesario y un ex-marido que cumple su rol de papá lo mejor que puede, que es bastante bien.

¿Estaré exigiéndoles demasiado a mis hijos? ¿Los tendré demasiado mimados? ¿Será normal lo que ocurre en esta casa? ¿Vendrá el momento de dejar de apurarlos, alzar la voz y empujarlos hacia el baño mientras doy instrucciones a los que se están  vistiendo? ¿Seré la única mamá que deja a sus hijos en el colegio y se va con una espina clavada en el pecho?

Uffff! Claramente estoy superada desde hace casi 9 años. Y si de algo estoy segura es que ellos no pidieron ser tres y tener una mamá que se siente sobrepasada casi todo el tiempo.

Si pudera ponerle un nombre a la espina que se me clava en el pecho, no lo dudaría: se llama culpa.





37 comentarios:

Virgini@ dijo...

El mayor de nuestros enemigos komo madres: el sentimento de la Culpa. Es de lo peor, a mí también me ha pasado en multiples ocasiones. La solución ¿? si te digo la verdad no la sé.
Un saludo :D

Elva dijo...

Hola, Natalia, no creo que debas sentirte culpable por lo que ha ocurrido eres mamá y humana, no eres un superhéroe que pueda con todo.No puedo ni imaginar la locura que debe ser tener trillizos,ufff. Y estoy segura que aun cuando tus hijos hayan entrado al cole hoy pensando "mamá se ha vuelto loca", todo lo que van a recordar de mayores son los buenos momentos a tu lado.
Un abrazo
Elva

Ale dijo...

Uff, nuevamente me siento 100% reflejada... hay días en que incluso he llamado al colegio a media mañana para preguntar si mi hijo mayor (de la edad de los tuyos) ha andado muy triste porque tuvimos una "mala mañana", llena de apuros, retos, correcciones y pocos mimos....
Siempre he sido culposa y me carga levantarnos apurados sin tiempo de abrazarnos, apretarnos y estirarnos juntos, por lo mismo, procuro ser ultra rigurosa en la hora de acostarse (no mas alla de la 8 p.m. sin obligarlos a dormirse inmediatamente, pero sin posibilidad de jugar, ver tele o leer, y créeme que se duermen mas que de inmediato); y sobre todo levantarnos 15 minutos antes, cosa que si a alguien se le ocurre "ir al baño" antes de salir, no sea una tragedia griega....
Además nos vamos caminando al colegio, asi que tienen clarisimo que en vez de irnos recogiendo flores, hojitas y ramitas, cantando y conversando en el camino, tenemos que caminar firme, rapido, sin aliento para conversar ni menos cantar...
Mi hijo ya tiene claro cómo será la mañana y que si él cumple, no habrán mayores contratiempos...
Lo otro: dejar las loncheras preparadas desde antes, no es posible? a mi me ha salvado cuando me ha tocado levantarlos sola.... incluso desde que llegan el dia anterior, lavo tiestos, termos y envaso y al refri... al dia sigte. solo sacar lo frio, lo fresco y listo!
Un abrazo y sí, tambien me persigue la culpa... no estás sola! ;)

Lucia dijo...

Bueno, creo que eso nos pasa a todas las madres. Mi problema no es tanto la mañana, sino la noche, no se quieren dormir! Y terminamos enojados, a los gritos, peleados!!
Pero por suerte los chicos son mucho más sabios que nosotros y tienen poco resentimiento, por lo que, seguramente, la salida del colegio ha de ser igual que aquellas cuya mañana fue divina.
Sabemos que va a ser muy difícil prescindir de las mañanas caóticas, por lo que lo único que nos queda es saber manejar la culpa.
Besos

Jimena dijo...

Natalia,
Desde afuera y sólo leyendo tus posts, te puedo decir que eres una mamá genial!! Por lo mismo, no tengas miedo de tener momentos malos. Sólo les estás mostrando a tus hijos que la perfección no existe.
No soy experta ni sicóloga, pero siento que la búsqueda de la perfección es tan dañina. No nos deja valorar nuestras capacidades y logros, no nos permite enfocarnos en lo bueno. Y lo peor, genera culpa. Tampoco creo que esté bien estancarse y "no ponerle empeño", pero definitivamente hay que aceptar que incluso nuestros malos momentos, nuestras equivocaciones, pueden ser beneficiosas si las compartimos con los hijos, si las aceptamos con humildad.
Mis mellizos son chicos todavía, pero igual les explico que ciertas cosas me hacen enojar, que voy a intentar no andar tan pesada, pero que necesito de su ayuda, porque sola no puedo hacer tantas cosas al mismo tiempo. De a poco me van entendiendo... Y también van entendiendo que más valioso que la perfección de una mamá infalible, es el ayudarnos entre todos a ser un mejor equipo.
Abrazos, que la tarde sea mucho mejor y que al final del día te acuestes con una sonrisa ;)

Rosio dijo...

