sábado, 12 de noviembre de 2011

Milagros Sí: El Día En Que Pedro Caminó.

Reconozco que acomodo las cosas según voy sintiéndolas. Hace poco escribí un post acerca de porqué no me gusta que a mi hijo que tiene una discapacidad lo llamen ángel. Pero sí me gusta, lo asumo, hablar de los "milagros" que han ocurrido en mi familia. Y no han sido pocos.

Como alguna vez conté en algún post, el diagnóstico de parálisis cerebral de mi hijo Pedro era una idea ya instalada en mi familia durante sus primeros meses. No sabíamos nada de lo que ocurriría con él. Su desarrollo motor futuro era algo que nos angustiaba, que nos preocupaba, un misterio que sólo podríamos resolver a medida que fueran pasando los meses y él fuese capaz de mostrarnos hasta dónde llegaban sus secuelas.

El día en que Pedro aprendió a caminar lo viví como un milagro. Ese día muchos lloramos. Y yo escribí algo que hoy comparto con uds:

"Esta familia está en serio riesgo de acostumbrarse a los milagros. Se suceden uno tras otro como si nada. Llegan a nosotros en los momentos más inesperados, casi siempre cuando ya habíamos asumido que nunca ocurrirían."

"Pedro aprendió a caminar, ¡Mi chinito aprendió a caminar! Mi niño espástico, con sus piernas dobladas y tensas, con su diagnóstico de PARÁLISIS CEREBRAL (no le tengo miedo a esas dos palabras, no las diré despacito ni las reduciré a “P. C.” como lo hacen los médicos para que no suene tan feo), ha aprendido a caminar."

"Si antes fue un pollo o un gato, hoy se ha transformado en un patito que avanza por la casa con sus piernas flectadas y los pies hacia afuera. Le ha sacado lágrimas hasta a los más duros (Pedro, el Pipo está feliz por ti), y sonríe triunfante como si supiera el peso enorme que el logro de este hito tiene para todos. No le importa caerse, se pone de pie una y otra vez con la misma sonrisa de quien le ha doblado la mano al destino."

"Mi abuela dice que Pedro logrará todo lo que se proponga en la vida. Y yo me pregunto cuándo dejaré de creer en los malos vaticinios y comenzaré a ver que aquí, en esta familia, todo, absolutamente TODO es posible."











No son necesarios los comentarios. Supongo que basta con ver su carita.

18 comentarios:

trestrillistigres dijo...

He visto tu entrada en mi blog y lo he abierto diciendo hasta en voz alta...valla ya me va ahcer llorar esta tia...jajajaja

Esque este tema me toca especialmente por mi flaquito, que ya sabes que tambien tenía mucho miedo pro él y ahora está poniendose de pie solito. me ha gustado mcuho esta entrada tan emocionante. Es precioso ver sus pequeños logros tan grandes para nosotros y como lo hacen como si fuera tan normal. Un beso!!

Mercè dijo...

Que bonito, Natalia! Como bien dices, no hacen falta palabras para describir las imágenes, ya hablan por sí solas... la carita de alegría de tu niño es espectacular. Y las palabras tan sentidas que le dedicaste, emocionan a cualquiera... Me encantó.
Un saludo!

Yaneth dijo...

Preciosas palabras y añadiré que estoy segura de que Pedro conseguirá todo lo que se proponga gracias al optimismo y las ganas de lucha que le inculca su mamá. Cuán importante es enseñarles que no hay nada que no puedan hacer. Muchísimas felicidades por esa linda familia. Pasé por tu blog y me gustó. Saludos

M.Ignacia dijo...

Puedo dar fe de los sucesos de esos años.
La fuerza , la vitalidad y el empeño de Pedro fue y es indescriptible.
Por eso hoy, cuando los trillizos tienen casi 9 años y se presentan otro tipo de desafíos, nada debiera parecernos difícil, nada agobiante.
A veces, uno olvida que desde que "los tres" (como les decía mi papá)sobrevivieron y son niños que se desarrollan en plenitud, todo lo demás es nada.
Te amo Pedrito !!!

Nely dijo...

Ay! Será que las mamás de múltiples tenemos las hormonas revolucionadas durante más tiempo?Qué hartada de llorar me he pegado!! Y que contagiosa la ilusión de Pedro!

Anónimo dijo...

