miércoles, 16 de noviembre de 2011

Primavera

Mientras fui adolescente y joven universitaria siempre adoré el invierno. Mi idea de él era la de llegar del colegio, de la universidad o de donde fuera con frío o tal vez con los pies un poco mojados por la lluvia, abrigarme, recostarme en mi cama o en algún sofá bien tapada y leer, estudiar, ver tv... Era la experiencia de salir y volver al nido calientito con una taza de café humeando en la mano y la seguridad de estar resguardada. Pocos lo entendían, pero el invierno siempre fue mi estación del año preferida. No me gustaba la época en que empezaban los días de sol y las personas decían con alegría "¡Qué lindo está el día!". Me preguntaba porqué se le llamaba, por consenso, lindo a algo que no lo era para todos. Para mí lo era más el invierno.

Esta idea me duró hasta el primer invierno de mis hijos.

El invierno del año 2003 lo pasamos encerrados en nuestro departamento (mis hijos tenían unos 7 meses) con visitas restringidas y sin permiso ni para asomar la nariz a la calle. Todo esto por haber sido prematuros extremos y alérgicos, lo que los hacía muy proclives a agravarse frente al contagio de cualquier virus. Y bueno, a pesar de todas las precauciones. se contagiaron un virus respiratorio tras otro, algunos con nebulizaciones en la clínica y uno de ellos con una hospitalización de Antonia en la Unidad de Tratamiento Intensivo. Durante ese evento mi hija estuvo en riesgo vital.

Recuerdo el sentimiento de desahogo el día que el pediatra nos dio el pase para empezar a salir. Recuerdo la emoción que me provocó caminar por la calle con los coches y mis niños mirando las flores y los árboles que la primavera había vuelto verdes.

Luego de ese año ya no hubo vuelta atrás. Todos los inviernos han sido de encierro o, ahora que están más grandes, de salir a lugares cerrados. Todas las primaveras han sido la estación de la libertad, de los paseos al aire libre y de aprovechar nuestro jardín para invitar amigos. La primavera se convirtió en la estación de ser un poco más felices.

Lo siento por el invierno, pero pasé de amarlo a detestarlo. Es como un tirano que me obliga a compartir el espacio con niños que muchas veces están tan aburridos y cansados del encierro que no pueden ser las personas amorosas que generalmente son.

El mejor día del año es, desde hace algún tiempo. aquél en que descubro que el damasco de nuestro jardín ha empezado a florecer. Esto ocurre hacia finales del invierno y es un día de júbilo para mí. Mis hijos aún no logran contagiarse de mi alegría y me miran extrañados al verme dar gritos sólo por la existencia de una flor. Es que todavía no entienden que es mucho más que una simple flor. Es la posibilidad de moverse, de salir del letargo, de empezar a sentir más vida y más libertad.


12 comentarios:

padrestresado de trillis+2 dijo...

Totalmente de acuerdo, el mal tiempo con niños es una condena, para ellos y para nosotros.Donde se ponga un dia de solecito que se quite la lluvia!Por cierto, que aquí lo que llega ahora es el Invierno, no veas como te envidio!

Ale dijo...

Natalia, al igual que tú, adoro la primavera (y el verano) sobre todo desde que tengo a mis niños, aunque en mi caso siempre las preferí, ya que mi disautonomía me impide regular temperatura, por lo que en invierno al quedarme quieta,simplemente "muero de frio"; además en La Serena, a veces tener un día soleado es casi un milagro, asi que por aca tambien, sale el sol y ese dia si o si vamos a la playa (aunque sea a caminar), tomamos once en una plaza cercana, arreglamos el jardín, etc... cualquier cosa que no signifique estar encerrados!!!
Te entiendo perfectamente, y yo también gozo de la floracion de almendros y damascos!!! significa que nuestras vidas serán muchisimo mas entretenidas!!!! ;)
Un abrazo!

Andrea dijo...

je, yo amo el invierno para mi, pero para mis hijas no, es más me re aburrooo!!!.

La primavera es como la estación perfecta, aunque acá en Uruguay, se pasa de un extremo a otro, porque de primavera no vemos casi nada, ya pasa directamente al verano!.

Romina y April tuvieron la suerte de nacer en estaciones especiales. Las dos nacieron en las estaciones del Sol, por así llamarlo, y eso les favoreció a la hora de recuperarse cuando salieron del hospital siendo prematuras, porque si bien teníamos que tener cuidado ( por las alergias) sentarnos en la sombra de una terraza y disfrutar el aire casi tibio, era espectacular!.

padresdetrillizas dijo...

Sí, lo de tener que estar más en casa lo voy a empezar a vivir, ahora... los días se acortan, empezará a hacer más frío... y cuando llegue la primavera, disfrutaremos de terrazas, y paseos, y el parque en la playa! Que lo disfrutéis, que luego nos toca a nosotros, je, je!!

Una madre Pikler dijo...