Natalia:
Me pasa a diario, sobre todo cuando mi marido esta fuera de la ciudad por trabajo (que es dos veces a la semana), no tengo una chica que me ayuda y mi mamá para mas ocupada que la ministra de la mujer. Levanto a Mika muerta de sueño porque se acuesta super tarde (estoy trabajando en ello) y después la exijo a que se vista y desayune rápido (bueno la exigencia es verbal pero en la práctica mamá ayuda casi en un 70%). Y cuando todo termina y la dejo en el cole es cuando la anastesia del apuro pasa y me lleno de culpa. En fin espero que la situación mejore.
Cariños,
Rosío

Saavedra dijo...

la vida en la capital...aqui en regiones suele ser un poco diferente,irse al colegio a pie pateando todas las piedras posibles.

Anónimo dijo...

Antes que nada decir que escribo pensando en que puedo ayudar, con muuuuucha modestia porque no se lo que es estar en tu lugar. Tal vez sea obvio, pero pensaste en levantarte un poco mas temprano? o dejar que se peinen como quieran, pueden practicar el fin de semana hacerlo todos juntos frente al espejo cada uno con su peine o cepillo del pelo. igual que los dientes!
Yo por ejemplo dejo la noche anterior la mesa puesta y las tazas todo preparado, lo unico que queda es calentar la leche que no puede quedar fuera de la heladera. Tambien la ropa que nos vamos a poner cada uno en una silla. Tienen 9? a los 11 te aseguro se van a querer arreglar ellos! y ahi vas a tener que esperarlos porque se pasan horas frente al espejo! jajaj! tomatelo con soda!!!!! un par de veces que lleguen tarde a la escuela no les va a hacer mal, y como no les va a gustar llegar tarde frente a sus compañeros, se van a emepzar a apurar. Todas cometemos y vamos a cometer mil errores. No somos perfectas y taremos la mochila de estigmas a mandatos sociales de como deben ser nuestros hijos, nuestras formas de criarlos, nuestras cosas. yo creo que tenes relajarte y pensar como hacer que esto funcione para vos y tus chicos y nadie mas! que suerte que tenes que contas con algo de ayuda! probaste con hablar con los chicos? en una de esas entienden el problema y empiezan a apurarse un poco mas. a veces los sbestimamos! espero que nos cuentes como resolviste tu problema.

Marta (Sin Parabenes) dijo...

Natalia, yo no tengo trillizos, pero sí tengo 3 hijos, uno de 6, otra de 4 y una de una semanita, y te aseguro que te entiendo perfectamente...
Las mañanas pueden convertirse en un caos, pero lo que sí que tienes que tener claro es que esa "locura transitoria" que nos invade en esos momentos es totalmente normal!! Nuestra vida es un caos, y lo estás llevando todo lo mejor que puedes...
estás en una situación difícil, con unos niños pequeños que lógicamente todavía no pueden ser independientes y todo esto lo tienes que llevar tú. así que no te sientas culpable porque puedes estar tranquila: lo estás haciendo estupendamente!!
Y para estos momentos de debilidad....aquí estamos el resto de mamis para decirte que no estás sola y que eres una mamá increíble!
que sacar adelante a tres niños no es nada fácil y tú lo estás consiguiendo con creces!
Un besazo enorme y arriba esos ánimos! :)

Chitin dijo...

No seas tan dura contigo misma, no te exijas tanto, las mamás queremos llegar a todo, hacerlo todo y no puede ser, sobre todo si no tienes al papá al lado, ya es bastante difícil a veces teniendo pareja.

No creo que tus hijos piensen que les vuelves locos, ¿tú recuerdas todas y cada una de las mañanas al ir al cole cuando eras niña?