Gracias por ayudarme a recordar los milagros en mi vida y que todo es posible. Un abrazo. Sandra

briseida dijo...

Ada no tuvo nunca el diagnóstico oficial de parálisis cerebral, pero sí que pesó durante mucho tiempo sobre nosotros la advertencia de que quizás no andara nunca. Ella lo consiguió a los 19 meses corregidos (con mucho esfuerzo por parte de todos) y lo viví como una liberación. Te entiendo y no puedo más que emocionarme al ver la carita orgullosa y feliz que lucía Pedro en sus primeros pasos. A mi no se me olvidará cuando mi hija anduvo por primera vez hacia mí en una sesión de fisioterapia...

Una madre Pikler dijo...

Que felicidad.... para ustedes y para el que se lo ve feliz,...lo unico que me alegra es que los chicos no se imponen ni se vaticinan limites....el hoy camino! el milagro lo hizo el por si mismo!!!! me alegro por tu alegria y la de tu hijo. saludos, lucre

Anónimo dijo...

Felicitaciones!! los que tenemos hijos con discapacidades vivimos milagros dia dia y somos muy afortunados!!!

Chitin dijo...

Pues claro que existen los milagros!!! lo que pasa es que la mayor parte de las veces no queremos creer en ellos. Tú creiste y animaste a tu hijo, como bien dices, no hay más que ver su carita, él mismo no se acaba de creer que está de pie y caminando.
Ánimo! y a seguir creyendo!!

padresdetrillizas dijo...

Es un gran milagro! Y las fotos, efectivamente, lo dicen todo sin tener que comentarlas, con su cara de felicidad... En la vida, será fuerte, seguro! Y tu familia, que reparta un poco todos esos milagros, no? Ja, ja, ja! Ahora en serio, cuando ocurren cosas tan buenas, se nos llena el corazón de alegría. Y luego piensas en lo bien que está ahora... Felicidades familia!

Natalia dijo...

Muchísimas gracias a todos por sus comentarios. A veces la vida es tan increíble qu es difícil compartirla, incluso con los amigos. No sé, es como vivir en otro planeta, y tener que explicar todo lo vivido en el propio planeta a veces cansa. Por eso me gusta tener este blog: en él puedo ir explicando poco a poco a los amigos antiguos y a los nuevos cómo es que llegamos a ser quienes somos.

Bueno, si Pedrito o nuestra familia tiene aspectos "especiales" es, entre otras muchas cosas porque es un luchador y un GANADOR!!!!

Besos a todos!!!!

Montse Déu dijo...

Natalia Cariño, tienes un luchador nato en casa, perooooooooo tiene a quién parecerse, una madre más que luchadora. No sabes como he llorado leyendo tu post te hoy. Besos corazón.

Chitin dijo...

Pásate por mi blog ... tienes una sorpresa!

MisMellis dijo...

Ya te dije en tu otra entrada que no me parecia bien llamar a un niño con discapacidad ángel, pero si estoy de acuerdo que cada progreso de tu hijo es un auténtico milagro... porque los milagros ocurren cuando no esperamos nada, enhorabuena por ese niño tan maravilloso que tantas alegrías te está dando.
Por cierto te he dejado un premio en mi blog...

Pamela Toledo dijo...

Natalia ustedes han demostrado con creces que son TODOS unos luchadores y agandores. Tu hijo Pedro va a conseguir muchas cosas tal como lo dice tu abuela, seguro está en los genes.
Te cuento algo muy personal con respecto a los "milagros"... pues yo creo a pie firme en ellos, pero más creo en nuestros Ángeles de la Guarda, sin ellos nuestra tarea sería más pesada.
Seguro Pedro, mientras estaba aprendiendo a caminar, se levantaba cada vez sin muestras de dolor porque su Ángel le amortiguaba la caida.
Saludos.

Anónimo dijo...

Te leía y qué puedo decirte, Natalia, he sentido exactamente la misma emoción que hace años... cuando me enteré de que Pedro había dado sus primeros pasos. Ay, cuántos recuerdos compartidos... Besos enormes.
Marta Zardaín

padrestresado de trillis+2 dijo...

Grandes momentos que conviene recordar cuando las cosas se tuercen y parece que no hay salida, los limites estan mucho mas lejos de lo que nosotros nos los ponemos.Enhorabuena, una entrada preciosa!