miércoles, 9 de noviembre de 2011

Para Celebrar El Día Del Psicólogo, Les Cuento Mi Historia

A los 18 años hay que decidir quién serás el resto de tu vida. ¿No será un poco ridículo? ¿No será demasiada exigencia para una persona tan joven que lo único que ha hecho en su vida es ir al colegio? Yo creo que sí.

Por eso, siempre he pensado que las personas que estudiamos profesiones que nos apasionan tenemos suerte, nada más que suerte. Otras, las que no han dado en el clavo, tienen mala suerte. A los 18 años estás recién empezando a descubrir quién eres, qué te gusta, qué no te gusta, cuáles son tus habilidades y cuáles no tanto. Otros todavía se dejan influenciar enormemente por la opinión de sus padres (que al final del día, son muchas veces los que pagan la universidad). Yo no: si fuera por mi madre, sería Ingeniero Comercial, y mis hermanos también ;)

Bueno, el caso es que a partir de los 15 años me convertí en una de esas jóvenes idealistas y densas. Escuchaba a Silvio (todavía lo adoro, pero ya no lo escucho tanto), leía filosofía y tocaba guitarra. Intentaba que nada en mi vida fuera demasiado superfluo, quería aprender, me gustaba sentirme una "intelectual", jajajaja!. No sabía que la vida está hecha de pequeños detalles prácticos, no de cuestionamientos profundos y reflexiones densas, al menos no todo el tiempo.

Sentía que mi vocación estaba entre la literatura y la filosofía. Ésas eran las dos carreras universitarias que barajaba en mi cabeza cuando, el verano antes de entrar al último año de colegio, hice un viaje a México con una tía-prima (sólo unos pocos años mayor que yo) y mi abuela pro: una abuela que en esa época todavía mochileaba por el mundo cual adolescente. Esa abuela es Psicóloga, y estudió la carrera cerca de los 40 años. O sea, más moderna imposible.

Ella fue la que me convenció: la Psicología es una carrera "profunda" como yo quería, un poco más rentable que las otras dos (al menos en la teoría) y tiene muchas posibilidades en cuanto al ejercicio de la misma.

Nunca me voy a arrepentir (bueno, por razones económicas a veces pienso que si le hubiese hecho caso a mi mamá, tal vez todo sería un poco más fácil). Pero realmente tengo un trabajo que me APASIONA y lo que más me gusta es que mis hijos me vean felices saliendo a trabajar, que vean que se puede amar lo que se hace y que, además, te paguen por eso.

Feliz por la decisión tomada! Gracias Yiyi por convencerme! Y feliz día a todos mis colegas Psicólogos!



14 comentarios:

Trax dijo...

Felicidades!
Estoy de acuerdo que a los 18 no son edades de decidir nada, y yo soy una de tantas que me equivoqué. Ahora, a los treinta y pico, decidí ir a por lo que realmente me gusta, e inicié la carrera de psicología. Sigo peleando con ello. Pero sé que un día lo conseguiré.
Enhorabuena por tener un trabajo que te llena de verdad.
Saluditos.

De chupetes y babas dijo...

Feliz día!!

A mí también me encanta Silvio...

Chitin dijo...

Tendrás que perdonarme, pero soy bastante incrédula con esto de la psicología, fruto probablemente del profesional (por llamarlo de alguna manera) que ejercía como tal en mi cole.

En cualquier caso, me alegro de que eligieras la carrera que te hace feliz, yo también tuve claro lo que quería ser, eso sí, aquí tienes que tomar una primera decisión a los 15 años, Ciencias o Letras, que ya te marca las futuras posibilidades.

Natalia dijo...

Hola Trax. Valiente! Me gustan las personas que creen en las segundas, terceras y cuartas oportunidades.

Albertina: Gracias! Un abrazo.

Chitin: Hay muchas personas que piensan como tú :( Y, en general es porque hay mucho Psicólogo descriteriado dando vueltas por el mundo, lamentablemente. Sip, a los 15 años yo también tuve que autodefinirme humanista (letras) pero eso fue facilísimo, me venía marcado en la frente, jajajajaja!

Besos!

Bren dijo...

Feliz dia Nati!!! un abrazo!

Anónimo dijo...

hola y feliz dia, mi madre tambien psicologa y quiero regalarle algo lindo asi como un poema, una frase o una historia algo por el estilo no se si me podrias ayudar ?? gracias de antemano :D

Anónimo dijo...

mi nombre es cristobal y tuve que poner anonimo porke no tengo blog xd

Silvia dijo...

Felicidades!
Yo también estudié por pura vocación en contra de lo que deseaban mis padres. Ahora pienso que si hubiera hecho caso a mis padres quizá no estaría en el paro porque mi profesión es de las que más paro tienen en mi país...

Natalia dijo...

Gracias Bren! Un beso!

Cristóbal: no sé si alguien te puede ayudar por aquí... A mí no se me ocurre nada :(

Silvia: a mí mis padres no me presionaron en nada (tengo que ser justa) pero mi mamá sí me hacía sus sugerencias. Con paros o sin paros, hacemos lo que nos gusta! Y eso no tiene precio! Un abrazo!

padresdetrillizas dijo...

Felicidades por dar en el clavo... siempre he sido buena estudiante, no trabajadora, pero sí de muy buenas notas. A los 18, no quería estudiar, así que nada complicado. Mis padres me dijeron que me equivocaba, pero como cualquier adolescente, no les hice mucho caso y me autoconvencí de que hacía lo correcto. Hice turismo, y cuando acabé, descubrí que mi vocación era la medicina... Pero ya era tarde, estaba independizada, tenía que pagar mi casa, ir a tabajar, ... y ahora, ya, ni te cuento si es tarde. Ahora por lo menos, si tengo suerte, estoy pendiente de un trabajo en el sector sanitario que me apetece muuuuucho: atención al paciente de una clínica. Ay!!! Cruzad los dedos!!!

Qué bien esa abuela mochilera, qué suerte tuviste... Un abrazo!!!

Natalia dijo...

padresdetrillizas: Tienes tres hijitas muy chicas... ¿Pero quién sabe lo que puedes llegar a hacer cuando ellas tenvan unos 7 u 8 años? Nunca es demasiado tarde para estudiar... ¡Yo te apoyo!

Besos!

Anónimo dijo...

Hola Natalia

A ver si puedo comentar.... nunca pude no se hasta hoy cual es la falla y te leo desde hace un monton.
A mi me hubiera gustado ser psicologa pero termine siendo ingeniera de sistema, igual no pierdo las esperanzas de algun dia estudiar psicologia me parece sumamente apasionante!!
FELIZ DIA NATALIA!!
Cecilia Bs As

Natalia dijo...

Hola Cecilia! Sí, lograste comentar :)))

Bueno, yo creo que nunca es tarde para volver a estudiar... ojalá algún día puedas hacerlo.

Un abrazo! Y sigue comentando!

Carolina García Gómez dijo...

Un poco tarde, pero ¡¡¡¡Felicidades!!! Yo empecé estudiando Ingeniería Industrial, si pensás que a los 18 años no se sabés ni quién sos, qué te puedo decir a los 16 que fue cuando me gradué del colegio. Al año me cambié a Comunicación, ¡feliz elección! Un abrazote.