No te agobies y haz las cosas de una en una, es la mejor forma de terminarlas ... no hay una receta mágica y los niños tienen su propio ritmo.

Ánimo, organiza la rutina para eliminar tareas que supongan tiempo y no sirvan, yo me organizo tratando de dejar lo máximo preparado la noche anterior y si un día van sin peinar al cole, tampoco pasa nada ;-)

Pettro dijo...

Sentimiento de culpa.... porque siempre lo tenemos que tener? parece que nunca llegamos a hacer las cosas bien, nunca llegamos a dedicarles toodo el tiempo.... tenemos clavados en la mente unos prototipos de madres que no siempre se ajustan a la realidad. Creo que deberías sentirte orgullosa de llevar adelante tu casa tu sola (aunque cuentes con ayuda, no es lo mismo) porque de verdad que al leerte me he planteado que no se si yo sería capaz!!! Ánimo, tus hijos te quieren apurada o tranquila, para ellos eres y siempre serás SU MAMA, su punto de apoyo, su TODO!!! Cuando aprenderemos a no martirizarnos??? Ainss que dificil es ser madre!!!!

Besotes.

Anónimo dijo...

Hola primera vez q escribo, no Te culpes, ya hablaste con Tus hijos, sientalos y explicales q las cosas ya cambiaron y q ahora necesitas de su ayuda, preguntales q estan dispuestos a hacer, lleguen a acuerdos q hay q cumplir y tu procura dejar todo arreglado en la noche para q descanses mejor y en la mañana q se pasa volando sea menos acelerada, siempre Te Leo : )

PAOLA dijo...

Hola Natalia, aunque no te conozco mas que por este blog, no tengo palabras para expresar lo bacán que te encuentro como madre, y estoy segura que tus niños también lo saben, sin importar cuanto los gritoneaste una mañana Cualquiera...mucha fuerza y animo, esos días del terror los tenemos todas, incluso con una sola guagua, y supongo que la espina en el pecho es una condición inherente a la maternidad...un abrazo

Natalia dijo...

En unas pocas horas ya hay tantos comentarios! No saben lo agradecida que estoy de mi blog y de uds... Se han convertido en una red importantísima.

Como no puedo ir respondiendo una a una, lo haré por temas.

Lo primero es decir que sí, soy dura conmigo misma, lo sé. Soy autoexigente y muchas veces se me pasa la mano. Lucho contra eso diariamente, auqnue no lo parezca ;-)

Lo otro es el tema de la organización. La verdad es que en mi caso es un círculo vicioso... Estoy tan cansada en la noche que lo único que quiero es sentarme y dedicarme a mí. Y, claro, en las mañanas pago los costos de eso. Pero sé que tengo que modificar mis hábitos al respecto.

Sobre lo de hablar con los niños, sí lo he hecho, y con mucha solemnidad. Creo que ellos comprenden todo y tienen muy buenas intenciones, pero en las mañanas el sueño es más fuerte que ellos. Y debo decir que soy estricta en los horarios para dormir: a las 21:00 hrs está cada uno en su cama, luces apagadas y prohibido hablar o jugar.

Por último, creo que es cierto que debo relajarme un poco y dejar que alguna vez lleguen tarde, un poco despeinados y sin las muelas perfectamente lavadas. Probablemente solitos irán dándose cuenta que eso no es lo que quiern para ellos mismos.

En fin. Soy estricta conmigo y culposa. Soy perfeccionista y eso me juega en contra ahora que la vida nos ha cambiado.

Trataré de organizarme mejor y hacer unos OMMMMMS antes de comenzar con mi modo excesivamente controlador.

Gracias, gracias y muchas gracias por todos y cada uno de sus comentarios. Es bueno sentirse acompañada cuando tienes una espina clavada el el pecho.

¡Abrazos!

Anónimo dijo...

Natalia, Gracias a Dios que no eres perfecta y que los días caóticos como este, te permiten ver los días de sol. Eres una gran madre a quien respeto y sigo. Te mando un abrazo solidario desde México, Sandra.

Anónimo dijo...

Natalia, te leo hace rato y primera vez que comento.
Pucha, qué te puedo decir...IDOLA, no te imaginas lo que aprendido leyendo tus entradas.
Tengo una hijita que me roba el corazón y también me hace salir canas verdes....cuando estoy empezando a colapsar me acuerdo de ti y lo capa que eres.
Estoy segura que tus niños están súper orgullosos de la mami que les tocó.
Un abrazo
Flaca

Andrea dijo...