Ayer justo trate de escribir sobre la misma sensación, durante el primer año de mi vida de mis bebés lo unico que soñaba es salir en el coche a pasear....estaba harta de estar encerrada en un sillon o dando vueltas por mi casa..... SI LA PRIMERA ES MAGICA PARA LOS BEBES......BESOS , LUCRE

trestrillistigres dijo...

Pues yo soy muy invernal también. Me gusta especialment el otoño, con sus colores naranjas y ocres. Me gusta abrigarme y llevar bata, me gusta dormir con una manta que pese, me gusta esa sensación que dices de chocolate caliente cuando llegas a casa y te quitas la ropa mojada. Yo esque en general soy muy casera y para mi es agotador ir al parque cada tarde.

Desde que ya no salgo por las tardes y por las mañanas muchos dias no me da tiempo y no salimos tampoco, pues me he dado cuenta que me canso menos. El carro ya pesa mucho, me agoto de sacarlos niños del carro, perseguirlos, subirlos a toboganes, columpios, vuelta al carro atarlos, ir a otro parque vuelta a sacarlos....no es para todos los dias, pero en verano con esas tardes tan largas es obligatorio.

Sin envargo ahora en casa tengo montados varios chiringuitos de juego por varias zonas y cuando se cansan de una vamos a por otra, termina la casa como si hubiera pasado un huracán pero no se aburren y algún dia que tenemos que salir a comprar hasta se quejan porque no quieren salir.

Así que para mi de momento el invierno sigue siendo mi estación preferida.

Natalia dijo...

Padrestresado, Ale, Andrea y Padresdetrillizos: Coincidimos!!! Lo único es que me gustaría vivir cerca del mar como tú, Ale... Qué rico salir a dar una vuelta por la orilla del mar...

trestrillistigres: Igual entiendo a qué te refieres. Me acuerdo que cuando los míos eran de la edad de los tuyos, mi mamá me decía: ¿vamos a pasear en el auto a tal lugar? Pero yo a veces estaba tan cansada que prefería no salir para ahorrar el esfuerzo de amarrarlos y desamarralos en las sillas del auto. Oh, qué cansada debo haber estado! Uno se olvida de lo difíciles que son algunas etapas...

Gracias a todos por sus comentarios. Disfrutaré el buen tiempo por los que están en pleno otoño.

Natalia dijo...

Madre Pikler: lo único que lamento es no haber tomado fotos de sus caritas durante esos primeros paseos con el aire de primavera y los paisajes verdes. Sí, es un momento mágico!

Besos.

Chitin dijo...

Yo siempre he sido de verano ... pero me gusta la alternancia de las estaciones, aunque donde vivo realmente hay 2, verano e invierno, como yo digo, se pasa de las sandalias a las botas y viceversa.

Pero entiendo perfectamente lo que dices de tener a los peques encerrados en casa.

MisMellis dijo...

Yo odio el invierno, quizás porqeu donde vivo es una estación muy dura, con frío, heladas, niebla y grados bajo cero a tutiplén... pero sin embargo me encanta la sensación de estar calentita en casa mientras fuera hace frío, taparme con una manta...
Mis hijos nacieron en pleno invierno, y a mi no se me ocurrió otra cosa que siendo prematuros preguntarle al pediatra qeu cuando los podía sacar a la calle... me dijo que bien abrigaditos no había problema, asique a pasear con ellos, tamibén es cierto que aún siendo prematuros no tuvieron complicación alguna y estaban los dos muy bien.
Ahora que es su primer invierno me desespero solo de pensar en las largas tardes que nos espera en casa y en lo maravilloso que será cuando lelgue la primavera.
La primavera es sin duda mi estación favorita, si bien es cierto aquí pasamos de frío a calor estremo, asique la primavera es casi inexistente...

De chupetes y babas dijo...

Ay, Natalia, qué pena!! A mi hija el año pasado le pusieron las inyecciones contra la bronquiolitis, este año ya no, y desde que empezó el frío, hace menos de un mes, lleva ya 3 resfriados... pero bueno, controlando que expulse el moco y que no le baje al pulmón, lo vamos pasando!!

Seguro que tus hijos con los años, serán más fuertes.

Besos

Natalia dijo...

Chitin: sí, también me gusta la alternancia. Tanto el calor continuo como el frío eterno cansan mucho. Aunque si tuviera que elegir, eligiría el calor, ahora que tengo tres monstruitos de 8 años ;-)

Mis Mellis: Si ya los sacabas a pasear en pleno invierno siendo más chicos... ¿porqué te imaginas que ahora no podrás? Con mayor razón tendrás permiso para hacerlo, supongo! Suerte con el frío!

Albertina: Esos tiempos de enfermedades ya quedaron muuuy atrás. Mis hijos ya tienen 8 años. Bueno, igual se pescan sus resfríos en el invierno, pero no hay que hospitalizarlos ni nada. Así que todo bien!

Un abrazo para cada una!