Natalia,
este post me hace acordar a mi y a la gran mayoría de las madres, creo que lo importante es cuando llegan del colegio admitir esa "equivocación " capaz, de cargarles a ellos cosas nuestras; de los adultos.
Yo como todos, le he levantado la voz a mi hija 80.000 mil veces! pero cada vez que me doy cuenta de lo desubicada y extremadamente irritable que yo estaba : por el trabajo, por las crisis de romina, por sentirme sola por momentos; le pido perdón y le explico brevemente sin aturdirla con mis problemas, por qué me puse tan irritable.
Porque así también somos los padres, como cuando ellos tb tienen esos días insoportables.
El admitir es lo mejor que cura esa "culpa", no son cosas que los niños que vienen de buenas familias, les quede. A mi no me quedó eso de la infancia porque no eran cosas de todos los días, y no pasaba más allá del grito.. y el enojo.
No te atormentes que estas cosas siempre tiene solución!
aguante!
y fuerza!

Andrea

MaGiA dijo...

Natalia,
Yo tambien entro a comentar por primera vez tan solo para decirte... mejor dicho tan solo para enviarte un fuerte abrazo.
Me gusta mucho lo que escribes ;-)

padresdetrillizas dijo...

Está bien ser autoexigente, siempre que cuando no llegues a algo, no te sientas culpable, porque lo has hehco lo mejor que has podido. Has sufrido un cambio muy fuerte hace tres meses en cuanto a la logística familiar, ahora toca acoplarse, reordenarse, reajustar horarios y tareas, y los niños ya tienen edad de ayudar, y dejar la mesa del desayuno puesta antes de irse a ver la tele después de cenar.

Culpa? Lo estás haciendo fenomenal, muchas madres admiramso el amor con el que tratas a tus hijos, todo el mundo tiene algún día peor... sólo hay que pasarlo, y al día siguiente intentar que no nos ocurra igual. Las trimamis que te leemos (o por lo menos yo) apuntamos muchas cosas para ponerlas en práctica cuando nos toque...

Te mando un abrazo del todo imperfecto, de una madre imperfectísima!!!

El oficio de ser mama dijo...

Me has hecho llorar...aveces me siento así, como que no debí alzarle la voz, mi hija tiene una discapacidad, y así no va a entender mas o a hacer las cosas mas rápido. También me he quedado con esa espina llamada culpa muchas veces, no es fácil ser mama de 1 mucho menos de 3, yo tampoco cuento con ese par de manos extras, que bastante que hacen falta. A veces siento que puedo ser mejor madre, que puedo dar mas,que no debí alzarle la voz y decirle que se quedara quieta y que se dejara poner el pañal, cuando en vez de regañarla debía darle gracias a Dios de que su parálisis no es tan grave y la deja moverse. Como decimos en Colombia eres una berraca!! no hay otra palabra para describirte, y no me canso de decirte cuanto te admiro.

Maternarte dijo...

Como dijo Chitin, no seas tan dura contigo misma... eres una madre múltiple, trabajadora, y sola (no sabía que te habías separado hace tres meses). Es muy difícil. No sólo estás sobrepasada por tener tres soles, sino que vos también debés estar haciendo tu duelo por la separación, y nos pase lo que nos pase "el mundo sigue dando vueltas" y hay que seguir adelante. Sí es muy bueno que tengas ayuda, de tu mamá y del papá de los niños... yo también he sido madre sola de un solo niño, pero sola, sin nadie que ayude y su papá que hasta hace una semana vivía a 900 kms. Ahora vive en nuestra misma ciudad, y me ha cambiado la vida que participe y esté con nuestro niño, porque al fin tengo dos manos que colaboren en este camino.
Sos una excelente mamá, y muy valiente, y todas somos imperfectas, y nos enojamos, y perdemos la paciencia. Pero puedo asegurarte que tus hijos saben que pueden recurrir a vos, porque eres su mamá que los ama por sobre todas las cosas

Natalia dijo...

Gracias, gracias y muchas gracias a todas!

De verdad tenía un tremendo nudo en la garganta esta mañana mientras escribía este post.

Siempre he sido partidaria de mostrarme imperfecta frente a mis hijos, de pedirles perdón cuando me equivoco... Pero de ahí a sentir que les hago daño...

En fin, estoy mucho más tranquila. Ellos me han perdonado, como siempre.

Mi Cristóbal está con fiebre y estamos regaloneando los dos solitos porque sus hermanos se acaban de ir con su padre. Lo voy a aprovechar al máximo!!!

Un abrazo a cada una de las imperfectas mamás que le han escrito unas palabras de aliento a esta super imperfectísima mamá!!!!

Sandra dijo...

Natalia, antes que cualquier cosa, voy a hacer eco de tus propia palabras, No somos angeles (osea,no somos perfectos) y algo qe me dijiste a mi: Hacemos lo mejor que podemos.
Esta entrada, es un momento de cuestionamiento y "colapso" que te mereces, pues estas pasando por un momento de gran tensión, y necesitas igual tiempo para ti (pero como madre que eres y de las buenas, es mas que posible que no te des, pero igual necesitas tu luto, la separación es muy fuerte, en mi caso fue mucho antes que naciera mi bb, pero tengo claro que esas 2 manos extras son mas que necesarias).
Yo igual soy muy culposa, me he perdido muchas cosas, pues JD esta en el Jardín y no he visto demasiadas cosas de él, me estresan las mañanas, pero algo he aprendido, la culpa tambien es un deseo de ser mejor, saber que no somos perfectos y que aspiramos a eso, mientras tengas claro que es solo una aspiración y un deseo pero no una opción (el ser humano no es perfecto por definición) date un tiempo para sentirte así, o más bien date un tiempo para sentir ( yo soy algo "cuadrada", antes que naciera JD, me permitía "deprimirme" en domingo, por poner un ejemplo, cada uno sabe que le acomoda).
ahora, si llegas demasiado cansada después del trabajo, ¿y si preparas la ropa de la semana el domingo?, haces un rincón en tu casa y dejas ropa limpia lista para usarse, usa bolsitas, o lo que sea, en mi caso me acostumbre tanto a preparar las cosas de JD el día antes que lo hago en forma automática(pues en la mañana debo incluir el tiempo del berrinche de los lunes...), imagina que los útiles de aseo qe debo llevar al jardín estan en bolsas lista para llegar y llevar para los proximos 3 meses.
Quizas, solo quizás, necesitas un fin de semana para ti, (quizás más), dejar a los niños con el papá o la abuela (como de vacaciones) y "sentir" y organizarte.
En cuanto a los niños, solo has un poco de memoria, al menos en mi caso, siempre me costo (y me cuesta) levantarme en la mañana, recuerdo qe me botaban la pared para qe despertara y más de una vez me gritaban, pero eso es parte de la niñez, uno es capaz hasta de reírse de esas situaciones en el cole y más de algún compañero te cuenta qe en su casa es idem.
Se que es un momento de colapso, pero igual, asume que eres la mejor mamá qe puedes ser, y la mejor que le pudo haber tocado a tus pollos, con defectos y virtudes, eres humana, y así te aman tus niños (aun qe en un par de años más, aun qe te conviertas en la madre perfecta, no tendrás idea de nada-bendita adolescencia-)
cariños.

Natalia dijo...

Hola Sandra. Gracias por tus palabras. Hoy por ti, mañana por mí. Hoy yo necesitaba que alguien viniera a recordarme que soy la mejor mamá que puedo ser, y efectivamente, lo soy. En esfuerzos no me quedo. Gracias por estar.

Un abrazo!

Fernanda dijo...

Nunca te había posteado Natalia, aunque sabes que leo siempre tu blog, pero es que justo hoy, Ileana de www.tenemostetas.com postea esto
http://www.tenemostetas.com/2011/11/la-madre-que-somos-y-la-madre-que.html
No sé si lo habrás leído... Va especialmente de mi, para ti... un abrazo1

Natalia dijo...

Gracias Feñi. Porque eres la Feña ¿cierto? Lo leo ahora. Un abrazo!

trestrillistigres dijo...

Llego la última, que ayer estab agotada y me fuí a dormir y no te leí...yo también tengo dias así con espinitas varias...y eso que sólo tienen un año, pobres.

No te puedo decir nada nuevo, que veo que te han animado mucho (tampoco he leido todos los comentarios que son muchos), la gente te queire y te valora y nos ayudas mucho con tus experiencias, y como dice padres de trillizas tomamos apuntes para cuando nos toque.

Te puedo decir que mientras te leia he intentado hacer memoria de las mañanas de cuadno iba al cole de pequeña y no he conseguido recordar nada (nosotros también somos 3 hermanos). Los recuerdos que te quedan son de los dias especiales o de cuadno pasa algo diferente que te marca de alguna forma (tanto para bien como para mal). Las mañanas o tardes rutinosas, por muy malas o caoticas que sean no se recuerdan. Así que no te preocupes por que tus hijos piensen de ti, que estoy segura que saben que les quieres mucho (a mi por ejemplo nunca me lo han dicho de pequeña y tu si se los dices cada dia)y que todo lo que haces es por ellos y por su bien.

Otra cosa, que siento mucho lo de tu seàración, no sabía nada. Para la gente hoy en dia es normal ver que la gente se separa y lo ven como algo de cada dia, pero a mi me sabe muy mal y lo siento especialmente, sobre todo cuando hay niños. Así que te mando mucho animo, que sé que es durísimo, y que espero que estés bien. Apoyate en tu gente y habla del tema, ya sabes que eres psicóloga, no te lo comas todo. Un besito.

Natalia dijo...

Hola Trestrillistrigres:

Me gusta lo que dices acerca de los recuerdosde infancia: mi mamá no fue perfecta ni mucho menos, pero no recuerdo grandes traumas por lo apuros y gritos matutinos, que sí los había.

Sobre la separación, es un tema que no he querido tocar en el blog porque atañe a otra persona aparte de mí. Pero pierde cuidado: estoy en proceso de duelo con mi terapeuta, rodeada de amigas, de familia, de mis hijos y cuidándome mucho. También me sabe muy mal todo esto... Tal vez por eso me demoré mucho en tomar la decisión. Estoy ocupándome de mis hijos y sus propios procesos también, es un TEMAZO que da para mucho. Sólo que no puedo hablar con toda libertad sobre ello en el blog, por no dañar, por no pasar a llevar a mi ex, que es una excelente persona y padre.


Un abrazo grande, y muchas gracias por estar.

Anónimo dijo...

Hola Natalia: Acabo de leer tu post y los comentarios...que son muchos y muy certeros. Estoy segura que han sido de ayuda para sentirme mejor contigo misma. Yo tengo un nino de 4 y tambien mis mananas pueden ser dificiles. Trato de despertarme temprano y alistarme yo primero para el trabajo y despues despertar a mi marido para que prepare el almuerzo de mi hijo,mientras que yo me encargo alistar a mi hijo..
Espero que tus mananas sean menos caoticas y mas faciles de llevar...llenas de besos en las caritas de tu hijos y sonrisas al llegar a su escuela....
Muchas suerte y siempre estaremos tus lectores listos para enviarte nuestras palabras y colaborar contigo de la misma forma en que tu colaboras en nuestras vidas...saludos
Maria

Silvia dijo...

Te entiendo pefectamente pero, por desgracia, no está en nuestra mano poder hacer algo mucho más diferene a lo que ya hacemos. La sociedad ha marcado que éste sea el tipo de vida que una mujer trabajadora y madre tiene que tener. No te culpes por ello y tratemos de luchar por cambiar las cosas. ¡Ánimo!

Natalia dijo...

Gracias María y Silvia! Este lunes seré menos severa conmigo misma... y probablemente con ellos.

Abrazos!

Angélica dijo...

Natalia, a mi me pasa casi igual. Y yo sólo tengo una hija, con discapacidad múltiple, así que en realidad yo tengo que hacer todo por ella, vestirla, peinarla y darle de desayunar y aún así siempre estoy corriendo y salgo retrasada. Siempre me digo que es cuestión de organizarme mejor, pero igual sigo retrasada.

Betzabe dijo...

Mañanas como estas son mas comunes de lo que quisiera en mi casa, y solo tengo un hijo y cuento con la ayuda de mi marido, igual llegamos tarde y muchas veces molestos por todos los apurate! si vas! si te pones esos zapatos! y venga que si no te cepillas los dientes te los cepillo yo! y muchas veces "aprovecho" que ya tiene la bocota abierta llorando para cepillarlo y claro me siento abusadora y maluca. No quiero ir a la escuela, no quiero el uniforme, no quiero las medias, no quiero los zapatos, no me baño, no me peino, no me cepillo... es agotadooor y eso que lo hacemos entre los dos :( cuando todo fluye y estamos listos temprano es como caminar sobre hielo delgado, creo que cualquier cosa va a poner en evidencia la fragilidad de ese "todo facil y rapido" y no dejo de preguntarme si no deberia ser alreves que lo facil, rapido y divertido fuera la regla y no la excepcion.

padrestresado de trillis+2 dijo...

Natalia, a mi me pasa algo parecido muchos dias y por mas que intento preparar las cosas el dia antes o enseñarlos a ser cada vez mas autosuficientes siempre hay dias de caos, de levantar la voz y de enfados y carreras, pero poco a poco noto que la unica solucion a esto es el tiempo, no se van a hacer mayores porque nosotros lo necesitemos, siguen siendo niños y probablemente mas maduros que la mayoria de los de su edad, pero necesitan su tiempo. La mayor mia ya tiene 12 años, ha pasado volando, y ya practicamente es mayor,se viste, prepara ,peina ,desayuna y va pendiente del reloj ella sola, no tengo que preocuparme... con los otros 4 es mas complejo, pero estoy seguro de que irá a mejor, como les digo a mis hijos, no tenemos que ser los mejores siempre, pero si hacerlo lo mejor que podamos.Creo que nuestro esfuerzo nos recompensa, !pero muy lentamente!

Natty dijo...

Yo en esta ocasión escribo como hija, y como mencionabas más arriba, muchas de nuestras madres fueron "brujas" con nosotros, a mí me pegaban con correas de cuero por no querer comer o pelear con mis hermanos .. y no tengo ningún trauma (ninguno tran grave por lo menos, jajaja), la quiero mucho yestoy agradecida de todo lo "bueno y lo malo" que me pasó alguna vez porque eso me llevó a ser quien soy y hoy me siento feliz con ello!!
Está bien que busques como mejorar la que encuentras defectuoso en tí y como no soy mamá me imagino que la culpa es grande (cuando reto a mi sobrina me duele el alma, pero muchas veces hay que hacerlo!! si no se hace por gusto!!)
Te envio un fuerte abrazo =)

Laura Mara dijo...

Gracias Natalia por hacer este blog, soy de Argentina, mamá de mellizas de 3 años y de un varón de 8 años, agotadísima buscando en internet algo sobre stress en la crianza de multiples, y te encontré, me siento muy identificada con todo lo que contás, las actividades son interminables, soy psicopedagoga y dejé de trabajar en el embarazo de las mellizas... me cuesta mucho aún lograr momentos de tranquilidad interna, cuando estoy como hoy con mucha angustia por tanto cansancio, sueño acumulado y el cuerpo que no responde como quisieras por tanta exigencia....Muchas veces por no dormir durante 15 días porque las nenas estaban enfermas, le gritaba a mi hijo mayor a la mañana para que se apure, y creeme que esa espina en el corazón es tan grande y dolorosa que no se olvida, Pero cuando pasan esos momentos y ves a tus hijos sanos, radiantes, amorosos y siempre dispuestos a mimarte, la vida es maravillosa, las clases por acá estan terminando y mis nenas ya actuaron en una obra hermosísima y estuvieron radiantes, lo mismo que mi hijo amado, además con reconocimientos en el colegio por tanto esfuerzo.
Natalia, de nuevo, gracias por tus escritos has creado un puente hacia mí y seguramente también a otras mamás, y quedate bien segura que aunque a veces no nos demos cuenta, la vida todo el tiempo nos recompenza, porque ese amor que damos vuelve multiplicado, un Gran Cariño. Laura

MadreGemelos dijo...

Hola, primera vez que leo tu blog. me gusta mucho. soy mama de gemelos ellos tienen 4 años y ademas tengo una niña de 2 años, asi que es algo parecido a tener trillizos, en realidad ha sido bastante dificil, hasta que conoci de dios, quien es el que me ayuda actualmente. sin embargo a veces siento esa misma culpa que sientes tu. con mucha mas razon porque soy psicologa, y mi familia cree que porque lo soy tengo que ser perfecta y tengo que ser una madre perfecta, como si en la universidad hubieramos llevado una materia de "como aplicar la psicologia a tu vida para ser la madre perfecta". asi que esto resulta una carga bastante dificil de llevar. pero bueno trato de segur adelante agarrada de la mano de Dios.